Los pistoleros de lo sagrado

Querer hacer una Iglesia plural, abierta a la sociedad, dialogando con la cultura de nuestro tiempo, es como intentar hacer churros sin aceite. Una institución que lleva más de dos mil años influyendo en el mundo y predicando un mensaje de salvación que surge en un pueblo oprimido por una invasión del país más poderoso del mundo, forzosamente tiene que tener aristas que choquen con la realidad actual. Hay que integrar su pasado, no escandalizarse del mismo. Pero lo curioso es como algunos intentan destruir desde dentro, la buena fe de la gente, influir para cambiar y adecuar a sus intereses el mensaje de Jesús.

Esta manera tan original de influir en la milenaria estructura de la Iglesia, es tan antigua como la propia sociedad. Si no los puedes vencer únete a ellos, dice la sabiduría popular. Así que ni cortos ni perezosos todos aquellos que no creen al 100% en lo que dice la Santa Iglesia Católica Apostólica y Romana, se salen por peteneras para hundir sus lanzas sobre cada uno de sus costados. De manera que tenemos religiosos que predican su fe y actúan como políticos con carnet de partido. Ese carnet que te obliga a estar siempre con los tuyos y no oponer ninguna resistencia ni crítica.

Son los Tamayo y compañía. Salen a la luz en tiempos estratégicos para dar a entender que los creyentes nada tienen que ver con la jerarquía. Es más tampoco con sus párrocos. Lo veo todos los días, los fieles acudimos a los sacramentos y nos vamos a casa. Bastante complicada es la vida como para que nos dediquemos a predicar la salvación a los demás. Nos han acostumbrado a ser parroquianos. Aunque algunos más que pastores se siente líderes de su comunidad.

Lean lo que ha pasado en Bilbao, un sacerdote ha utilizado el púlpito para discrepar de la jerarquía eclesial a cuenta del caso Pagola. Tal mismo que un líder sindical dando un mitin en vez de una eucaristía, y negándose a consagrar, como si fuera prerrogativa suya utilizar los sacramentos para aleccionar a los fieles. Lo que llega a mis oídos es preocupante. Si mi párroco se enfada con su obispo me puedo quedar sin confesión, sin eucaristía, etc. Es decir que un sacerdote se hace dueño del cortijo, olvidando que es un servidor de Cristo y que se debe a sus fieles. Que lo suyo es un ministerio, una gracia, un don del que no se puede apropiar.

Pues en esa otra Iglesia es posible, los pistoleros de lo sagrado andan de duelos dialécticos años y años. Entre ellos se esconden los lobos que haciéndose pasar por creyentes sueltan su odio viperino para dividir a los fieles. De esta manera tan original funcionan algunos grupos. Pretenden constituirse en un lobby frente a la jerarquía. No andan lejos de aquellos saduceos y fariseos de Jerusalén. A su manera creen en Dios pero abominan de la Iglesia, no la aman como madre. Confunden las partes por el todo.

Hoy celebramos la Transfiguración. Estar con Dios en oración es una gozada, bajar al llano a la realidad dura y pura del día a día, un combate en el que todos estamos inmersos. Me gusta encontrar gente que ama a la Iglesia, que no la identifica con los defectos de su párroco, para abominar del Vaticano y toda la jerarquía. Lo cierto es que yo no creo en mi obispo, ni en mi párroco. Creo que ellos están revestidos de un sacramento que se nos ofrece desde la última cena. Pero sé que sus actitudes pueden hacen mucho bien o mucho mal, igual que las mías.

Triste noticia que el caso Pagola siga sirviendo de ariete para unos y otros. El sacerdote mitinero ha protestado negándose a consagrar. Creo que es un abuso más gordo que el que pretende atribuir a la jerarquía. Al fin y a la postre Pagola sigue siendo un hombre de Dios y la Verdad siempre sale a la luz en la Iglesia, aunque se equivoque en las formas. Hay que orar más por la conversión de todos. Y no manejar la doctrina para arrimar el ascua a mi sardina

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s