Los principios irrenunciables del amor

Ciertamente eso de impartir bendiciones en el nombre de Dios está muy bien, pero que muy bien. Aunque mira por dónde Jesús también maldijo una higuera que no tenía fruto. Lo digo por aquellos que hacen de la misericordia vaselina para todo. Y se olvidan que el Catecismo reúne los mejor de la Tradición y del mismo Evangelio, con citas a pie de página y versículos que se refieren a eso que algunos bendicen con inusitada frescura. Y no es por volver a hablar del cura de Onda que para mí ha perdido el oremus.

Yo admiro lo que es el amor entre seres humanos, la más alta expresión de intimidad me parece, en cambio, que está por naturaleza destinada para un hombre y una mujer. De manera que aquellos del mismo sexo que se aman, deben según la Iglesia vivir la continencia. Con ayuda de Dios por supuesto. La gracia obra milagros inusitados, es capaz de cerrar el televisor cuando las escenas suben de tono y no consumir pornografía que excite la libido. Y así el sexo que es una manifestación de amor entre un hombre y una mujer, no se convierte en película X.

Pero claro, en un mundo que tiene como best seller Cincuenta sombras de Grey, poco se puede esperar de la continencia y la castidad amorosa, cuando la exhibición y la pura pornografía llena páginas y páginas para exacerbar el morbo del personal. O cuando la pantalla cinematográfica recoge la obscenidad como séptimo arte.

Pensaba, con sinceridad, en los tiernos amantes puros y platónicos. A los que la Iglesia llama a la castidad, como a todo hijo de vecino que no se encuentre unido en santo matrimonio. Y luego me decía a mí misma que el amor natural no puede darse contra natura, porque éste lo que hace es fomentar el placer de manera un tanto artificiosa. Pero eran disquisiciones a cuento de esa mal llamada cópula falsa que cualquier homosexual padece.

Por eso admiro a quienes sintiendo atracción por el mismo sexo, tienen los suficientes bemoles para resistirse al matrimonio y a la adopción de menores, por entender que lo que es obra antropológica del ser humano no merece arrastrarse por el lodazar de una sexualidad desviada.

Claro que también tenemos sesudos teólogos para bendecir el placer y todos sus goces como frutos de la bondad de Dios. Para gustos colores. Aunque a mí me llama la atención que en el Evangelio se perdone el adulterio siempre que no se tenga intención de volver a pecar. Digo yo, que lo mismo debe suceder entre dos hembras o dos machos alfa que para el caso da igual.

Pero no me hagan mucho caso, porque de estas cosas entiendo lo elemental. Que el matrimonio está hecho para un hombre y una mujer y que los niños tienen derecho a un padre y una madre, diversidad que afecta a todas las especies, aunque ya sé que alguno hablará de la homosexualidad del reino animal. Que para eso están muy cultivados, pero me da que se trata de casos de bisexualidad, más que de homosexualidad.

Algo que también se da en nuestra especie, porque los hay que tienen intención de probarlo todo, ya saben la mieles del placer son hijas del marqués de Sade y en esas andamos deseducando a nuestros jóvenes, para hacerles eso sí, muy tolerantes y misericordiosos. De ahí que tantos aplaudan bendiciones a lesbianas, y es que en cuestión de entrepierna el pecado es menos pecado para algunos, diga lo que diga el Catecismo o el mismísimo Papa Francisco.

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Y el cura bendijo a las lesbianas

Hay quien opina que se debe bendecir las uniones porque son la expresión de un vínculo de amor. Y hete aquí que un sacerdote utiliza púlpito y altar para loar la unión de dos lesbianas. Y se reviste sacramentalmente para perpetrar la bendición. Permitan que discrepe de su acción, a título personal el citado párroco puede dar la enhorabuena a esas dos mujeres que han decidido unir sus vidas. Pero es más cuestionable que las bendiga en la Iglesia, donde ese tipo de uniones no entra dentro de los cánones. Es puro sentido común o hacemos la vista gorda y bendecimos toda unión homosexual, o sencillamente tenemos que decirles a las jóvenes que lo suyo está lejos de la Iglesia. Que su amor es un contrasentido porque ni siquiera pueden sentirse bendecidas por Dios. Por mucho que el párroco de turno les haya impartido su beneplácito.

El tema se las trae porque me vienen a la cabeza conversos en la iglesia viviendo en castidad su homosexualidad y nadie los discriminó jamás, ni les reconvino su vida en común. Hay casos y casos, pero lo que no puede ser no es y no debe ser. Y desde luego bendecir una unión lésbica en una Iglesia es pasarse muchos pueblos.

Pues en esas estamos que toma carta de naturaleza el pansexualismo social, que las lesbianas se atreven a unirse en matrimonio y además desearán procrear por parte de una de ellas con la solución de la ciencia por medio. Luego vendrán los problemas, o no; no lo sé. Pero de entrada volverán a jugar a ser lo que no son un “matrimonio”, nombre que debe reservarse al hombre y la mujer.

Claro que bendecir este tipo de uniones tiene buena prensa, mucho más que hablar del pecado de sodomía que explica la Biblia. Y lo cierto es que se puede amar a alguien del mismo sexo, sin necesidad romper el celibato al que están llamados por sus peculiares características.

Y no, no es una aberración pedir continencia. Es mucho peor ir bendiciendo uniones, que por alguna extraña razón terminarán por ser de todo tipo y condición: perros con amos; hermanos, niños y adultos. Una vez se abre una puerta es difícil que esta se cierra a las demás casuísticas.

Vuelvo a decir que mi postura no está bien vista, ya lo sé, pero forma parte de la doctrina de la iglesia católica, a la que Almodóvar ataca sin reparos. Escondiendo sus ilicitudes en Panamá, y mostrando su anticlericalismo más simple y rastrero. Y es que atacar a los obispos sale gratis, nadie va a ponerte un pleito porque insultes al mitrado de turno. En cambio es posible que estos obispos sean llevados a los tribunales por hablar de acuerdo con la doctrina católica y predicar aquello a lo que están impelidos.

Pues bien, mis mejores deseos a esa pareja de lesbianas, con una salvedad. Su amor puede y debe ser sublimado para que sea bendecido por Dios, lo otro, sencillamente es sodomía y de ella habla bien el Evangelio. Y estoy segura que para quienes se preguntan qué haría Jesús hay numerosos modelos en la Biblia: vete en paz y no peques más. Es el más común, el más lógico y el que con toda probabilidad utilizaría.

La misericordia precisamente no suele vestirse de Prada, aunque algunos les parezca lo contrario. La misericordia habla al corazón de los fieles y les dice cuál es la doctrina recta y justa, lo contrario es engañar al personal y lo que es peor engañarse a uno mismo. Pero quién soy yo para enmendarle la plana a todo un sacerdote dispuesto a bendecir cualquier cosa. El individuo justifica su buen hacer con su dedicación a los pobres, pero al parecer se olvida de los pobres de espíritu. Que Dios ilumine su conciencia. Hacer lío ya lo ha hecho aunque no parece que este sea el estilo de Bergoglio quien termina de excomulgar a un sacerdote que estaba por bendecir uniones homosexuales. Tomen nota los que todavía no lo tienen claro.

Publicado en Sociedad | Deja un comentario

bikini o burkini el enfrentamiento de dos culturas

Se debe respetar la libertad de todas las opciones, por eso hay playas nudistas y otras que no lo son. De la misma manera el burkini debería restringirse a zonas acotadas a tal fin, porque en principio representa una provocación para cualquier mujer occidental. Por otra parte su uso debe prohibirse en las piscinas, por una mera cuestión higiénica. Yo no entiendo que alguien deba ir cubierta en Arabia Saudita por imperativo de la ley y que en occidente se estén cuestionando las medidas tomadas en determinadas zonas de playa.

Con sinceridad me parece que el mal gusto del burkini afecta directamente a nuestra sociedad. Nos vuelve a meter a las mujeres en la disyuntiva de que nuestro cuerpo poco más o menos que es peligroso para la salud pública. Exhibir palmito con un bañador o bikini ha sido una revolución social durante generaciones. Y es hora de que la gente no se sienta cohibida por estar al lado de un burkini con toda su parafernalia.

Yo entiendo bien que las señoras musulmanas quieran gozar de las sales minerales del mar, pero por favor que no insulten nuestra inteligencia con una moda que está pensada para provocar. Me parece que la máxima siempre ha sido “haya donde fueres haz lo que vieres”, procurando respetar las costumbres de cada lugar. De esa manera nos cubrimos en los países islámicos, entre otras cosas para que no nos apaleen, y permanecemos descubiertas en occidente.

Las modas son volubles, a principios de siglo las mujeres se bañaban con los faldones hasta los tobillos, llevaban una sombrilla para protegerse del sol y un sombrero enorme. El bañador y el bikini hace más de sesenta años que existen, han sufrido todo tipo de modificaciones pero en líneas generales los hay muy discretos y sin ánimo de
provocar la libido de nadie. La playa es un lugar de esparcimiento donde cuanto más cómoda te encuentres mucho mejor.

De manera que reivindico la supresión de ese horrible burkini que produce sofocos con sólo mirarlo, para promocionar la sana costumbre del bañador o el bikini. Y quien se sienta provocado por imágenes de mujeres con poca ropa, tiene el camino del estrecho de Gibraltar para hundirse en las playas de África siguiendo sus ancestrales costumbres. Que al parecer sólo afectan al género femenino mientras que ellos pueden utilizar el bañador sin mayor problema.

Me gustaría verlos con chilaba introduciéndose en el mar, para mantener su cuerpo cubierto de miradas curiosas. Vamos que el burkini no deja de ser una moda impuesta por las circunstancias y que hasta hace muy poco no tenía ninguna incidencia. Lo mismo sucede con el velo, recuerdo haber visitado la Residencia de Estudiantes de Marruecos durante los años ochenta, donde todas las marroquíes estaban occidentalizadas, sin ningún tipo de velo que las cubriera.

Parece que ahora se reivindican tradiciones ancestrales por el sólo hecho de distinguirse entre el personal. Y la cosa toma tintes grotescos en playas y lugares públicos. Por mí pueden prohibir el burkini, como considero que debiera prohibirse el burka. Si una mujer decide taparse hasta los ojos debería estar en su lugar de origen donde esa costumbre no afecta en absoluto a la gente que la rodea. Y no seamos tan supuestamente condescendientes como para permitir esta aberración en nuestras playas. Deseamos la integración de nuestros inmigrantes no una colonización silenciosa y permanente.

Publicado en Sociedad | Deja un comentario

Redes sociales: espejito, espejito mágico

Al parecer el número de seguidores de una página en las redes sociales muestra la alta popularidad de su titular. Sin embargo, no plasma la realidad constatable del número de amigos que uno tiene. Es ya un clásico ese faceboock lleno de miles de amigos y un funeral vacío mientras alguien exclama que tenía una cuenta abultada de seguidores. Hay quien se dedica a hacer amigos al tun tun, sean o no sean famosos por el sólo hecho de pertenecer a su red de contactos. Hay quien calma la soledad de sus días y noches incrementando su círculo de amigos sin conocer a quienes da paso en su cuenta.

La tristeza de este fenómeno, por lo demás viral, lleva a juzgar a los titulares por el número de contactos que muestra y así, en un rifirrafe sobre Messi la popular Lucia Caram rechazaba a su contrincante por tener sólo cincuenta amigos en la red. Como bien le dijo el anónimo de twitter, él no era un famoso al uso, sino una persona corriente. Y según nos muestran los índices sociales de los estudiosos no logramos superar los cien amigos de verdad, en caso de ser afortunados y tenerlos a todos ellos como tal. No, no logramos superar esa red inmensa de amigos que solemos mostrar en pantalla. Son poco los que una vez añadidos interactúan contigo. Y menos aún los que en caso de necesidad acudirán raudos a ofrecerte su paño de lágrimas.

De la misma manera se mide la popularidad de los blogs, algunos con cientos de seguidores, otros con apenas medio centenar. La realidad nos muestra que somos menos seguidos de lo que aparece en los índices de audiencia. Estamos a un paso de no saber bien qué hace que un blog sea leído por cientos y otro apenas pase de los sesenta seguidores. El titular, los buscadores, o sencillamente el destino marcan la agenda diaria de los blogs, perdidos en el marasmo de la red, compitiendo con miles de otros.

¿Se imaginan la cantidad de palabra por minuto que solemos leer?. Acostumbrados a nuestros referentes en la red, solemos soslayar aquellos blogs que no nos llaman la atención, para recalar en quienes suelen aportar algo más a nuestra lectura. Una reflexión, una noticia novedosa, un bulo bien argumentado. Todo cabe en el universo digital. Pero lo cierto es que los contadores son la guadaña que se cierne sobre los digitales, se mide el número de clics que se tienen, el número de entradas, y pasamos a ser significativos o meros convidados de piedra en el gran festín de los medios.

Ante esta volátil sucesión de acontecimientos, lo mejor es mantenerse firmes en nuestros principios. Escribir es un acto de amor, se ama aquello que se dice, se ama aquello que se muestra en la pantalla. Y nada mejor que dejar que nuestro estilo se mantenga a pesar de los pesares. Siempre encontraremos seguidores fieles, a quienes les guste como juntamos palabras.

Desde aquí mi homenaje a todos aquellos que hacen de un blog su lugar de expresión en la red. No es fácil mantener el interés en un medio y que te sigan fielmente. Se terminan por repetir temas, te vuelves reiterativo, pero en cualquier caso es una aventura diaria que compromete con las palabras dichas y marcadas a fuego en la red.

Y por favor, no confundan el número de amigos en la red, virtuales y desconocidos, con esos amigos de carne y hueso que nos esperan para tomar una caña. Los últimos siempre son los que cuentan. Los otros puede que lleguen a ser también importantes, la vida da muchas vueltas.

Publicado en Sociedad | Deja un comentario

Los veinte misterios del rosario

Que poco se habla del rosario en estos tiempos de postmodernidad y meditaciones zen, estados alterados de conciencia y otros métodos de oración. El rosario se ve como cosa de viejas, almas antiguas, rutinarias, metódicas. Y no se observa la profundidad de sus veinte misterios: con sus estaciones de gozo, gloria, luminosos y de dolor. Porque el Papa Juan Pablo II añadió los misterios luminosos y desde entonces los jueves tienen otro color, nos hablan del Bautismo de Jesús, de las Bodas de Caná, del inicio del Reinado de Dios, de la Transfiguración y de la Institución de la Eucaristía. De este modo esa pequeña rutina de rezar padrenuestros, avemarías y glorias, se convierte en una meditación de los pasos más importantes que Cristo dio sobre la tierra hasta su ascensión a los cielos.

Es curioso que la Virgen María en sus numerosas apariciones haya promocionado el rezo del rosario. En Lourdes siempre se les instaba a los videntes a la oración de esta devoción que a Santa Teresita del Niño Jesús se le hacía insufrible. La mística volaba en otros rezos, pero el rosario le suponía un gran esfuerzo personal. Sin embargo ahí tenemos a Benedicto XVI que suele rezarlo mientras pasea acompasando las avemarías y los padre nuestros con el gloria.

Un método infalible de oración que tiene prometidas numerosas gracias para quienes lo practiquen. Gracias que alcanzan también a aquellos por cuyas intenciones sea rezado, tanto difuntos como vivos. Pero insisto, que tiene mala prensa. Que ha sido denostado como rezo infantil y mojigato. Nada más alejado de la realidad, vuelvo a recordar que el rezo del rosario nos lleva a meditar los pasos más importantes de Cristo y que las oraciones utilizadas son las más importantes de la Iglesia.

Eso no quiere decir que yo esté ahora haciendo un pulso con otro tipo de oración, como la meditación o la mental. De ninguna manera no es esa mi intención, pero me gustaría rescatar el rosario del pozo donde algunos lo han abocado. Tanto es así que muchos ni siquiera saben que son veinte misterios y no quince. Tampoco lo aman que ni siquiera lo recomiendan y no hay mejor antídoto para una noche de desvelo que la monótona recitación de esas avemarías para recuperar el sosiego y el sueño.

También es un buen compañero de viaje que hace recorrer distancias con presteza. Basta su recitación acompasada por un buen ritmo de respiración para que el paisaje se diluya entre los dedos. Les dejo sus misterios como muestra de la profunda meditación que conlleva acompasar padrenuestros, avemarías y glorias con los principales sucesos del Evangelio, mostremos su arraigada meditación en la vida de Cristo:
Lunes y Sábado: Gozosos

Primer misterio: La anunciación del Angel a María y Encarnación de Jesús.
Segundo misterio: La visitación de nuestra Señora María a su prima Santa Isabel.
Tercer misterio: El nacimiento del Hijo de Dios en Belén.
Cuarto misterio: La purificación de la Virgen María y presentación de Jesús en el Templo.
Quinto misterio: El niño perdido y hallado en el Templo.

Jueves: Luminosos

Primer misterio: El bautismo de Jesús en el río Jordán.
Segundo misterio: Jesús y María en las bodas de Caná.
Tercer misterio: Jesús anuncia el Reino de Dios e invita a la conversión.
Cuarto misterio: La Transfiguración de Jesús en el monte Tabor.
Quinto misterio: La institución de la Eucaristía.

Martes y Viernes: Dolorosos

Primer misterio: La oración de Jesús en el huerto
Segundo misterio: La flagelación, los azotes a Jesús
Tercer misterio: Coronación de espinas a Jesús
Cuarto misterio: Jesús con la cruz a cuestas, camino del Calvario
Quinto misterio: Crucifixión y muerte de Jesús

Miércoles y Domingos: Gloriosos

Primer misterio: La Resurrección de Jesús
Segundo misterio: La Ascención de Jesús al Cielo en Cuerpo y Alma
Tercer misterio: La venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles de Jesús
Cuarto misterio: La Asunción de la Virgen María al Cielo
Quinto misterio: La coronación de la Virgen María como reina del Cielo y de la tierra

Tengo que confesar que yo me suelo saltar las letanías y que sólo rezo los misterios del día. Pero alguna vez he completado el ciclo de todos sus misterios. Espero que María en su misericordia ruegue por mí.

Sólo me queda instar a mi fiel lector a su rezo diario, asegurándole que en todo momento sentirá la protección de María como intercesora nuestra.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Consumismo efímero

Pasar a escribir directamente en el ordenador fue una situación que nunca pude imaginar. La hoja en blanco suponía correcciones, subrayados, tachones. Algo que no se permite en el ordenador, donde un simple cortar o copiar y pegar, soluciona el engorroso proceso anterior.

Me digo a mí misma que no se escribe igual a mano que en el PC. Porque entre otras cosas la inmediatez del teclado permite el vuelo de la imaginación y se transcribe en el acto, mientras que la mano demora su trazo por minutos.
Sin embargo ya no podría volver al pasado y coger la pluma para deslizarla sobre el papel con mis pensamientos. Hoy ya no hay cartas que escribir, todas se realizan por e-mail, de manera que los niños aprenden directamente la mecanografía como nosotros aprendíamos a juntar letras.

Me gustaría disponer de estudios sobre el tema. Sé que Javier Marías no ha sucumbido al teclado y todavía escribe a mano. ¿Cuántos otros seguirán sus huellas?. Yo diría que la mayoría ya escribe directamente en la pantalla, corrige sobre la marcha y no utiliza papel ni pluma o boli. Tal vez siga redactando una pequeña sinopsis de lo que se quiere escribir. Tal vez, pero lo dudo. Cada día se acomete el papel en blanco y se pasa a llenarlo con prontitud sin demasiados esquemas previos.

Esa inmediatez tiene algunas virtudes, por ejemplo la frescura del pensamiento volcada con rapidez en la página. Y otros defectos, ese mismo pensamiento no madurado, puesto a la vista sin un repaso. Pero es el sino de nuestro tiempo que traspasa a velocidad nuestras vidas, con un simple clic alcanzamos miles de datos y con un simple clic borramos de la memoria aquello que no nos gusta. Ya no se rompe papel, se envía a la papelera del ordenador y desaparece todo lo que nos molesta.

Esta situación es extraña, al tiempo que tiene beneficios para el medio ambiente que no debe reciclar miles de hojas al año. Se imaginan si tuviéramos acceso a esa papelera, cuántas hojas desechadas, cuántas fotos suprimidas, cuántas imágenes que pasan al vacío de la existencia sin más.

Esto da para un pertinaz pensamiento filosófico, todo se vuelve volátil y efímero en nuestra sociedad. Pasan las noticias a la velocidad de la luz, pasan las hojas maduradas en soledad a una exposición que apenas pervive en la red, engullida por miles de otras miradas expuestas en la pantalla de los digitales.

Lo efímero cobra carta de naturaleza. Pensaba que llevo escritos en religión digital 2775 artículos de diversa índole. Y que se deslizan hacia la nada, el vacío, engullidos por sus hermanos más recientes. La memoria se vuelve también frágil y no queda nada de lo dicho, clasificado en el archivo del blog. Es verdad que algunos son rescatados por ese buscador mágico que es el google y leídos años después de ser escritos. Pero la fragilidad de su existencia está sacrificada a la inmediatez.

Este mundo de hoy, consume su dosis de pensamiento y noticias que pronto se verán relegadas por otras de igual calado y olvidadas casi de inmediato por todos. Antes las revistas permitían coleccionar ejemplares y releer aquello que más nos gustaba, hoy ya no es posible, estamos condenados irremediablemente a un consumismo efímero.

Publicado en Pensamientos, Sin categoría | Deja un comentario

Señor del mundo

El libro de Benson sirve para adentrarse en un mundo ficticio donde el humanismo alcanza las cuotas de un totalitarismo al uso. Allí la eutanasia es una medida profiláctica que se utiliza no sólo con enfermos terminales sino también para quienes padecen la falta de estímulos para vivir. Un mundo que ha conseguido vencer a las guerras pero que se siente impelido a luchar contra el catolicismo, la única religión que no le rinde pleitesías a ese humanitarismo que ha conseguido unir las naciones y entronizar a un hombre como líder del mundo.

Narrada con agilidad nos presenta a Oliver Brand como seguidor de ese humanitarismo que propiciará un culto religioso panteísta, con toda su parafernalia y liturgia como sucedáneo de las anteriores religiones que han sido abolidas y usará las abadías e iglesias para ese fin.

El antagonista padre Percy Franklin se mostrará como punto de enlace con el mundo católico. La mujer de Oliver vivirá las medidas de la nueva sociedad con pasión al principio para desengañarse más tarde, cuando el balance de sangre derramada le repugne hasta el hastío. Entonces se aproximará al catolicismo sin que terminen de convencerle sus postulados, pero nos sirve para intuir la tensión en la pulsión religiosa de Mabel que no puede terminar de admitir el humanitarismo derrame tanta sangre, tras haber sido una política mundial que preconizaba la paz y la concordia entre los pueblos.

Mientras el humanitarismo en su intención de socavar a la única religión que todavía pervive al margen del avance de la nueva política destruirá Roma y todo el Vaticano. Pero surgirá una nueva orden religiosa para reforzar el catolicismo y de ella saldrá el nuevo Papa. El último de los Pontífices del mundo antes del advenimiento del Reino de Dios.

Benson imaginó la trama de su obra como una novela fantástica construida sobre la base de una ficción político religiosa. Llegar a narrar los últimos tiempos es toda una epopeya atrevida e inteligente, donde se vislumbra el Anticristo y la persecución hacia la Iglesia católica como única religión que pervive y se opone a esa claudicación moral de toda la sociedad frente al humanismo totalitario.

No hay que perder de vista el hecho de que Robert Hugh Benson era hijo del arzobispo de Canterbury, primado de la Iglesia anglicana. Ordenado al anglicanismo se plantea la cuestión básica de la primacía del Romano Pontífice y se produce su conversión. Para ello influyeron diversas circunstancias, como la conversión de personas muy conocidas por él.

La verdad es que la novela termina por enganchar y permite reflexionar sobre las consecuencias de una sociedad paganizada donde el hombre se instituye en centro del Universo, donde se rinde culto a un individuo que les sugestiona hasta considerarlo el Señor del mundo.

Publicado en el año 1907 ha provocado numerosas críticas, desde las que descalificaban la obra tachándola de catastrófica e incluso de irracional hasta ser enjuiciada desde unas nuevas perspectivas. El libro analiza la dimensión religiosa de la vida del hombre sofocada por el hedonismo en todas sus manifestaciones y se anticipa en el análisis a la sociedad de consumo que nos rodea. El humanitarismo será destructivo porque la dimensión metafísica y teológica del hombre es socavada hasta convertirla en altruismo y filantropía, prescindiendo de Dios.

Publicado en Libros, Sin categoría | Deja un comentario

Al parecer vamos hacia nuevas elecciones

El título lo expresa todo. Un verano donde la casta política sigue de vacaciones sin que el país tenga un gobierno estable y coherente. Un cálido y largo verano de desatinos. Al parecer vamos hacia nuevas elecciones. El sentido de Estado queda desaparecido en combate y las zancadillas personales se imponen sobre el bien común. Supongo que el hartazgo general ante esta situación se manifestará en las urnas. No voy a vaticinar el futuro porque creo que estamos en una situación tan delicada que cualquier cosa es posible. Por tanto, me atengo a los hechos. En la oposición el único partido que ha mostrado capacidad negociadora ha sido Ciudadanos. El PSOE parece abocado al fracaso y la disolución en manos de Sánchez. Y Podemos al parecer ni convence ni vence, agotado en sus propias disquisiciones internas.

Corre el rumor por las redes de que deberíamos hacer un Cónclave político y encerrar a sus señorías en el Congreso, sin dejarlas salir, hasta que la investidura fuese una realidad. Tampoco estaría de más que nos devolvieran los emolumentos recibidos generosamente por un trabajo que no realizan. En cualquier caso, me resisto a creer que España vaya a caer en el precipicio de la mano de unos políticos ineptos y egoístas.

Y puestos a elucubrar una se deja deslizar por un canto a la esperanza. Confío que nuestra oraciones, la de todos los creyentes, devuelvan a España el sentido común. Me gustaría un país sin corrupción y sin desahucios, sin bolsas de pobreza, sin empleos precarios; me gustaría que esa parte de España que hoy quiere decidir sobre su futuro, reconsiderase sus planteamientos, tan alejados de la paz social y de la buena convivencia entre todos. Y puestos a soñar, desearía lo mejor para España: cero paro, más investigación y desarrollo, coberturas sociales con garantías de futuro.

Hay mucho por lo que rogar y mucho más por lo que soñar. En este país hay que ver la realidad tal y como es, con sus luces y sus sombras. No podemos abocarnos al pesimismo, ni tampoco a la abulia de dejar que las cosas rueden por sí mismas. El empuje de la juventud debe ser creativo, dispuestos a dibujar un futuro sin remilgos.

Mientras tanto este farragoso agosto va a finalizar vislumbrando una pequeña puerta que se abre entre todas las que se cierran
. La propuesta de Ciudadanos es de sentido común y la abstención de quienes sólo ponen zancadillas debería ser el camino a tomar. Por la necesaria regeneración, por la inmediatez de un gobierno que apruebe los presupuestos y mantenga el rumbo de la nave cuando parece que va a zozobrar.

Pongamos que no hay elecciones y que se hace una oposición con sentido de Estado. Es el mejor de los escenarios que podemos dibujar. Lo contrario serían las elecciones y un nuevo fiasco para todos, ya en el otoño de este pesado año de incertidumbres y vaivenes.

Me dejo columpiar en el sueño de un pacto que lleve a la investidura de Rajoy que ya es un fiambre político debido al enrocamiento de posturas cainitas que han convertido a España en un país de malandrines.

Publicado en Política, Sin categoría | Deja un comentario

Derecho al aborto

No es algo que me guste recordar, porque obviamente me pesa de algún modo. El aborto en caso de malformaciones o violación eran los supuestos que más conflicto de conciencia me producían. En ellos primaba el derecho de la madre a decidir por encima de cualquier otra consideración. No cargar pesados fardos a los demás era la consigna para resultar permisiva frente al aborto. Sin embargo, los años han pasado, la ciencia avanza, los métodos anticonceptivos están presentes en la sociedad y, pese a todo, el aborto arrolla a su paso como una lacra social. No se trata de supuestos dramáticos, aunque ya es en sí un drama decidir deshacerse de un ser vivo. Se trata de que se ha convertido en un derecho.

Y cuando hablamos del derecho a decidir por parte de una mujer, estamos sepultando a un ser humano entre sus garras. Por eso soy pro vida. No puedo admitir que se trivialice un derecho fundamental del ser más débil, por encima de otro derecho que ahora se ha convertido en ley. Explicarme a mí misma que hace años la sociedad admitía la esclavitud como algo normal o la pena de muerte, me incita a confesar que hoy se está produciendo un genocidio silencioso en la sociedad sin que nadie se perturbe, porque es un derecho social. El asesinato en el vientre de su madre de un ser vivo, produce verdaderos escalofríos si se medita con rigor.

Las largas manifestaciones pro vida, se difuminan. Las protestas contra una ley asesina se silencian. La sociedad prosigue adelante imperturbable como un Herodes cualquiera, dispuestos a dejar que esta realidad perviva en nuestra sociedad, a nuestro alrededor, sin que se inmute ni conmueva nuestro corazón. Y son seres humanos desechados y reutilizados por la industria, convirtiendo sus sacrificadas carnes en fuente de beneficios para los poderos lobbys del aborto.

El mal hunde sus raíces en la sociedad y la corrompe hasta la médula. Podemos convivir con la muerte con total indiferencia y llorar la de un perro atropellado en un arcén. En definitiva lo que no vemos no existe, aunque la atroz realidad diga que desde 1985 han dejado de nacer en España 2,6 millones de niños. La cifra de abortos anuales llega a superar los 244.000 seres aniquilados. Es como para echarse a temblar. Y no me extraña que muchos se pongan a rezar el rosario frente a las clínicas de la muerte. Una oración por esas vidas sesgadas es el acto de mayor caridad que se puede hacer a favor de la vida.

Con el tiempo veremos que algunas leyes aprobadas no son positivas para la sociedad, aunque se hayan convertido en derechos para algunos. Con el tiempo lo que hoy se ve con naturalidad se analizará como la debilidad moral de occidente, el endiosamiento de la ciencia relegando la ley natural al cubo de la basura. La crisis de la sociedad nos pasará factura. No les quepa la menor duda.

Publicado en Pro vida, Sin categoría | Deja un comentario

La agenda mundial de lo políticamente correcto

Hablar de una sociedad que relega el hecho religioso a las catacumbas es cada día más habitual. La apostasía silenciosa aumenta completamente colonizada por el pensamiento dominante de este incipiente siglo XXI y nos lleva a mirar la ventana del futuro con aprensión. La señora Cifuentes en un alarde de prepotencia impulsa esa ideología dominante que va tomando forma en el mundo y que consiste en desterrar el pensamiento cristiano de nuestras calles, sustituido por la ideología de género y todas sus consecuencias. Pensadores cristianos se unen al talante Cifuentes y salen a la palestra a denostar a los obispos que claman por abrir los ojos al pueblo.

Yo no sé si ustedes son conscientes que una vez caído el muro de Berlín, el peligro comunista se desvaneció y a sus faldas surgió el incipiente lobby de ingeniería social. Ver un poco con perspectiva nos lleva a mirar como el pansexualismo y la promiscuidad es la moneda de curso legal hoy en día. Parece que a las jóvenes en especial a ellas, se les exige perder la virginidad en aras de la modernidad. Y el aumento de parejas de hecho por encima del sacramento del matrimonio ya es una realidad apabullante. A la zaga se encuentran también las experiencias de tipo homosexual, hoy se pretende enseñar en las escuelas que da lo mismo carne que pescado, en una especie de colonización mental que el Papa Francisco ha denunciado a los obispos en Polonia, pero cuyas palabras han sido omitidas en aras del dichoso talante y lo políticamente correcto.

En la actualidad no estar a favor del matrimonio homosexual o de la adopción por parte del colectivo se ve con malos ojos. Se habla del pensamiento de Trento y del vendaval del Concilio Vaticano II. Nunca ha habido mayor confusión en los planteamientos. No se puede decir que la doctrina de la Iglesia no sea clara respecto a cómo comportarse en materia sexual. Sin embargo, una buena tropa de teólogos disidentes se aprestan a facilitar esa dulce transición hacia el pansexualismo subrayando que lo moral es una mera concepción social y que no hay nada en el Evangelio que hable sobre el tema en cuestión.

La realidad es muy diferente. El Evangelio está plagado de referencias morales, no obstante nos llevaría mucho extrapolar las citas que hablan con claridad de que la unión hombre y mujer es la vía de relación establecida por Dios y que cualquier otro plan alternativo, no deja de ser un salto en el precipicio hacia la disolución de la sociedad tal y como la piensa el cristianismo. Una disolución que beneficia la manipulación de masas absorbida por el consumismo y el bienvivir por encima de cualquier otra consideración. Una sociedad enferma en sus raíces que no valora la cultura del esfuerzo que pretende recibir todo sin dar nada a cambio.

Si hablar claro supone se denostado por los mass media en un juicio sumarísimo habrá que persignarse con resignación, pero no por ello callar ante el colonialismo ideológico del que habla el Papa Francisco. Un colonialismo que avanza por todo el mundo y del que no se habla con suficiente claridad. En Colombia han salido a la calle para defenderse de la ideología de género en las escuelas, para defender el derecho de los padres a la educación sin sesgos de totalitarismo de aciagos recuerdos. ¿Y en España qué harán los padres?. Tal vez estén dispuestos a entregar la educación en manos de esos organismos internacionales que dominan la agenda mundial.

Publicado en Sin categoría, Sociedad | Deja un comentario