Sienten vergüenza de sus pastores

Hay muchos seglares que tienen vergüenza de sus pastores. También existen presbíteros y religiosos tocados del mismo mal. Comprometidos, militantes, pero moscas cojoneras que siempre se lamentan de lo que dicen o hacen los obispos. Más aún que son continuas plañideras a cuenta del tema de la Iglesia. No sé si es una pose de esas que se lleva en la solapa para distinguirse de los otros. De los militantes condescendientes a quienes suelen tildar de borregos con fe infantil. Porque ese es otro de los temas recurrentes, ellos son los de fe adulta, inteligente, positiva, creadora. La crème de la crème.

Hablar de este tema es cansino. Quieren que la Iglesia tenga relevancia social y lloran por las esquinas por la mala prensa. Conviene recordar que la Iglesia y sus fieles siempre estarán en el ojo de mira del mundo. Son enemigos irreconciliables. De manera que lo normal es tener mala prensa. Pero lo habitual no es unirse a ella para fustigar a sus pastores, sino salir en defensa de lo fundamental.

Y lo fundamental en esta asamblea plenaria del episcopado han sido unos temas de calado que son muy mal interpretados por la sociedad: Me refiero al matrimonio homosexual y la sentencia del Constitucional. Así como la unidad de España. Les reprochan a los obispos que hablen del tema y no de la crisis social. Pero la realidad es que ambos temas tienen que ser tratados con rigor.

Primero por esa especie de contagio secular de los valores mundanos que nos suele acomplejar frente al otro. Si los cristianos no sabemos defender el matrimonio tal y como lo entiende la Iglesia, estaremos cayendo en un contrasentido. No sabremos defender ni siquiera la importancia del amor pleno entre dos seres. Si creemos que los obispos hablan mucho de esos temas y poco de lo social, estaremos jugando las mismas cartas que quieren otros.

Porque lo cierto es que en las homilías pastorales se ha tratado la crisis. Y desde hace tiempo se viene denunciando desde las más altas instancias de Añastro que esta crisis no sólo es económica sino moral. Pero es más fácil caer en la crítica que en la defensa de lo que se debe defender desde todos los ámbitos.

Si realmente creemos y vivimos con el corazón puesto en Dios, no debiera avergonzarnos dar testimonio de nuestra fe. Y esconder la homosexualidad en el armario, es de mezquinos y cobardes. Lo propio es saber dar esperanza a quienes viven con esa cruz. Pero esperanza según la Verdad, no según la moda. Y eludir la un tema tan candente como el de la unidad de España, puede que pique a la periferia, pero es un deber moral defender esa unidad, por encima de los intereses ajenos que están intentando manipular a una parte de la sociedad española.

Resulta descorazonador que haya tanta división entre nosotros los llamados creyentes. Que unos estén siempre dispuestos a criticar sin ver objetivamente los hechos. Hace falta que esos resortes mediáticos que viven a cuenta del hecho religioso se unan para defender lo propio. Y sobran medios con católicos acomplejados que quieren bailar el agua jugando a ser dialogantes, tolerantes, y tibios hasta la médula.

Lo que pide la sociedad es testigos del amor de Cristo. Testigos con todas sus letras, que sepan defender los valores cristianos, como el tesoro oculto que hay que descubrir para poder gozar. Ese tesoro por el que uno arriesga todo lo que tiene. Hacen falta defensores de obispos que lidian con los poderes del mundo, pero al mismo tiempo deben velar por la fe que profesan.

¿No es la hora de los laicos?. Pues dejemos que esos laicos avergüencen a tantos presbíteros y religiosos que parecen más líderes sociales que fieles servidores de Cristo. Abrumados por la modernidad, no encuentran el modo de defender lo mismo que sus pastores, tal vez porque en el fondo ellos mismos no creen ya nada de lo que debieran creer.

About these ads

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s