Fábulas que sirven como excusa

Hay narradores que son como encantadores de serpientes, Jostein Gaarder, el admirado autor de El Mundo de Sofía, es uno de ellos. Dotado de una prodigiosa capacidad didáctica nos intentaba explicar la filosofía a través de un relato en el que un padre da a conocer a su hija las principales escuelas filosóficas.

Si Marguerite Yourcenar hubiera considerado histórica su novela Memorias de Adriano, el encanto de su obra se habría desvanecido. Porque aunque todo escritor sabe que el principio de su novela se debe fundamentar en la verosimilitud, no es necesario que el material sea real, bastan unos cuantos datos para crear esa atmósfera de otra época.

Por eso Jostein Gaarder hace una incursión entre la ficción y la realidad utilizando en este caso una carta, la que se supone escribió Floria, compañera abandonada por San Agustín, con quien tuvo a un hijo. El escarceo con el pecado y la culpa le servirá a Gaarder para llegar hasta el atrevimiento de imputar violencia de género a Agustín. Y esto sirve como base a nuestro flamante teólogo Tamayo para hacer apología de la mujer en un infame artículo donde nos vende la novela de Gaarder casi como un hecho literal, mostrando al escritor de Las Confesiones, como un monstruo que sucumbiendo al pecado de la carne es capaz de golpear a su amante. La sutileza del artículo es dejar caer la ficción como supuesta realidad.

Tamayo que exhibe su cátedra de teología de la Universidad Carlos III, no ceja en su papel reivindicador del matrimonio de los sacerdotes y el sacerdocio de las mujeres. Este noble empeño sería loable si se postulase como una opinión, sin sentar cátedra. De la misma manera se podría entender que haya disfrutado de un relato donde se vapulea a un obispo que influyó en la teología de su época y de toda la cristiandad. Lo patético es que utilice la argucia de una novela, y por tanto de la ficción, para llegar donde a él le interesa, destrozar la personalidad de uno de los Padres de la Iglesia, y mostrar que el sexo es la Bestia Negra de toda la cristiandad.

Podría haber profundizado en la sublimación de la carnalidad en aras de una experiencia mística, obras que hablen de ello no faltan, muchas son cumbres de la espiritualidad. Sería conveniente dar a conocer que el apóstol de la no violencia Gandhi, eligió el mismo camino que Agustín, como tantos otros maestros de la espiritu. Pero Tamayo utiliza sus conocimientos para todo lo contrario. No le interesa para nada la fe ni las creencias de la Iglesia, a él lo que le priva es precisamente ir de enfant terrible, papel que le ha dado de comer durante todos estos años, además de elevarle en el pedestal ficticio de pensador con pedrigi.

La novela tiene el peligro de conformar la mente y la imaginación en la dirección que el autor ha previsto. En este caso el morbo y la tesis del pecado y la culpabilidad están asegurados. Pero eso no convierte una obra en excelente, ni da patente de corso para manipular la historia con objeto de que encaje en el puzle del argumento. Sin embargo, en la ficción todo es posible. Y conviene dejar claro que el artículo de Tamayo es prácticamente un pasquín más de esa otra Iglesia que diciéndose creyente, trabaja para demoler los pilares de la cristiandad. Nada nuevo bajo el sol, llevan años vapuleando la fe de los sencillos para horadar los principios del Credo, sin remilgos, a cara descubierta.

Menudo papelón el de Tamayo, líder de los disidentes, patrono de los teólogos ex sacerdotes y ex religiosos. Les va bien viviendo a cuenta de la fe

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s