Conviértete y cree en el Evangelio

Estamos en la era de las comunicaciones y hemos de aprovechar para presentar el periodo de la Cuaresma como lo que es: un tiempo de conversión, de reflexión que nos llevará del pecado a la gracia. A la Resurrección. Estamos viviendo cuarenta días que rememoran otros tantos que Jesús permaneció en el desierto. Y hablar del desierto es hablar de crisis personales, de encuentros y desencuentros; momentos críticos donde se zarandean todas nuestras creencias y nuestras ideas. Las tentaciones de Jesús siguen en vigor. Todos nos podemos vender por un plato de lentejas; lo terrible es construir la vida entorno al poder, el deseo del éxito y la satisfacción personal. Los panes que nos ofrecen la tentación de hoy, no son panes para saciar nuestra hambre, sino más bien panes del consumismo; el lujo del fondo de armario para aparentar, para estar al día. Panes de acuerdos poco claros para rentabilizar la empresa a costa de la salud de los trabajadores; acuerdos leoninos para sobresalir por encima de los otros.

Lo cierto es que el desierto es la misma vida cotidiana, si sabemos parar unos momentos para analizar nuestros afanes y metas principales. Y este tiempo de Cuaresma nos sugiere a los cristianos que miremos nuestra vida y analicemos la ruta que nos guía. Porque se trata de estar siempre tras la luz del Evangelio y el deseo de entregarnos a un Amor que todo lo trasciende. Y en mi caso he tenido que reconocer que tengo mucho por lo que convertirme. No es tan importante escribir todos los días, como me venía exigiendo a mí misma. Es mucho más productivo dejar algunos momentos para el encuentro con la Palabra bien sea con la oración vocal o mental; y también para acercarse a quienes más lo necesitan, recordando que todo lo que tenemos hemos de saberlo compartir.

La verdad es que la Cuaresma exige buscar ratos de soledad, de introspección a la luz del Evangelio. Simbólicamente tenemos días de ayuno y abstinencia. Eso se lleva mal con el espíritu de la época, poco dispuesto al sacrificio. A mí me gusta pensar que cuando acostumbramos al cuerpo a ciertas privaciones, estamos fortaleciendo nuestra voluntad, con una finalidad, ser más libres de ataduras ocultas. No comer carne puede ser menos abstinencia que dejar Internet durante unos días. Ayunar de tabaco es mucho más privación para un fumador, que dejar el día en una sola comida. Algo a lo que muchos están acostumbrados para estabilizar su peso.

Pero como sé que muchos están contra las privaciones, los ayunos y las abstinencias per se. Explico que no se trata de hacernos la puñeta. Sino de liberarnos de ataduras para encontrar una purificación de nuestros sentidos a la luz del Evangelio. Cuando abrí el blog definí el humanismo cristiano como un camino de liberación. Pues ahora en estas fechas es cuando más debemos buscar la manera de liberarnos de ataduras. Es cuando buscas más ratos para estar con Dios, sin que solape la obligación semanal, sino por puro deseo de entrega. Pero dar recetas tampoco es lo mío. Cada uno debe encontrar su modo de hacer de la Cuaresma un espacio de desierto, de reto frente a las tentaciones de la vida actual.

Y ya para finalizar, me queda ese acto tan demodé que es la confesión. Abrir el corazón y liberarlo de las ataduras que esta sociedad va imponiendo de manera sibilina es un arte purificador: Nos permite reconocer que somos pecadores; algo a lo que muy pocos están acostumbrados a aceptar; porque el sentimiento de culpa casa mal con la vida ordinaria. Pero el acto de contrición sigue siendo necesario, y el acto de abandono a la misericordia de Dios, un don que debemos humildemente solicitar

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s