Don Carnal y Doña Cuarema

La ola de frio nos impide celebrar Carnaval. Hoy alguien me decía que trasladar los acontecimientos al miércoles de ceniza le parecía poco respetuoso con los creyentes. Que aunque no sabía lo que significa la Cuaresma, no estaba bien. El original discurso de la mayoría ha sido curioso, al fin y al cabo todos los años en Cuaresma celebramos las fallas, y el arzobispo actualiza su dispensa para que la fiesta continúe. En ese jolgorio se vive la llegada del ayuno y la abstinencia en nuestra Comunidad; así que la mayoría arreando que es gerundio, salvo que las inclemencias del tiempo lo impidan, en cuyo caso se pospone para Fallas; lo que no cabe duda es que la fiesta se hace. Aunque los evangelistas y los musulmanes no se disfracen ni vengan al colegio, la mayoría está muy motivada, que de eso se trata de dar mucha motivación.

El caso es que reflexionando sobre la cantidad de hiperactivos que se diagnostican en los gabinetes psicopedagógicos, me ha dado por pensar en cómo les hacemos vivir la educación. Semana para Haloween, semana para el otoño, semana para Navidad, día de la paz, Carnaval, día de la mujer trabajadora, día del libro, llegada de la primavera, etc., Me estoy dejando alguna conmemoración, pero pueden captar el trasiego de adornos en pasillos y paneles, con sus horas lectivas dedicadas a tan noble finalidad.

Los niños viven cada acontecimiento como una fiesta, con su correspondiente excitación que les hace estar nerviosos e intranquilos. Los profes nos agotamos por llevar la programación al día, incluyendo estas conmemoraciones; pero la realidad es que el nivel baja mucho, tanto que cada uno progresa según su capacidad. Este paralelismo de la escuela con la sociedad, me viene bien. Es una manera de crear obligación para el consumo y la fiesta, los papás y mamás tienen que ver el desfile de Carnaval con sus retoños rebozados en capas de pintura y papel charol, o bien disfrazados en la tienda de todo a un euro. Pero la foto y la fiesta que no falle.

Lo cierto es que cada día deberíamos parar para tomar nota de lo que pasa a nuestro alrededor. Vivir una fiesta en la que no se cree es un postizo de los muchos de corta y pega que realizamos en la educación. Ni tanto ni tan poco, en un término medio se encuentra la virtud. Tres trimestres dan para tres conmemoraciones. Lo que sale de ahí va de sobrado. Una recuerda como mucho el día del padre y de la madre; la Navidad y la Semana Santa. Ahora hemos inclinado la balanza hacia lo laico, con especial énfasis en las fiestas paganas, y de esa manera tan guay armamos un lío en la cabeza de los menores. Especialmente cuando las aulas son tan multiculturales que cabe preguntarse por qué no se celebra el fin de año chino o se habla del ramadán.

Estas fechas me ponen nerviosa. Las conmemoraciones me ponen nerviosa. Y la pijotada de hacernos vivir a velocidad de crucero todo el año, termina por crear niños alterados. No necesito una psicopedagoga para que me venda la última corriente innovadora en educación. Cuando hace aire, los niños se alteran; cuando lluevo están nerviosos. Pintar máscaras de Carnaval sin saber que la fiesta era un desahogo previo a la Cuaresma, es tanto como querer explicar el ayuno y la abstinencia. No cabe en sus cabezas, ni tiene por qué caber que para eso son niños. Y vete a explicar el tema que algún papá te saldrá con que a su hijo no le hables de religión.

Pero visto el nivel que alcanzan las pantallas televisivas poco más podemos esperar de la sociedad. Estamos de realty show a todas horas, aunque estaría bien que los educadores diéramos un toque de atención. Visto los progresos de estos últimos años con innovación pedagógica puntera que hace arrastrar faltas ortográficas toda la escolarización, no me extraña que Arturo Pérez Reverte nos deleite con una de sus glosas para gilis postmodernistas. Claro que él forma parte de la Real Academia de la Lengua, así cualquiera..

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s