La era digital: un reto para el cristianismo


Hay una cosa que siempre me ha llamado la atención en las diferentes “artes”. Me refiero a la música, la pintura o la escritura. Todas ellas parten de una necesidad vital, son una vocación que mueve a la creatividad por sí misma. Cuando el artista se somete al imperio del mercado, sobrevuela la mediocridad, se banaliza lo más sagrado que tiene la labor creativa, esa unión mística del intelecto con una chispa genial que roza lo divino, aunque el producto no resulte una obra maestra.
La creatividad es un don y la comunicación también. Podemos ser versados eruditos en muchas materias pero si no sabemos hacernos entender, seremos apenas un ratón de biblioteca. Benedicto XVI invita a entrar de lleno en la era digital y a evangelizar los medios. Y esto es muy importante porque ahora estamos asistiendo a la caída de los imperios mediáticos de papel, está naciendo una nueva cultura completamente diferente. La capacidad que tengamos para influir en ella, permitirá que se humanice o por el contrario se convierta en una bestia demoniaca.

Lo estamos comprobando con la lucha titánica de las cadenas televisivas y los periódicos de papel. Ambos han rebajado sus contenidos para hacerse accesibles y ganar cuotas de mercado. Y cuando todo se reduce al mercantilismo, las obras de artesanía se convierten en productos sin alma. No existe la firma del autor. Sucedió algo similar con la desaparición de los artesanos en la Edad Media, sustituidos en la Ilustración por las máquinas que producían a ritmo vertiginoso lo que hasta entonces había sido una tarea artesanal. Siempre está detrás el dinero. Y la cultura necesita mecenas, para no someterse a la esclavitud del consumismo. Porque cuando se generan contenidos de usar y tirar la excelencia desaparece y todo se trivializa.
Sabemos que hay diferentes cuotas de mercado. Y tenemos que respetar la cultura como la capacidad que tiene la raza humana para generar contenidos que elevan el espíritu por encima de la cotidianidad. Gracias a la técnica ahora es más fácil que nunca que los contenidos creativos se expongan con libertad al mercado, sin necesitar de intermediarios. Y qué sucede con la expresión de la fe. Realmente lo estamos viviendo con toda su complejidad. Sucede que se necesita cristianizar la red, la televisión y el cine, como se hizo con la pintura, la música y la escritura.
Internet es un nuevo reto para el cristianismo. Tenemos que generar contenidos que lleven el sello de lo trascendente. Es un envite maravilloso, porque estamos a un paso de poder acceder con el clic del ratón a las obras clásicas de la antigüedad. Podemos entrar en la gran biblioteca universal y además contemplar todas las pinacotecas del mundo. Porque ahora el contenido se genera de manera universal. Y si en el siglo XX la televisión y el cine revolucionaron la sociedad. En el siglo XXI es la era de Internet, no hay vuelta atrás.
Benedicto XVI considera que la Iglesia está llamada a ejercer una «diaconía de la cultura» en el actual «continente digital», «recorriendo sus caminos para anunciar el Evangelio, única Palabra que puede salvar al hombre». Nosotros estamos convocados a influir en el mundo digital. Porque nuestra tarea es sin ninguna duda universal. La oratoria y la escritura, las artes por excelencia de la comunicación se transforman en imágenes y escritos a golpe de ventana. Y exigen nuevos criterios para generar contenidos. La predicación por Internet ya es una realidad. La música se comparte sin límites para pasmo del mercantilismo que quiere cobrar los derechos de autor.
La prensa digital es una muestra de la voracidad con la que algunos aterrizan en la red. Noticias que apenas duran unas horas para ser sustituidas por otras. El peligro es la superficialidad; sin embargo también hay ventajas, muchos más que inconvenientes, siempre que no se convierta en un gran negocio en mano de un pequeño grupo. Porque entonces habríamos entrado de lleno en la sociedad del Gran Hermano. Para evitarlo se imponen principios no sólo humanistas sino precisamente cristianos. Porque son los únicos principios que trascienden lo mercantil.
En Palabras del Santo Padre “la eficacia del anuncio del Evangelio depende en primer lugar de la acción del Espíritu Santo, que guía a la Iglesia y el camino de la humanidad».

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La era digital: un reto para el cristianismo

  1. He leído que Sarkozí ha puesto en marcha una campaña destinada a regalar ejemplares de prensa en papel para aficionar a los jóvenes a leer diarios (de papel). Pienso que el gran capitán europeo Sarkozí esta bien equivocado, cada vez se hunde más la prensa de papel, incluso nos animan de los cuatro costados a suprimir el papeleo de recibos y facturas en papel para recibirlas en documento electrónico. Es una manera se salvar árboles. Los jóvenes franceses se van a reir de su presidente, los jóvenes prefieren internet a todo lo que es papel.

    Me gusta

  2. Es evidente que carecen de ojo. La prensa escrita quedará para las bibliotecas. Cuando llegó la imprenta y la máquina de escribir los amanuenses desaparecieron. Pero siguió la escritura a mano.Ahora todo se hace con un teclado. Las cartas son sustituidas por e-mail. Las máquinas de escribir han desaparecido.De igual modo, poco a poco, la prensa escrita morirá. Gracias a Dios, se dejarán de talar árboles. Y el planeta se recuperará de los daños.El libro digital es el futuro. Y las liberías seguirán existiendo pero como algo exótico. La gente puede ya bajar las obras que desee por la red y leer en casa o imprimir. Ese es el camino que se va a seguir.Saludos

    Me gusta

  3. Tengo que reconocer que en el poco tiempo que llevo en Internet he quedado maravillado ante la enormidad de posibilidades que se presentan. En todos los campos y a todos sus niveles.Pero ya intuyo, y “experiencialmente” podría citar algunos, bastantes peligros.Se trata de un poderosísimo instrumento, de saber, de relaciones, de comunicación, de documentación, de investigación… de información y de poder.Me asusta la rapidez con que evoluciona, se transforma, avanza, ¿avanza?La imprenta fue evolucionando con el ser humano. La era digital va por delante; no sé si llegará la tortuga a pescar alguna vez a esta liebre.El cristianismo siempre se adaptó a las circunstancias, y no siempre lo hizo adecuadamente. ¡Ojalá esta vez acierte!

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s