José Bono y sus cantos de sirena

A Bono le pasa lo mismo que a Zapatero, se ha situado en un mundo de fantasía y quiere seguir anclado en su discurso, porque éste les ha ido dando buenos resultados. Pero lo cierto es que Bono está haciendo daño al católico con principios socialistas y jugando con la buena voluntad de muchos jóvenes educados en el voluntariado y la solidaridad. Por eso insiste que “al final de la vida nos examinarán del amor”. Es un canto de sirena que viene sonando desde hace treinta años; un canto de sirena que captó lo mejor de la vida consagrada. Hoy un religioso que no sienta simpatía por una distribución justa de la riqueza, por la educación, por la sanidad, por las ayudas sociales, entraría en conflicto consigo mismo.

Y ahí están apuntalando el mito socialista en la confianza de que no hay política más social y justa que la del PSOE. Se encargan de magnificar la labor de estos obreros de salón, algunos grupos palmeros que puntualmente introducen su cuña de propaganda pro derechos humanos y otras tantas frases de editorial para granjear la estima del electorado poco crítico. Después de leer sus declaraciones respecto al aborto y ver como acude a tomar la comunión junto a Zerolo, yo no creo en el catolicismo de Bono y dudo de la bondad de sus intenciones.

Creo que ha patinado mucho sobre la cuerda floja. Estamos asistiendo a la realidad cruda y dura; no se puede hacer política de electorado porque eso termina por venir abajo como un castillo de naipes. Y el PSOE ha estado jugando con el bolsillo de los más humildes, de cientos de trabajadores que cotizan puntualmente a la Seguridad Social; ahora quiere penalizar la jubilación; en definitiva sigue sangrando a los más débiles. Y le viene bien mantener la idea de que ser cristiano y socialista es lo más lógico del mundo.

Por otra parte no es asumible ser socialista sin libertad de conciencia, es algo que todo militante debe tener claro. Quien somete su conciencia al partido, no puede ser católico, de manera que muchos optaron por la militancia sindical, antes que cotizar al puño y la rosa. Y ahora que vienen tiempos de vacas flacas, es más necesaria que nunca la coherencia en las propias convicciones. Que le laven la cara en Vida Nueva no ocultará la realidad.

Tener como referente vital a Jesús de Nazaret es una hermosa meta, pero no garantiza lo fundamental, la coherencia entre lo que se cree y lo que se hace. De manera que mientras habla de que “al final nos examinarán del amor”, lo único que hace es cubrirse las espaldas con todos los generosos voluntarios de cientos de asociaciones y el muy ladino, cobrará una pensión vitalicia por ser diputado; que examinen sus bolsillos y su conciencia, pero que no venga a enredar.

La entrevista con Vida Nueva es una pescadilla rebozada a mayor gloria del socialismo cristiano, si es que existe tal cosa. Olvidando por el camino las políticas educativas adoctrinadoras, la perversión de esa futura reforma de la Ley del Aborto, donde su hija puede abortar sin su consentimiento; por no entrar en detalles más radicales pero no menos bochornosos. Hoy ser progresista no es ser del PSOE. El progreso lo defendemos los padres de familia que apagamos el televisor cuando nos ponen la telebasura de serial. El progreso lo defienden los juristas que objetan a la EpC donde algunos proclaman que es natural la experiencia bisexual; el progreso lo defiende quien cotiza a la Seguridad Social durante cuarenta años y ahora le piden que aguante un poco más; el progreso está en las clases medias que sostienen las prebendas de los altos cargos públicos; el progreso no es aumentar el sueldo de los diputados o incrementar el IRPF del asalariado, fíjense que ya no les llamo obreros. Si Pablo Iglesias levantase la cabeza se moriría de vergüenza. La misma que tengo yo en este momento por José Bono, vergüenza ajena.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a José Bono y sus cantos de sirena

  1. JOSÉ BONO Y URBIS VS. CAJA SUR O LA REBAJA DEL SUELDO A LOS FUNCIONARIOS. Rafael del Barco Carreras 24-05-10. Si a diario se añade un nombre a la Gran Corrupción, no es menos cierto que nada hay nuevo bajo el sol. Las fórmulas son las de siempre. Cuando aun no ha terminado el juicio del Caso Hacienda de Barcelona, donde se acusa a Núñez y Navarro de abaratar unos pisos a favor de inspectores de Hacienda, nos salta que Reyal-Urbis hace lo propio con el presidente del Congreso. Urbis una de las inmobiliarias clave en “Barcelona, 30 años de corrupción” y por lo tanto en este juicio. A resaltar que los Núñez son una empresa privada productiva, y Urbis ha servido de siempre para que roben políticos y financieros. Un comentarista añade a mi escrito de ayer sobre el citado en el juicio, Antonio de la Rosa Vázquez, y su hijo, el acusado Javier de la Rosa;“sin duda nuestra granpreocupación es tener un país limpio, algo difícil ya que a lolargo de la historia siempre estánahí”, y no es que “estén ahí”, lo abarcan todo y prácticamente han arruinado el País. Lo de Bono no deja de ser una más de las anécdotas que si me dejan huella (y al parecer no extrañan ni ofenden demasiado a la sociedad en general) es porque a mi por mucho menos ¡muchísimo menos! tras tres años de cárcel me condenan por encubrir a Antonio de la Rosa, pura corrupción la condena y cárcel. Pero existen tantos “bonos”, de derecha e izquierda, que alguien con mi propósito, es decir, entender mi propia vida y circunstancias, me desbordarían, y a decir verdad solo involucro a mis escritos aquellos nombres que remueven, si no ya la conciencia pública, si la mediática de unos atacando y otros desmintiendo o “encubriendo”. Fórmula ésta, la de las acusaciones cruzadas, que permite tejer un tapiz bastante completo de lo que sucedió o sucede. Y sin relación aparente, aunque mucha a mi entender, se interviene Caja Sur. Otro nombre, Castillejo, un cura. De entrada se me ocurre que esa intervención, sumada a otras cajas y caixas, en lo que se ha llamado “intervenciones virtuales”, dejan sin sentido las cifras del famoso decreto en que se rebaja el sueldo de los funcionarios. Por de pronto, se dice, en Caja Sur 500 millones de euros, que serán el doble, triple o más. La Caixa de Cataluña de Narcís Serra, con cifras antes de la fusión de 60.000 millones de euros de “activos” y en práctica “intervención virtual”, necesita y necesitará tras la fusión más que los 15.000 millones de ahorro de las medidas anticrisis de Zapatero. Algún creyente del Sistema me contestará que no tiene nada que ver la rebaja del déficit público con las regulaciones e intervenciones en el Sistema Financiero. Un empacho jurídico o de simples cursillos de economía conducen a esa conclusión. Pero en nuestro País, todo concluye en una “caja única”, Banco de España, y el Sistema Financiero no solo ha desestabilizado los ya imposibles Presupuestos Generales del Estado (o viceversa), sino amenaza acabar con ese “estado del bienestar” tan discurseado. Nunca tan pocos acabaron con tanto esfuerzo ajeno.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s