Diálogo con fundamento

Escribir en positivo hace fácil y amena la lectura. Ver con simpatía el mundo y con esperanza la realidad que nos atenaza diariamente, es ya una virtud teologal. Sin embargo podemos criticar la realidad, abrir simas y no construir puentes de unidad, de diálogo y estar muy cerca de analizar el mundo con los ojos cristianos.

Lo decía en el post anterior, no se puede dialogar con quien no quiere. De manera que sólo cabe la denuncia. ¡Y cuántos han hablado de denuncias proféticas, mientras te reprochan que tú te postules por la senda de la confrontación!. Si denunciar la imposición ideológica que hoy nos atenaza es no saber tender puentes de diálogo. Algo falla en quien lo dice.

Lo explico una vez más, el relativismo nos paraliza, el buenismo nos debilita. Se impone el criterio firme máxime cuando las situaciones se complican. Se trata de una postura de sensatez, no de confrontación. Se trata sencillamente de denunciar lo que otros ocultan con sibilinas disquisiciones.

Ahora mismo se está exaltando al Papa como un revolucionario de la cristiandad. Pues bien, se utilizan sus palabras, para decir lo que otros quieren que diga. La realidad en cambio es que el Papa no ha cambiado ni un ápice la moral de la iglesia o los dogmas que hay en ella. Su talante abierto y dispuesto al diálogo con todos lleva a la confusión de que debemos postularnos por abrir las puertas al campo. Sin embargo en tiempos de confusión, de hedonismo barato, de pensamiento débil, es más necesario que nunca acogernos al Evangelio y a la doctrina de la Iglesia.

Siempre estaremos dispuestos al diálogo, pero nunca a que nos avasallen con imposiciones. Por eso, no es contradictorio hablar sobre determinados temas, tomando partido. Eso inevitablemente nos pone de un lado y nos separa del otro. No obstante, el católico ha sido demasiado melindroso durante muchos años. Tiene complejo de que lo acusen de ser estrecho, moralista, tradicional, e incluso fascista. Y se ha vuelto liberal, relativista, buenista, y sociológicamente un enamorado de la solidaridad sin fronteras.

Pero eso no tiene nada que ver con predicar el Reino de Dios en un mundo que se le opone por fuerza mayor. La realidad es que el Evangelio nos lleva a defender a los más débiles de palabra y obra. Y entre los débiles están aquellos que viven abducidos por el relativismo más campante. Por el pensamiento débil, por la comodidad de aceptar toda la ingeniería social aprobada democráticamente.

Pues bien, no todo lo democrático es bueno. Las leyes nazis fueron aprobadas en un estado de derecho. Esto nos debe llevar a estar atentos con las modas ideológicas que se nos están imponiendo. Y si denunciar las mismas parece que es no tener talante abierto y de diálogo, sólo me cabe decir que se laven los ojos con colirio.

Yo por mi parte seguiré analizando lo que veo y me preocupa. Ciertamente, hay una eclosión de mensajes contradictorios que nos hacen creer lo que otros quieren que creamos. Pero la verdad sigue estando presente en el Evangelio y en la Iglesia como madre que custodia la Tradición. Como es obvio esta postura trae más enemigos que amigos.

Publicado en Pensamientos, Sin categoría | Deja un comentario

Necesitamos una misericordia no timorata

Estamos en el año de la Misericordia y se nos llena la boca con esta palabra que parece un remiendo para múltiples desgarros. En nombre de la misericordia no nos atrevemos a tomar partido por nada, nos volvemos relativistas, pacatos para enjuiciar lo que sucede a nuestro alrededor. En nombre de la misericordia nos volvemos permisivos. Y cuando llega la hora de actuar la misericordia es un mantra feliz que nos deja en casa muy tranquilos. Y eso no es misericordia. Pongo las obras de misericordia que son corporales y espirituales:

OBRAS CORPORALES DE MISERICORDIA
1. Dar de comer al hambriento
2. Dar de beber al sediento
3. Dar posada al necesitado
4. Vestir al desnudo
5. Visitar al enfermo
6. Socorrer a los presos
7. Enterrar a los muertos

OBRAS ESPIRITUALES DE MISERICORDIA
1. Enseñar al que no sabe
2. Dar buen consejo al que lo necesita
3. Corregir al que está en error
4. Perdonar las injurias
5. Consolar al triste
6. Sufrir con paciencia los defectos
de los demás
7. Rogar a Dios por vivos y difuntos

Si nos damos cuenta, hacemos mucho hincapié en las primeras. Sufrimos un activismo exacerbado. Pero olvidamos con mucha facilidad la espirituales. Y ambas están unidas por una estrecha relación. Hay que tener una conciencia formada para dar buen consejo al que lo necesita, o para corregir a quien está en un error. Pero sobre todo hay que querer implicarse para no alzar los hombros y en nombre de la misericordia hacer como que todo da igual. No hay que confundir una cosa con otra. Misericordia es amor y el amor es activo, no pasivo.

Por eso cuando llega la hora de enjuiciar determinados acontecimientos sociales, guerras, terrorismo, leyes injustas etc. La misericordia nos llevará a levantar la voz por los más débiles. Nunca al estado alfa de no implicación.

Estamos ahora a un paso de que la doctrina ideológica de turno se cuele en las escuelas. Pues bien deberemos defender el derecho a la educación de los niños en libertad, según la conciencia de sus padres. Es un derecho constitucional al que no hay que renunciar. Y no vale aplicar paños calientes, remedios de ir por casa. La realidad se impone con una fuerza inusitada, dejar que sucedan las cosas no es ser misericordioso. Dejar que la ideología de género transite por nuestros centros escolares, en nombre de la misericordia es una ofensa grave a Dios. Porque la perversión moral que conlleva debe hacernos salir a corregir al que está en un error.

Publicado en Pensamientos, Sin categoría | Deja un comentario

“Venderemos a todas vuestras mujeres como esclavas”

Estamos a un paso de que se repitan elecciones si sus señorías no sientan cabeza y por lo que se oye, no la van a sentar. Además, estamos inmersos en ese pensamiento único de ideología progre que todo lo envuelve con su tufillo malsano. El gobierno del PP permite las leyes que aprobaron los socialistas en todo lo referente a la ingeniería social, tan de moda en Occidente. Y que puestos a hacer cábalas te preguntas por qué esa obsesión de la ONU para generalizar el matrimonio homosexual o el aborto. Tal vez hay interés en disolver los valores cristianos de la sociedad. De manera que mientras nosotros nos debilitamos moralmente en este entramado, otros apuestan por rebanarnos el pescuezo si no nos reconvertimos a la Sharia.

Está visto que la decadencia de Occidente se encuentra en el eje de esta malsana guerra no declarada por nadie pero que campa por sus fueros desde antes de que cayeran las Torre Gemelas. La debilidad de nuestras costumbres y falta de creencias arraigadas nos convierte de facto en carne picada ante el enemigo. Que lo tenemos y es real, anda por todas partes dispuesto a actuar cuando menos lo esperemos. Y si queremos vivir tranquilos como muy bien apunta Juan Manuel de Prada deberíamos volver a nuestros genes cristianos, a la raíz que permitió evolucionar la civilización haciéndola más justa y humana.

Si analizamos la historia vemos que la fuerza del cristianismo ha impregnado incluso los logros de la revolución francesa. Su fraternidad, igualdad y libertad, son sólo un paso más, como lo fueron antes la abolición de la esclavitud o posteriormente la ausencia de segregación racial, un avance en la cosmovisión cristiana del mundo.

El hecho de que vayamos ahora directos al precipicio es sólo el reflejo del relativismo campante en nuestra sociedad. Un relativismo falto de ideas con fuste, un pensamiento débil que nos deja balancearnos en la inopia. Cuando se entablan colisiones culturales como la que se está realizando en este momento en Europa, no hay duda que vencerá quien más fuerza moral tenga. Y hoy por hoy es el islam quien aglutina mayores apoyos. Entre otras cosas porque están dispuestos a luchar hasta la muerte por aquello que defienden.

Occidente, en cambio, viven perdido en el marasmo de defensa de unos derechos humanos y una democracia que le hace débil frente a quienes están dispuestos a instaurar la pena de muerte en todo su territorio. Estamos pues luchando con dos cosmovisiones absolutamente radicales. La humanista de Occidente que ha perdido sus referentes morales. Y la fuerte del islam que viene a conquistar y arrasar como Atila por donde transiten.

No es un tema baladí, sino la realidad que se nos impone con mayor fuerza cada día. Europa no se salvará de esta hecatombe sino toma las riendas de la situación y al igual que en tiempos no muy lejanos, vuelve a enfrentarse al islam. En caso contrario no estamos en igualdad de condiciones, sino permítanme que lo diga, en franca decadencia y perdidos ante el enemigo. Y no hay vuelta atrás, son ya numerosas las muestras de colisión cultural entre el islam y Occidente. No se puede permitir un caballo de Troya en cada pueblo y ciudad, salvo que queramos perecer.

Sin embargo el buenismo imperante en nuestra sociedad nos hace todavía mejor plato para el enemigo. Lo dicen ellos, no lo digo yo: “venderemos a todas vuestras mujeres como esclavas”. Y no hay ninguna feminista de pro que mueva un dedo para denunciar las injusticias que estos islamistas provocan allá donde se ubican.

Al parecer el único líder que se enfrenta al islam es ahora Putin, quien no permite las mezquitas en su territorio y que no está dispuesto a claudicar con un buenismo que nos lleva hacia el precipicio. Tomen nota señorías, mientras defienden sus escaños y la situación social de privilegio, el mundo arde en llamas. Y no hay ningún líder español con valor para decir lo que pasa.

Publicado en Sociedad | Deja un comentario

En memoria del 18 de julio de 1936

Calor sofocante, día de San Federico. Lorca ya está en su destino intentando ponerse a salvo de lo que acontecía en Madrid, buscaba un sitio tranquilo, su finca en la Huerta de San Vicente. Pensaba que como en casa nada, pero tuvo que protegerse de la hordas nacionales en casa de los Rosales, falangista de pro. Sin embargo, eso tampoco le salvó la vida.

Y en ese tórrido verano las escenas de terror se repetían a un lado a otro en España. Iglesias quemadas, conventos asaltados, sacas de noche con premeditación y alevosía. Todo el miedo en el cuerpo. El largo verano del 36 el alzamiento contra un Frente Popular que no sabía gobernar a la nación inició una matanza sin precedentes.

Se abren ahora cunetas tras la búsqueda del pasado. Se eleva a mito a la II República como si aquello hubiera sido una fiesta nacional. Se olvidan a muchos historiadores por el camino que vienen explicando lo que aconteció aquel estío de plomo. No es baladí recordar la intentona de la Revolución del 34 truncada por el Gobierno. Ni que también en ese Frente Popular había un enfrentamiento entre socialistas, comunistas y anarquistas. Todos ellos con su idea diferente de España que querían marcar a fuego.

El asesinato del teniente Castillo y el de Calvo Sotelo, son precursores de lo que acontecía en esa República bananera, antes de que se llevara a cabo el alzamiento. Un golpe militar que se convirtió en guerra civil. Un enfrentamiento entre hermanos que sacó lo peor de cada uno y lo mejor de muchos otros que fueron llevados como corderos al matadero.

No se puede ser parcial en este tema. Se ha magnificado tanto la República que se olvida la masacre civil de la retaguardia, gente indefensa que era llevada al paredón por no renunciar a sus creencias. Yo me sé las dos versiones la de la zona nacional y la de la republicana. Y válgame el cielo que no hay ni comparación con lo que sucedió en la parte republicana.

Lo han dicho muchos historiadores, la vendetta fue generalizada, pero el odio a la fe quedó patente con las quemas de conventos e iglesias, archivos y patrimonios nacionales que se perdieron irremisiblemente. No se pueden abrir las cunetas para recordar sólo a una parte de la historia. Cuando el tiempo se había ocupado de poner a cada cual en su lugar, vino la mal traída Ley de la Memoria Histórica, para enlodazar más las páginas de esa historia.

Hoy esperamos que nos cuenten en las escuelas la verdad, no la parcialidad que se vende en algunos noticieros. Como todas las leyendas negras a Franco le ha tocado cargar con más muertos que a nadie. Sepultada una buena representación en el Valle de los Caídos en memoria de lo que nunca se debe repetir, hasta allí llegan las quejas, cuando los monjes que habitan esa cripta oran día y noche por las víctimas de esa contienda.

Hay que dejar que sean los historiadores quienes cuenten las cosas, pero los hay muy parciales, que solo recuerdan a los suyos y no a todos, como debiera ser. Mientras unos revuelven huesos otros elevan a los altares aquellos que dieron su vida por ser fieles hijos de Dios y no renunciar a sus creencias. Tal vez pueda escribirse una historia de alguien que renunciase a su fe, a sus votos, pero no fue así. No consta que exista tal cosa, murieron gritando ¡Viva Cristo Rey!. Como antes en México lo habían hecho los cristeros, pero sin sangre en sus manos, con la palma del martirio como único equipaje y perdonando a sus verdugos.

Algunos hay que cuentan las represalias en el lado nacional, como el hispanista Ian Gibson. Algunos otros como Pío Mora cuentan la otra versión. La de una revolución que se quiso hacer por encima de la voluntad popular y que terminó en un sangriento enfrentamiento. Dios no permita que vuelva a repetirse.

Publicado en Pensamientos, Sin categoría | Deja un comentario

Con el corazón en Niza, caminando en la cuerda floja

Conmovida por el atentado en Niza, en esta guerra sin cuartel que el terrorismo islámico ha desatado por todo el mundo. En una aldea global interconectada como la nuestra el goteo de desgracias acometidas por la mano del hombre, nos envuelve en la bruma de la duda. ¿Por qué el Señor permite tanto daño?. Son las sacudidas normales de cualquier ciudadano medio. Pero para un cristiano la esperanza es una virtud teologal. Y sabemos que la victoria del Bien sobre el Mal es ineludible. Mientras tanto nos toca convocarnos al rezo y al trabajo cotidiano en pro de la paz.

Esta actitud está siendo adoptada en múltiples lugares del mundo y nos da un soplo de aire fresco en el rostro. No todo está perdido cuando tantos claman día y noche. Por algún recodo se abrirá la puerta a una solución. Bien sea porque el propio pueblo musulmán encuentre su propia revolución interna que lo separe del fanatismo radical. Bien sea porque las fuerzas del orden acometen su trabajo, sabiendo muy bien, que el golpe puede venir de modo imprevisto, como está sucediendo.

En esta lucha sin cuartel contra el islamismo más radical, cabe también que al final, Dios no lo quiera, se tengan que recortar libertades en nombre de la seguridad. Lo cuál en sí mismo ya sería un fracaso de la democracia. Pero en tiempos de guerra, las coordenadas para solucionar problemas son diferentes a los tiempos del diálogo y la paz.

Aquí no existe posibilidad de razonar. Sólo saber que estamos en manos de unos fanáticos sin escrúpulos, hace crecer la islamofobia. Es lógico que se impida circular con el burka en Suiza, como es lógico que se sometan a la ley de la reciprocidad por parte de Noruega que no quiere mezquitas en su país porque los musulmanes no admiten la construcción de iglesias cristianas.

Podríamos hacer un inciso en nuestra bonita democracia, para prohibir mezquitas al culto musulmán de forma generalizada en toda Europa. Pero eso volvería a ser un fracaso de la democracia, una contradicción a nuestras leyes que permiten la libertad de culto. Sin embargo vuelvo a decir que estamos en tiempos de guerra y las batallas no se ganan solo con la buena voluntad.

Cuando la gente se dé cuenta de esta realidad, puede que tengamos un grave problema de convivencia en nuestras ciudades, llenas de islamistas pacíficos que funcionan como células durmientes a la espera de la voz de su líder.
En el pasado la solución fue expeditiva, se dividió el mundo entre cristianos y musulmanes y se enfrentaron duramente por la conquista de territorios. Esa guerra religiosa en una sociedad laica como la actual, no tiene sentido. Pero puede que el fanatismo de unos lleve al fanatismo de otros, perjudicando la libertad de culto.

Por lo pronto, la convivencia llega a extremos absurdos, como solicitar piscinas para mujeres musulmanas o exigir que dejen de sonar las campanas de las iglesias. Esto no es una broma, sino la realidad de lo que sucede en algunos puntos del mundo, bastante cercanos a nuestro país. Por eso, insisto que hoy estamos en la cuerda floja, caminando con peligro mortal a todas horas. Y sólo Dios sabe cómo va a finalizar esta historia.

Publicado en Actualidad, Sin categoría | Deja un comentario

Preguntas sobre la fe

Me lo preguntan los ateos y los agnósticos “¿Por qué crees?”. Y la respuesta siempre es la misma: Creo porque me he encontrado con Jesucristo, porque estoy segura que es el Hijo de Dios, porque la fe mueve mi vida, porque sin ella ésta no tendría sentido. No puedo imaginarme sin creer, sería un vacío, la nada. Para mí creer en Dios es creer en el Amor en mayúsculas y en la Vida también con letra grande, es superar el Mal que nos abruma con la certeza del Bien que nos trasciende.

Y ellos siguen insistiendo: “¿En qué te diferencias de los que no creemos?”. En nada, somos iguales, padecemos las mismas incertidumbres, sufrimos los mismos envites de la vida. Si acaso la actitud puede ser diferente, yo veo en los problemas una ocasión de llevarlos al altar y en los gozos de la vida, la misma ocasión de hacerla presente en cada Eucaristía. Por lo demás, mi solidaridad no es de mejor categoría que la de los no creyentes, si acaso me mueve a ella otro afán pues encuentro que forma parte de mi modo de entender la vida, de acercarme al otro.

“¿Y por qué oras?”.
¿Acaso crees que alguien te escucha?”. Por supuesto que sí, hasta Jung creía en el inconsciente colectivo, en algo que nos une por encima de las circunstancias. En ese sentido la oración es para nosotros la ocasión de comunicarnos entre todos, la comunión de los santos, es sin duda el catalizador de energía más potente del mundo. Y el encuentro con Dios es una manera de recargar las baterías, sin ese encuentro que sería un cristiano: tal vez sólo un moralista. A través de la oración hacemos presente a quienes no creen en nuestra vida, imploramos por su salvación, rogamos por las necesidades de vivos y difuntos. ¿No es eso algo maravilloso?.

Claro que ellos insisten con todo su bagaje de dudas e incertidumbres. “Aquí finaliza todo”. No, no, les respondo, aquí sólo comienza una aventura que no tiene final que sigue aun cuando nuestro cuerpo esté ya corrompido por la muerte. Porque la Vida nos une a Dios para toda la eternidad. Yo creo en los milagros, que Dios obra pese a las leyes de la naturaleza para mover los corazones, para cambiar el rumbo de muchas vidas. Y tal vez tú seas uno de esos elegidos que encuentra la fe en su camino por sendas ignotas. Porque la fe es un don inmerecido que nosotros sabemos que está en una vasija de barro, que hay que proteger y cuidar con mucho esmero. Es Dios quien da la fe, es un misterio, pero si ese misterio no lo alimentas diariamente, muere como muere la amistad que no se riega a diario.

“¿Y qué me dices de las noches oscuras, de los momentos de dudas?”. Que están ahí, ineludiblemente como prueba en el camino. En ellos como Jesús debemos abandonarnos en brazos del Amor, dejarlo todo en manos de Dios, que Él acoja nuestra debilidad y confiar como lo hacía San Pablo: “Cuando soy débil, entonces soy fuerte” (2 Corintios 12: 1-10).

La fe es una aventura diaria, emocionante, apasionada. Nadie que ponga su pie en ella seguirá siendo el mismo, sin duda la vida le cambiará por completo. La realidad y el mundo se dejarán ver con otros ojos. Yo os invito queridos lectores a hacer la prueba del algodón: Entra en una Iglesia, arrodíllate ante el misterio del sagrario y pide a Dios la fe. Puedes estar seguro que más pronto o temprano con esa actitud te llegará la luz de la Verdad a tu vida.

¿Pero queremos tener fe?. Ahora soy yo quién te lo pregunta a ti, amigo desconocido. ¿Queremos encontrarnos con Dios, Amor y Vida?.¿ O ya hemos atados todos los cabos para que no quepa en nuestro corazón?. A esto mejor respondes desde tu interior.

Publicado en Religión, Sin categoría | Deja un comentario

Verano, tiempo para otras conexiones

Reconozco dos o tres cosas que no comparto con la mayoría: estoy acostumbrada a comer sin ver televisión, caminar sin música y trabajar en el escritorio con el ronroneo de mis únicos pensamientos. Debo ser una rara avis, porque todavía salgo de casa sin padecer ningún síndrome de ansiedad por no llevar el móvil encima. Y cuando subo al metro y veo a tantos teclear compulsivamente el Smartphone, siento una extraña sensación de lástima. La gente se aísla en su mundo virtual bien sea con la televisión, el ordenador o con el dichoso móvil y pierde el placer de disfrutar observando a su alrededor lo que sucede, o pierde la ocasión de entrar dentro de sí mismos para reflexionar. Estamos ineludiblemente alineados entre sí. No caemos en la cuenta de que más de uno consultando su brillante tecnología tropieza y cae de bruces.

Y ahora confieso una debilidad que otros, en cambio, no padecen: me interesa el mundo y lo que sucede en él. Por eso suelo conectarme y revisar diariamente tres o cuatro digitales, contrastando siempre las noticias y sobre todo su tono. Eso de vivir en una única onda, no me gusta. A mí me fascina tener versiones diferentes de los acontecimientos que suceden. Esto es una verdadera debilidad por mi parte. Sin embargo, el mundo gira ineludiblemente desde su creación y lo que suceda en él no afecta a las relaciones personales que se tiene con los de nuestro alrededor. En cambio podemos perder la ocasión de conocer a los más próximos, a aquellos que viven al lado nuestro y que son de nuestro barrio, ofuscados por conocer lo que pasa en el mundo.

Por eso creo que la tecnología tiende a encapsularnos. Vivimos demasiado encerrados en nuestros aparatos, creyendo que estamos a la última en todo y probablemente no sabemos de la media la mitad de lo que sucede a nuestro lado. La crónica negra sin duda la tienen las redes, donde todos se lanzan a interactuar y engrosar su cuenta de amigos virtuales. A mí me cansa la red y el wassapeo me pone de los nervios. Prefiero hablar por teléfono o tener una conversación cara a cara. Pero ineludiblemente esta sociedad te arrastra por la pendiente de sus modas. Y si además escribes en un digital por fuerza mayor estás en peligro de sufrir cierta adicción.

Todo esto lo digo porque la pereza mental de pensar por sí mismo se está convirtiendo en norma. Falta reflexión y sobra inmediatez, de esa que suele correr por la red para decir la última perogrullada que se le ocurre a alguien. Y falta también capacidad de vivir un poco sin todo este mundo que se nos ofrece en bandeja cada día. Ahora que llega el tiempo estival cuando casi todos disponemos de días de asueto, es de agradecer silenciar los ruidos exteriores para poder navegar por la realidad con otros ojos.

La mirada puesta en el día a día será suficiente para que cambie nuestro ritmo vital. Como dice Jesús a Marta nos afanamos demasiado en lo que no es tan importante y podemos llegar a dejar pasar la oportunidad de conocer la mejor parte, esa que le corresponde a María en el Evangelio de este domingo.

Saber desconectar es hoy un reto que no todos consiguen. Y no dejarse arrastrar por la última noticia que corre por Internet es ya toda una hazaña. Porque lo queramos o no nos están metiendo spam en la cabeza, publicidad engañosa en toda su variedad, política, artística o social. De manera, amigos, que tranquilidad. Contrastemos noticias si queremos tener una idea juiciosa de un tema; no nos dejemos arrastrar por esas cadenas absurdas que nos esclavizan; evitemos comentarios que luego pueden pasarnos factura y vivamos el gozo de lo cotidiano junto a los nuestros y los de nuestro alrededor.

Publicado en Pensamientos, Sin categoría | Deja un comentario

“Jesucristo, salvador del hombre y esperanza del mundo

La situación en la Iglesia es de confusión total para quien accede a la información religiosa. La Instrucción de la Conferencia Episcopal, presentada esta semana bajo el epígrafe “Jesucristo, salvador del hombre y esperanza del mundo”, es para unos la pública defensa de la fe Cristológica de la Iglesia. Para otros, en cambio, es una ocasión perdida para exponer una Cristología que interpele a la Sociedad. Y en el colmo de la confusión hacen decir al titular que “se mantienen menciones que no parecen ir en la línea de Francisco”.

Yo no he visto al Papa Francisco entrar al ruedo de las disquisiciones teológicas que en los últimos tiempo hemos leído. Ni ha cuestionado el dogma de la virginidad de María, ni ha dudado de la Resurrección de Cristo, ni siquiera ha ido un paso más allá de lo que manifiesta el Catecismo de la Iglesia.

No obstante se ataca el documento porque no gusta y porque de él se deduce que se siguen cuestionado muchas teologías de última hora. Teologías que están en portada día sí y otro también y en las que se tratan los dogmas de fe con un relativismo espantoso. Sin embargo otros, consideran que se han puesto los puntos sobre las íes: “Los obispos han venido haciendo públicas algunas notas doctrinales, exponiendo las reservas que suscitan algunas de las formulaciones de la fe cristológica de autores conocidos y de influencia sobre los fieles, en particular sobre los sacerdotes, las comunidades religiosas y grupos apostólicos del laicado”.

Mientras del otro lado se señala: “La relevancia dada a estos puntos puede dar la sensación de que el común de los cristianos vive en una amenaza constante de concepciones subjetivistas y relativistas de la fe, algo que no parece percibirse en el día a día de parroquias, comunidades y movimientos”.

Al leer ambas versiones se tiene la sensación de que existe esa fractura en la Iglesia. Y que se toma al Papa Francisco como paladín en el arte de decir lo que no se dice, para dar un coscorrón a los obispos que pastorean a la grey.

No se puede apuntar alegremente: “Tras una primera lectura, su lenguaje técnico se revela complejo para responder a los fines apostólicos de una instrucción, pues no resulta accesible para sus destinatarios -“a los hombres y mujeres con quienes compartimos sociedad”-, pero tampoco para un cristiano iniciado.” Al mismo tiempo que a continuación se añade: “se echa en falta un retrato poliédrico del Redentor, por ejemplo, a la manera de Benedicto XVI en su trilogía, que expone argumentos en profundidad para un preciso conocimiento del Hijo de Dios desde una redacción accesible a todos”.

¿Cómo quedamos, es una instrucción técnica y no accesible al mismo tiempo que se reclama una alta teología en la línea de Benedicto XVI?. Está claro que no ha gustado a una parte de la afición, por hacer un símil taurino.

Sin embargo se tiene el cuidado de apostillar: “Nadie cuestiona la necesidad de alertar de los peligros y reivindicar la unidad y la integridad de la fe, como se hace al abordar la virginidad de María o la Resurrección. Es más, resulta indiscutible esta misión de los obispos y de Doctrina de la Fe, como un delicado, difícil y poco grato servicio al Pueblo de Dios”.

Con lo que queda más claro todavía el talante de la editorial, al hacerse eco de esta Instrucción, que se puede leer perfectamente con un poco de sosiego, y que lamentablemente pasará desapercibida porque el goteo mediático va en otra dirección.

Publicado en Actualidad, Sin categoría | Deja un comentario

Las contradicciones de la ONU

Circula la noticia por la red. Al parecer tras una evaluación del equipo de observadores de la ONU que visitó el Reino Unido, existe la preocupación de que los niños sean obligados a participar en los servicios religiosos y de cultos. Ir a la iglesia sería una “violación de los derechos humanos”, afirman los responsables por el Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

Siguiendo una tradición histórica, la mayor parte del sistema educativo del Reino Unido está en manos de las iglesias. La asistencia a los servicios religiosos es parte de las actividades, como clases de educación religiosa. Sólo están exentos si los padres no autorizan o pertenecen a otra fe.

Posiblemente se olvida dicho Comité que el artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, garantiza a cada ser humano, la “libertad de manifestar su religión o creencia” en público o privado. Lo cuál sería muy recomendable que lo tuviera en consideración la ONU, habida cuenta del genocidio religioso que se está perpetrando en ciertos países de mayoría musulmana hacia los cristianos.

También cabe recordar a Arabia Saudita que es miembro de la ONU ese derecho universal que proclama el artículo 18, puesto que mientras Europa se llena de mezquitas ellos no permiten la libertad de culto en su arcadia feliz.

El informe curiosamente no hace mención a la comunidad islámica cuyo adoctrinamiento es total. Con pleno consentimiento por parte de todo Occidente que permite desde menú escolar musulmán a fiestas en el Ramadán.

No es una cuestión por tanto de que Reino Unido esté conculcando los Derechos de los Niños. A mí me pasan por la cabeza unas cuantas situaciones generalizadas en la que esos derechos son violados, desde el trabajo esclavo infantil, hasta los matrimonios concertados con niñas menores de edad. Y al parecer no hay un manifiesto claro por parte de la ONU para proteger estos hechos.

De manera que una vez más, nos quedamos perplejos con el Organismo Internacional, tan cuestionados sus cascos azules en tantos conflictos, acusados de corrupción y violencia sexual hacia los habitantes de los países que debieran proteger. Una vez más nos preguntamos para qué sirve exactamente esta organización que se supone fundada para defender a la población en situaciones graves.

No entiendo muy bien esta noticia por cuanto La Convención sobre los Derechos del Niño fue adoptada por la Asamblea General de la ONU y declara:

1. Los Estados Partes respetarán el derecho del niño a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

2. Los Estados Partes respetarán los derechos y deberes de los padres y, en su caso, de los tutores legales, de guiar al niño en el ejercicio de su derecho de una manera consistente con la evolución del niño.

3. La libertad de manifestar la propia religión o las propias creencias estará sujeta únicamente a las limitaciones prescritas por la ley que sean necesarias para proteger la seguridad, el orden, la salud o la moral públicas o los derechos y libertades fundamentales de los demás.

Como digo, una pura contradicción. Noticias alarmantes que nos hacen pensar seriamente en qué se ha convertido este Organismo Internacional.

Publicado en Sociedad | Deja un comentario

El feminismo en un remake de Waanabe

La lucha contra el matrimonio infantil no parece formar parte de la agenda de la ONU, de modo que sólo las feministas de pro parecen preocuparse de ello. Y en un video reivindicando la igualdad de género, se viraliza un remake de Waanabe de las Spice Grils uno de los temas más pegadizos de la historia que ya colea durante veinte años, puesto que salió al mercado en 1996. Ahora sale a la luz este otro video, realizado a imagen y semejanza del video original, con aires feministas protagonizado por artistas de la India, Nigeria, Sudáfrica, Estados Unidos y Canadá, entre las que se reconoce a Jacqueline Fernández, estrella de ‘ Bollywood’ y el trío inglés M.O.

El vídeo forma parte de una campaña de la organización The Global Goals . “2016 es nuestra oportunidad de usar nuestro poder colectivo y decirle a los líderes del mundo qué queremos realmente para las niñas y las mujeres”, escriben en su canal de YouTube.

No tengo nada contra las acciones globales que intentan reivindicar el derecho a la libertad de la mujer, tan conculcado en todo el mundo. Que se unan las féminas de países donde son unidas en matrimonio a la edad de doce años con hombres mayores, o tratadas como esclavas sexuales, es motivo más que suficiente para que haya una protesta generalizada contra la violencia hacia la mujer y a favor de sus derechos.

Por otra parte los países miembros de la ONU aunque canten brindis al sol sobre la igualdad de género, lo cierto es que admiten entre ellos a Emiratos Árabes o Marruecos, países donde el matrimonio con menores está legalizado. También existen otros países donde la violencia hacia la mujer es obvia. Son miembros de la ONU y están en guerra, las esclavas sexuales forman parte del botín de los hombres armados que luchan como protesta periódicamente el obispo de Bangassou.

La lucha del feminismo que reivindica la igualdad en todos los países del mundo, me parece un gesto laudable, ya que la dignidad de la mujer está puesta en cuestión en multitud de países. Es necesario educar para la igualdad, en el mejor sentido del término, no postulando teorías ideológicas, sino admitiendo que la mujer es capaz de realizar un papel en la sociedad, que no la limita a ser exclusivamente un pedazo de carne de reproducción de la especie.

Gracias a las redes se difunden ahora acciones globales a favor de la mujer en todos los continentes, bienvenidas sean, falta nos hacen.

Publicado en Feminismo, Sin categoría | Deja un comentario