Comisión sobre el papel de las diaconisas en la Iglesia

Suelo consultar L’Osservatore Romano en alguna ocasión. Especialmente fue muy sonada en los medios que se abriese una parte dedicada a la mujer como sección. No obstante esperaba de la página mayor cantidad de aportaciones. En la actualidad permanece desde febrero del presente año la misma portada “las asociaciones femeninas cristianas”. Me permito dirigirme a nuestras colaboradoras en el Vaticano que mantienen un silencio inquietante sobre la comisión para el estudio de las diaconisas en la Iglesia. Una recorre las noticias sobre el tema y no lo encuentra reflejado ni siquiera en la página dedicada especialmente a la mujer.

Se podría decir que la sección está muerta frente a otras que muestran mayor actividad, concretamente la de Santa Marta. El Papa tiene una buena colección sobre sus homilías, nada que rastrear por otras secciones que siguen mortecinas y alicaídas, concretamente la dedicada en especial a la mujer.

Allí no encontramos nada relativo a la comisión sobre las diaconisas, cuando una sección dedicada a mujeres debiera manifestar interés por poner en su editorial opiniones de otras mujeres o cuando menos de quien desee hacer alguna aportación específica al tema de calado que está pasando de puntillas para los informadores religiosos, quienes se limitaron a anunciar la apertura de la comisión, el resto es silencio.

Como saben, no está muy bien visto por parte de la Iglesia en estos tiempos algunas de las aportaciones del Papa. Su Amoris Laetitia, ha supuesto un aldabonazo en el Colegio Cardenalicio donde se elevan voces contrarias a dar la comunión a los divorciados y vueltos a casar. No voy a entrar en esta materia, tan sólo recordar que hay una comisión sobre el estudio del papel de las diaconisas en la Iglesia y nadie dice nada al respecto.

Tal vez porque la reserva y la prudencia se llevan mejor por parte de quienes saben que tienen una fuerte oposición para considerar a la mujer capaz de ejercer de diaconisa en la Iglesia. Sólo caben especulaciones frente al silencio. Y también la abierta hostilidad que Amoris Laetitia ha supuesto en algunos de sus apartados, demasiados polémicos y de los que no se deja de hablar, como si hubiera un pulso directo con el Pontífice sobre determinadas cuestiones de las que no se quiere ningún tipo de revisión.

Sin embargo, el Papa Francisco no deja de manifestar que desea un pontificado sinodal y no piramidal, que desea debate y asume que ello lleva conflicto y también desconcierto. Ese desconcierto queda patente en muchas páginas dedicadas a la información religiosa y las noticias son cada día más alarmantes en lo relativo a posturas encontradas y otras que tratan de alcanzar las palabras del Papa y explicarlas una y otra vez. Nunca que se recuerde han sido tan matizadas las expresiones de un Papa.

Pero en cualquier caso la pregunta sigue siendo que hay un silencio ominoso sobre el tema de las diaconisas, tras el escándalo suscitado por ese estudio que llevan a cabo sobre ese papel de la mujer en la Iglesia.

De entre todas las diatribas que escucho en los medios, la más lógica y coherente con la intensidad que vive la mujer en la Iglesia, sería la aceptación del diaconado, con sus especiales características. Pero dado el silencio, no parece que ese vaya a ser el caso.

Publicado en Religión | 2 comentarios

La reforma de la Constitución, puerta abierta al Nuevo Orden Mundial

No parece que una parte de los diputados de algunas formaciones políticas vayan a celebrar este día de la Constitución, manifestando su desprecio a la mayoría de españoles que votaron a favor de la misma. Para ellos la presencia de la Carta Magna que prometen acatar cuando acceden al Congreso de los Diputados, se la pasan por el forro, prefiriendo la ominosa actitud de quienes desprecian al Rey y a los ciudadanos que hoy celebramos tener un marco de convivencia.

Ciertamente, es muy probable que se deba mejorar esa Constitución. Nadie pone en duda que tras varias décadas sea necesaria una revisión de la misma. Lo que preocupa y mucho es que en ese marco de revisionismo hacia algo mejor, salgamos trasquilados y perdiendo libertades. El caso de Italia resulta muy ilustrativo en este sentido.

Pongo delante de los lectores el artículo 27 que defiende el derecho de los padres a la educación de sus hijos. Y paso a recordar que el artículo 16 manifiesta que los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

Es por tanto un deber el derecho a esa libertad de educar a los hijos la que se obstruye cuando se quiere expulsar la religión de las aulas.
La confesión laica del Estado no es fundamento suficiente para que los acuerdo previamente establecidos con la Iglesia se estén intentando saltar a la torera. Y no sólo eso sino como en los peores periodos dictatoriales se mantenga por parte de algunas comunidades la ideología de género en las aulas.

La perversión del sistema hace posible la indefensión de padres y escuelas concertadas, expuestas a perder sus conciertos si no siguen el sesgo ideológico dominante que ese nuevo Orden Mundial lleva años inculcando a la sociedad. Un pensamiento débil que fractura el núcleo de la sociedad que es la familia, que debilita la patria potestad de los padres frente a los poderes públicos y que somete a los niños a una ingeniería social de tintes totalitarios.

Estamos por tanto viendo que esa reforma de la Constitución va a servir para despojar de derechos a los ciudadanos y no para mejorar la convivencia. Ya hemos visto como los medios cinematográficos y televisivos dominan ese pensamiento débil. Pocas son las voces que se oponen a esta nueva cosmovisión del ser humano que va horadando las convicciones sobre el derecho a la vida o incluso sobre el derecho de expresión frente a imposiciones letales y perniciosas.

Hoy celebramos una Constitución, que permitió con posterioridad a su aprobación, el divorcio, el aborto, el matrimonio homosexual, la adopción de niños por partes de parejas homosexuales, los vientres de alquiler (aunque aquí no se permitan se consienten), la eutanasia y todo tipo de veleidades según ese nuevo Orden Mundial que se configura como abanderado de los derechos humanos y de las libertades individuales, mientras que cercena las convicciones de millones de personas, condenadas al ostracismo y el silencio.

Cuando hoy celebramos la Constitución estamos temiendo muchos que suceda en breve, Dios no lo consienta, un golpe a la libertad de pensamiento de millones de ciudadanos, sometidos por la plutocracia de ese Nuevo Orden Mundial.

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Al estilo de Jesús sin cortapisas

Escribir en positivo es casi una proeza en este siglo de acusaciones en ciento cuarenta caracteres, de largas peroratas sobre lo mal que lo hace la Iglesia institución y el idílico mundo del Evangelio a la carta, porque muchos confunden coherencia con libre interpretación. Escribir es un acto de reflexión y a veces nos supone un esfuerzo considerable cribar el trigo de la paja. Sobre todo cuando te ves rodeada de artículos y noticias que dejan un regusto amargo en la boca.

De manera que cuando no quieres caer en la crítica exacerbada, en la polémica frente a otros, queda como refugio seguro el Evangelio. Y hoy se nos pide en la primera lectura de Isaías no juzgar por apariencias, ni sentenciar de oídas. Me quedo subyugada porque es como dar en el centro de una diana, tantas veces yo misma me dejo llevar por las apariencia, por lo que se oye, se cuenta, se dice. Y san Pablo nos recuerda “Todo lo que se escribió en el pasado, se escribió para enseñanza nuestra, a fin de que a través de nuestra paciencias y del consuelo que dan las Escrituras mantengamos la esperanza”.

Estamos en tiempo de esperanza y eso es lo que hay que irradiar a un mundo oscuro y profundamente castigado por todo tipo de calamidades Los conflictos entre naciones, el hambre y las injusticias. Todo ello se supera con la Palabra de Dios en la mano y en un acto de fe confiada en que lo que no podemos hacer por nosotros mismos Dios nos guiará sin ninguna duda por el mejor camino.

Hoy nos encontramos con Juan el Bautista. Y se nos pide también que creamos firmemente en pequeños actos de conversión, basta encontrarnos en la presencia de Dios en el día a día, mantener algún tipo de actitud de apertura a los demás, de solidaridad. Actuar con el convencimiento de que podemos superar nuestras debilidades con ayuda de la gracia. Si analizamos la presencia del Bautista, vemos que se encuentra ante el Señor, quien se presenta a recibir el Bautismo como un pecador más. Es la actitud de cumplir con humildad y confianza la voluntad del Padre, que va a clamar que es su Hijo Amado.

Entrar en el Adviento tiene ese aire de reconocernos pecadores, no sólo por obras sino también por omisión. Y saber que las palabras se las lleva el viento si no están firmemente arraigadas, con raíces profundas que dan fruto abundante. Pero también reconocer que ese fruto es obra de la gracia de Dios que opera en comunión con nosotros.

El voluntarismo no lleva a ninguna parte, sin una oración arraigada en el día a día. Porque no somos nosotros quienes debemos actuar sino la voluntad del Padre por medio de la fe. Nos acercamos con pequeños gestos a ese portal de Belén siguiendo la estrella de las buenas obras, de la compasión, de la entrega generosa. Nos acercamos al portal de Belén para recibir la conversión una vez más frente al Dios encarnado en un Niño.

Olvidémonos de las disputas sobre qué o quién. Es tiempo de conversión para todos, tiempo de esperanza para una humanidad doliente, que recibe la Luz de la gracia y una Palabra que pide sólo amar. Y ahí están los Evangelios para enseñarnos a amar al estilo de Jesús sin cortapisas.

Publicado en Religión | Deja un comentario

Consumo de alcohol en menores: el fracaso de la sociedad

Que en un mes tengamos constancia de dos comas etílicos en jóvenes menores de edad, caídas en un descampado, recogidas como guiñapos, abocadas al alcohol como único medio de diversión a unas horas que deberían estar en su casa. Nos hace preguntarnos que el principal problema, la custodia de los padres a sus hijos, ya no tiene límites. No son conscientes de que niñas de doce años se divierten bajo los efluvios etílicos. Estamos en la época de mayor desajuste de autoridad paterna que jamás ha existido.

Por otra parte el consumo de alcohol abusivo y en fines de semana muestra como la permisividad social sobre el alcohol fomenta ese tipo de diversión. Al parecer el grupo y la unión de estos jóvenes les aboca a emborracharse en la calle. No hay para ellos otro tipo de diversión. A esa edad se supone que todavía el aspecto lúdico del juego forma parte de su vida.

Y tal vez se tomen como juego social el desinhibirse con la borrachera de fin de semana, pasar el rato bebiendo mientras wassapean o se fotografían sin saber que todo ello forma parte de un peligroso carrusel que les llevará inevitablemente al conflicto.

Doce y trece años son edades de estar en casa y saber dónde se pasa el rato. No de patear la calle en pandillas. Pero es que además los Centros Educativos dan charlas sobre el acoso escolar, las drogas, el alcohol, los peligros de Internet. Y claro, al parecer todo debe recaer sobre los profesores, sin que los padres participen en esa educación básica de valores que debe fomentarse desde la infancia, para que el tronco no se doble cuando llega el momento de la adolescencia.

Las campañas radicales sobre el tabaco han hecho que el consumo entre los jóvenes sea mucho menor que hace décadas, pero no así el alcohol, que es la droga social más común y a la que se accede en el propio hogar. Vemos que este problema social lleva años en marcha y que la edad de consumo disminuye aterradoramente. Y no parece que existan campañas que alerten del drama a los padres y a la sociedad.

Si hay menos accidentes de tráfico porque la famosa frase: “si bebes, no conduzcas”; ha calado de alguna manera. Deberemos ahora desde el Ministerio de Sanidad lanzar campañas dirigidas a los jóvenes para que no caigan en una droga letal que perjudica el desarrollo de su cerebro y destroza el hígado de manera permanente.

Puestos a debatir qué sucede con estos niños que beben para pasar el rato, cabría preguntarse cómo llegan ahí, hastiados de consumir juguetes, y necesitados de emociones más fuertes cada día. Es una pregunta que martillea mis sienes ¿por qué caen en el nihilismo en una edad que debería estar llena de preguntas e interrogantes sobre la vida?. Seguramente han consumido las suficientes películas, videos y juegos, que les dejan huérfanos de inquietudes.

Es una verdadera lástima que no sepamos poner freno, antes de que se descarrilen en la calle. Siento decir que cuando se dan pautas a los padres te miran como un extraterrestre, y sin colaboración con los profesionales, sencillamente no se puede luchar contra la presión social. Es conocido que las princesas de España no ven Internet ni televisión durante todas la semana, una pauta inteligente, porque dosificar el ocio es siempre preludio de mayor disfrute, mientras que consumirlo abusivamente lleva al hastío y el aburrimiento imprimiendo luego rumbo hacia el botellón u otro tipo de consumo más letal.

Publicado en Sociedad | Deja un comentario

Fidel Castro el icono de medio siglo

Los homenajes se suceden y las críticas arrecian, para un personaje icónico como Fidel Castro que se mantuvo medio siglo en la Jefatura de Cuba, no se pueden simplificar los comentarios. Porque la historia durante cincuenta años ha cambiado el color de muchos referentes. Del revolucionario romántico que algunos nombran, queda en cambio un hombre que se encerró en la isla sumiendola en la miseria y el abandono, por no transigir frente a EEUU. Ha muerto viendo como se desmoronaba su sueño, como se abrían las relaciones económicas con el enemigo durante décadas. Ha muerto dejando el sello de un dictador que soñó una utopía irrealizable, la Cuba comunista, no alcanzó la mitad de las quimeras ideadas por los barbudos de Sierra Maestra.

Por el camino ha dejado, en cambio, un reguero de cadáveres, opositores, disidentes, todos fueron pasando por el paredón o la cárcel. Sin libertad de expresión, la prensa local se dedicó a ensalzar el mito y con él la absurda idea de que luchaban contra el capitalismo y habían vencido a EEUU, todos resignados a la economía de subsistencia y del trapicheo, en honor al mito y la quimera.

Fidel tuvo su momento impresionante en una década donde la guerra fría se cernía sobre Occidente con su arsenal nuclear como amenaza para el mundo. En esa situación la URSS le sirvió en bandeja la revolución con tal de lograr una base para sus satélites a menos de 90 millas de distancia de EEUU. La crisis mundial se desató de manera alarmante y por suerte venció la diplomacia y el sentido común. Pero no dejó de ser abastecido por la URSS hasta la caída del régimen comunista. Con la perestroika en marcha el cambio era inevitable, ya no tenía un aliado y el bloqueo sometido de manera férrea por EEUU hundía, si cabe, más en la miseria a la población cubana.

Ese fue el detonante de un ir y venir de balsas por el mar, jugandoselo todo para llegar al país de la libertad y huir de la miseria. Nadie sabe qué hubiera sido de Cuba de no sufrir el bloqueo económico al que se le sometió, pero es evidente que la revolución Cubana irradió en América Latina como mito a seguir, fueron numerosos los países que se sublevaron a ese medio colonialismo de EEUU impuesto en los negocios y empresas de sus países y dejando a la población local en la miseria.

Cuba ha sido el referente comunista para muchos países que hicieron del marxismo el eje de sus sublevaciones, revueltas y guerrillas. Sin Fidel no se entiende la Historia de medio siglo. Entra por tanto en el podio de dictadores y genocidas con sueños megalómanos que fracasaron estrepitosamente.

El mundo lo está juzgando, unos para satanizarlo, otros para ensalzarlo. Lo cierto es que fue un referente frente a dictadores que gobernaron en América Latina bajo la sombra de EEUU, más dispuesta a sacar beneficio de esos países que a librarlos de la miseria. Pero no podemos olvidar que el comunismo ensombreció la vida de millones de personas y sacrificó sin piedad a sus opositores.

Donde no hay libertad de expresión, no puede existir la justicia. Donde sólo hay un partido único, no existe la libertad, ni la discrepancia, ni el diálogo entre diferentes puntos de vista. Ese es el fracaso marxista, que sin embargo supuso el sueño de miles de seres, dispuestos a sacrificar su vida por un mundo cuya riqueza estuviera mejor distribuida.

Descanse en paz el tirano, el dictador, el revolucionario. Que el juicio de Dios misericordioso lo acoja en su seno.

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Feliz Adviento

Me gusta el tiempo de Adviento, la espera de la Navidad rezuma por las calles y los comercios, dejándonos el sabor del consumismo impregnado en nuestra piel, pero más allá de este festival pagano existe un adentrarse en la venida de Nuestro Señor, de ese Niño Dios que transformó la historia de la humanidad. Un Dios que predica que el Reino ya está entre nosotros si sabemos escuchar la voluntad del Padre. Sabemos que al final de la vida nos examinarán del amor. Y que ese amor no es un efluvio pasional, sino la constante perseverancia en estar disponibles hacia el otro, en ejercer las obras de misericordia como nos pide el Papa Francisco.

Hay que mirar con los ojos de ese Niño para descubrir que frente a la opulencia de guirnaldas y adornos en los escaparates, se producen decenas de gestos solidarios, de donaciones de alimentos, ropa y juguetes. Hay una pasión compartida por muchos para que a nadie le falte esa comida familiar especial, aunque sea más modesta, menos opípara que la de otras mesas.

Ese gesto desdobla el tríptico de las escenas del Adviento a la Navidad, donde la figura central sigue siendo el Niño Dios. Y así mientras tenemos una imagen almibarada y nostálgica en nuestros recuerdos infantiles, también se percibe mayor deseo de que la soledad y el abandono dejen paso a la familiaridad y la solidaridad. Y por eso las estampas prenavideñas nos llevan a remover un poco las entrañas y a ser generosos en la medida de nuestra posibilidades.

Adviento es por tanto el espacio de apartar de nuestros ojos los caprichos para poder dar de comer a otros, es el tiempo de prepararnos interiormente para el gran acontecimiento de la Historia de la Humanidad.
Y purificar nuestros deseos de consumismo feroz que nos muestra el mundo con sus luces y adornos, para mostrar que lo realmente importante no sucede en los escaparates y cestas navideñas, sino en lo sencillo y al calor de la lumbre y del fuego en el corazón.

Hay historias de Adviento, como hay historias de Navidad. Las nuestras deberían llevarnos a la austeridad y la solidaridad, al gesto de compartir con el otro, al compromiso de estar más atentos y solícitos con los demás. Hay por tanto cuatro semanas de preparación llenas de oportunidades para ir meditando en nuestro interior ese despojo de lo anecdótico para llenarnos con los valores que realmente valen la pena.

Cuando uno admite que este tiempo nos lleva a una criatura nacida en lo más humilde y que siempre manifiesta que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico entre en el Reino de Dios, de alguna manera nos está diciendo que quienes atesoran cosas, objetos, bienes son los verdaderos pobres de ese Reinos. Porque la riqueza se encuentra en las pequeñas cosas hemos ido aprendiendo en el clausurado año de la Misericordia.

Los gestos de ternura y solidaridad, sirven para que la humanidad resplandezca como la estrella de Belén, iluminando desde lo alto lo más importante que son las relaciones humanas.

Preparémonos para adentrarnos en estas cuatro semanas previas a la Navidad, haciendo acopio de gestos y orando para que lo que no podemos hacer por nosotros mismos, lo haga Dios con nosotros. Feliz Adviento.

Publicado en Religión | Deja un comentario

Para quienes niegan un minuto de silencio

Es ya un clásico guardar un minuto de silencio por las víctimas, sean de la condición que sean. Se puede tratar de la violencia de género, de las víctimas del terrorismo, de un accidente de características dantescas. El minuto de silencio es la condición de respeto ante la tragedia, la solidaridad con el dolor humano, con familiares y amigos.

Y en el caso de Doña Rita Barberá, alcaldesa de Valencia por voluntad popular durante veinticuatro años, duele que parte de quienes consideramos representantes del pueblo, le denieguen el respeto que merece a quien dirigió los destinos de la capital del Turia. Es mezquino y cruel, un acto que muestra de nuevo que los chicos de los círculos están enajenados, son capaces de lamentar detenciones de terroristas, aplaudir la secesión de zonas geográficas, meterse en los vericuetos de la corrupción sin vergüenza. Pero ante el fallecimiento de una política de raza que lo fue todo para Valencia, no hay misericordia, aunque tan solo estuviera imputada, aunque nadie dictase todavía sentencia, aunque ella manifestara una y otra vez ser inocente.

No voy a entrar en el pudridero de la corrupción que huele de manera hedionda en todo el país, sin distinción de siglas. De norte a sur podemos recorrer ciudades enteras llenas de imputados por la corrupción. Y ciertamente Valencia fue uno de esas dianas donde las cosas se hicieron a la manera mediterránea, con la palabra como firma, con los favores devueltos a la vieja usanza. En ello están los jueces y finalmente será la justicia quien dirima los casos con meridiana claridad.

Pero el linchamiento mediático y el escándalo público crea mala sangre, sangre con tintes de negrura, capaces de escupir sobre los muertos perdiendo de paso todo rastro de dignidad. Esas cosas nos dicen que el país está moralmente enfermo, que hace falta una gran regeneración social. Que los valores han dejado hueco a la podredumbre y la sinvergüencería. Pero también nos hablan de quienes deben primero mirarse a sí mismos antes de tirar la primera piedra. Porque pudiera ser que no sean trigo limpio y además estén linchando a una inocente.

Rita Barberá está ahora sometida al juicio del Padre misericordioso, quien está siempre con los brazos abiertos esperando el retorno del hijo pródigo. Su muerte ha sido una tragedia para toda una carrera política en la que ella misma invento el populismo, el patearse toda la urbe y ganarse a la gente con su espontaneidad. Como todo ser humano cometería errores, se equivocaría en muchas decisiones, pero nadie debió arrebatarle su dignidad.

Es ahora su pueblo quien le devuelve el honor mancillado por las acusaciones, es ahora su pueblo quien ruega por su alma y clama por su desdicha. Valencia está de luto y todos los grupos políticos han sabido hacer piña para rendir tributo a quien dirigió con mano firme los destinos de los valencianos.

Y aunque su estilo no fuera el mío, aunque no estuviera de acuerdo en algunas de sus pasiones megalómanas por hacer una gran urbe de la Capital del Turia, me duele profundamente que haya tenido que irse de esta manera tan triste y desabrida. Merecía mejor suerte. Vaya por ella mi oración y mi minuto de silencio.

Publicado en Sociedad | Deja un comentario

Alepo y la banalidad del mal

Sé que hay numerosos conflictos en el mundo. El más mediático, el que ocupa ahora nuestros pensamientos se encuentra en Alepo, son las imágenes que llegan desde las pantallas de televisión con decenas de víctimas inocentes, niños masacrados en centros hospitalarios que han sido bombardeados. Tanta sinrazón nos deja sin palabras. Sabemos que el Tribunal Penal de la Haya tiene en cuenta esta masacre y que la paz traerá también el encarcelamiento de esos asesinos de inocentes.

Sin embargo, nos queda en la memoria la herida permanente de saber que miles de personas están pasando lo indecible. Desde aquí surgen iniciativas que son como tiritas para heridas profundas. Recogida de zapatos para niños que están en campos de refugiados; vigilias de oración por esos prisioneros entre frentes de batalla, acorralados por las bombas, que no respetan la Convención de los Derechos Humanos, ni las treguas pactadas por políticos de retaguardia; protestas pacíficas ante las embajadas de los países implicados. etc.

La voz del Papa Francisco se eleva con firmeza, los traficantes de armas están condenados por Dios, ellos buscan la riqueza a través de la miseria del resto de seres. Pero no olvidemos que esas armas se fabrican en Europa, parte de culpa tendremos que asumir. La hipocresía hace que por un lado se pacten treguas, se abran corredores humanitarios y de otro lado, se envíen bombas y artefactos asesinos.

La guerra es una lacra que despersonaliza a quien la sufre, la guerra es la Bestia azotando su cola y arrasando miles de vidas de un golpe fatal. La guerra es el silencio de los buenos, refugiados en sus países, alejados del ruido de cañones y bombas. Por eso hay que manifestar nuestro malestar, escribir sobre la ruindad de los señores de la guerra. Manifestar que Arabia Saudita también envía armamento a los terroristas. Y rezar para que estos políticos que hacen doble juego por intereses económicos vean reflejadas las consecuencias de sus actos cada vez que se miren en el espejo.

Durante la segunda guerra mundial en el juicio de Núremberg, Hannah Arendt (1906-1975), teórica política acuñó el término de la banalidad del mal. Ese mal que se convierte en un acto reflejo sin conciencia de lo que se hace. Esa banalidad es la frialdad de seguir órdenes sin preguntarse si aquello no se debe hacer. Ese mal se expande en cada guerra con actos que superan la comprensión humana, son asesinatos en masa, violaciones, tráfico de órganos de menores apresados por seres sin entrañas. Y sin embargo esa banalidad del mal, habla de que esas personas que parecen monstruos, son hijos de Dios, son amados por su familia, son en otras circunstancias vecinos y amigos.

Despertar las conciencias de los asesinos y mostrarles a ellos los crímenes de los cuales son responsables, es hoy más fácil que en toda la historia de la humanidad. Hoy Alepo está derruida y las cámaras de los centros hospitalarios muestran en directo los bombardeos sobre civiles heridos e indefensos. Hoy podemos dejar en la red la muestra de la barbarie para que su rastro sea permanente a los ojos de la humanidad. Y seguir orando por la paz en la seguridad de que Dios siempre escucha a quien clama día y noche.

Publicado en Solidaridad | Deja un comentario

20 de Noviembre mártires y beatas

En el calendario de efemérides hay una conjunción de hechos significativos para la fecha que hoy nos ocupa. No sólo se celebran los Derechos del Niño a partir 1959. También fallece en este mismo día en 1936 el anarquista Durruti por las heridas recibidas en la batalla de Moncloa. Y la memoria de muchos españoles recuerda 1975 en el obituario Francisco Franco y en 1936 a José Antonio Primo de Rivera. Podríamos seguir las huellas de estas efemérides y encontraríamos también la celebración de las mártires beatas de las Hnas de la Doctrina Cristiana. El mayor grupo de religiosas asesinadas durante la última contienda española, tras las Adoratrices en Madrid.

Es importante mantener vivo el recuerdo de aquellos que dieron su vida por ser hijos de Cristo, por permanecer fieles a su fe. Es tan importante que el retazo de la Memoria Histórica que luego nos han querido manipular, convierte en héroes a quienes habían asesinado impunemente a civiles indefensos. Y aunque todos sabemos que en las guerras se cometen todo tipo de atrocidades, es obvio que los mártires lo son por su condición de víctimas por odio a la fe. Los otros, también serán víctimas en algunos casos, por odio ideológico, por rencillas maliciosas, o porque el destino sencillamente se cebó con ellos.

En este caso eran mujeres que no tenían quien las acogiese, algunas pudieron haberse salvado sin embargo decidieron permanecer unidas en un piso haciendo labores para los milicianos, sometiéndose a numerosos registros y humillaciones, para finalmente ser llevadas al paredón, sin más juicio que el del odio.

Se están celebrando misas en sufragio de José Antonio y de Franco en algunos lugares, y esto agita los ánimos de quienes no entienden que la oración por los difuntos es una de las obras de misericordia del creyente. Sean estos difuntos de un bando u otro. Porque efectivamente también se ora por quienes asesinaron de manera vil a estas religiosas. Quienes como muchas otras víctimas murieron perdonando a sus verdugos.

Celebrar su memoria no es más que una nueva ocasión de perdonar a quienes les arrebataron la vida, de orar por quienes no tuvieron piedad de unas mujeres indefensas. En fechas como estas viene bien unirse en oración por todos los difuntos de la contienda española, sean del bando que sean. Y dejar que la oración apacigüe esos ánimos confusos que abren cunetas buscando víctimas que fueron antes verdugos, o sencillos personajes cuya hora de entregar su vida les cogió en una determinada zona.

Lo que nadie puede negar es que la reconciliación de las dos Españas es un imperativo al que nos debemos todos. Y sobre todo hoy que celebramos la memoria de Cristo Rey en la liturgia cristiana, nos sabemos partícipes del servicio y la entrega a los demás. Nuestro Rey no tiene el poder de los ejércitos, ni de los lobbys de las divisas. Nuestro Rey tiene como trono una cruz que representa el triunfo del aparente fracaso.

Si cabe es más imperioso hacer llegar este mensaje a quienes viven para el éxito mundano y el triunfo aparente de los medios. Hoy es el día que celebramos la entrega incondicional de Cristo a los hombres en una cruz al lado de dos ladrones, uno de los cuales encontró el paraíso precisamente por comprender que el bien no podía finalizar en aquel montículo tenebroso.

Hoy es el día del triunfo de la vida ante la muerte, de la vida de todos aquellos que también supieron darla con generosidad. Como dice Tertuliano la sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos.

Publicado en Sociedad | Deja un comentario

Touché por la vida religiosa

Decía mi amiga que había que pasar de una Iglesia sociológica a una comunidad de creyentes. Y nos contaba sus cuitas respeto a la vida religiosa con el desenfado de quien habla desde fuera, sin haber tomado arte ni parte en el compromiso por el Evangelio. Pero desde luego con la voz en off de quien va recordando aquello que le contaba su amiga religiosa.

Y así tuvimos en el post anterior un bosquejo de lo ha sido y es esta entrega radical por el Reino de Dios, que tantos vaivenes ha dado durante los últimos cincuenta años. No es cuestión de denigrar nada, si acaso poner sobre el tapete y reflexionar de modo común sobre una realidad que viene preocupando a la Iglesia y a los fieles.

Me pide que no le echen en cara lo que todos sabemos, que las cifras cantan y no hay relevo generacional para muchas congregaciones. Que los grandes del pasado como los jesuitas, languidecen en número, aunque eso sí, se baten con vigor en las periferias por la causa de los más desfavorecidos. Y de la misma guisa podríamos hablar del resto de órdenes y congregaciones.

Por eso mi amiga sigue contándome las cuitas que le relata la religiosa en cuestión. Y entre las mismas hay un retazo de análisis sociológico que vale la pena tener en cuenta. Para ella, la sociedad del bienestar ha despreciado el hecho religioso hasta relegarlo a la pura anécdota. Las familias que no respetan a Dios y no educan en la fe, hacen que la religión desaparezca de la sociedad. Y por mucho empeño mostrado por los religiosos para encender esa llama secreta que es don sagrado, se han estrellado con toda su buena voluntad.

Me dice que la sociedad ha cambiado, donde antes estaba Dios, incluso en el arte y la poesía, en la pintura y el teatro. Hoy abunda la zafiedad, no hay una cultura de lo religioso, no hay un pensamiento intrínsecamente vinculado a lo sagrado. Y me recuerda la escena del Alcalde de Zalamea donde Pedro Crespo grita a viva voz: el honor es patrimonio del alma y el alma sólo es de Dios.

Y apunta que la causa de tanto desbarajuste obedece a que esa Iglesia sociológica ha desaparecido del horizonte de la vida cotidiana. Por eso es tan necesaria la comunidad de creyentes. Las pequeñas comunidades que vivan intensamente aquello que les ha sido donado gratuitamente por la gracia del bautismo y por la educación recibida. Y esas comunidades se forjan en las parroquias donde hay que acostumbrar a no ir de paseo dominguero, exclusivamente. Donde hay que crear fraternidad, algo que apunta mi amiga no resulta fácil, porque el ambiente en general es gélido y poco dado a la acogida calurosa. Y porque el resto de los fieles nos acostumbramos a ser tibios y cómodos.

Y eso lo están cambiando los religiosos que se siguen desgastando por el Evangelio. Intentan crear comunidades fraternas allí donde recalan, teniendo todo en contra, la sociedad de consumo, los medios de comunicación, la abulia de los mismos padres de los jóvenes por participar en el crecimiento de la fe. Porque si la fe no se cuida y se educa y se mima, languidece y terminar por apagarse como una vela mortecina.

Y entonces comprendemos que no hay mejor combate que cristianizar el mundo desde todas las fronteras, imperativamente desde la cultura, donde antaño brillaba con fulgor la sociedad cristiana. Y así con ese empeño por llevar la música, el cine, la novela y el teatro con temas donde Dios pueda estar presente, puede que combatamos la adversidad de un mundo alejado de lo sublime. Y son pocos los que se arriesgan en estos caminos de salir a la palestra pública, pero son más quienes en sus pequeñas comunidades van siendo fermento en la masa. No cabe duda de que a eso se refiere el Papa cuando habla de llevar a Dios a las periferias existenciales. Porque también es una obra de misericordia enseñar al que no sabe. Y que mayor periferia que el vacío existencial de esos jóvenes que consumen sus tardes de domingo haciendo botellón hasta llegar al coma etílico.

En la cultura está la batalla del cristiano. Saber hacer disfrutar a los jóvenes del don recibido con la fe y a su vez, arrastrarles a pensar sobre lo divino y lo humano. A disfrutar buscando en el pasado ese rostro de Dios que se encuentra hoy en todo hombre y mujer del presente. Y a todo esto el resto no podemos responder nada más que touché.

Publicado en Religión | Deja un comentario