Manifestación por la vida: el reto de una sociedad quebrada

La fiesta de la vida está en la calle y la suerte de miles de niños por nacer se encuentra en las manos de unos cuantos hombres y mujeres de buena voluntad. Cada vez que se sale al asfalto contra el aborto hay que hacerlo en forma positiva, no contra nadie, sino a favor de la vida, a favor de la familia, a favor de los derechos de los más débiles, de quienes no tienen voz. Hoy España se manifiesta, una vez más, el único deseo es que no se mezclen los temas. Hay que olvidar lo que divide para que podamos sumar y no restar.

No estamos en la misma coyuntura que en 1.985. Pero ahora se sigue jugando al sueño progresista, con cartas marcadas, que nos llevan a la Esparta del pasado, donde los hijos débiles eran arrojados por los acantilados, allí no había ni músicos ni poetas. Buscan votos, que ya no son de izquierdas sino de ideologías cultivadas con esmero durante estos años de democracia. Ideologías egoístas y totalitarias capaces de romper leyes con otras leyes injustas. Hoy es la fiesta que debe mostrar que quienes defienden la vida no tienen carnet de partido, son hombres y mujeres que votan, sí, pero sobre todo que respetan lo más elemental, la dignidad de las personas.

Somos muchos quienes hemos firmado en contra de esta ley injusta y lesiva para el ser humano. Entiendo que no se debe criminalizar a la mujer, pero tampoco crear centros matarifes para solucionar la irresponsabilidad cultivada en campañas de adoctrinamiento. La vida es un bien común universal que debemos proteger, de especuladores sin escrúpulos. Y hoy hay multinacionales dedicadas a patentar su química de muerte o de látex. También hay una considerable industria dedicada a influir en la conciencia social. Nos basta mirar a la ventana del televisor con series y películas que no difunden más valor que el del hedonismo y la violencia.

Educamos todos en la sociedad, pero también nos educan a nosotros, los que nos creemos formados. Y hoy tenemos que dar el do de pecho en la calle, con civismo, con firmeza, sin consignas destructivas. Miles de voces llegadas de toda España. Intentarán devolver la pelota con el latiguillo aprendido: son neocons, ultra católicos, opositores disfrazados de pro vida. Pues bien, no cuela, ya no cuela. Se unen diversas confesiones religiosas, individuos de diferentes partidos algunos con el carnet roto a motu proprio.

Y es que cuando un gobierno antes que defender la economía y el derecho a un trabajo digno se pierde en Ministerios de ideología, está haciendo carrera para perder toda credibilidad frente a sus electores. Y ojo, su propia política les llevará al fracaso, porque la mayoría está desencantada y los jóvenes votantes que quieren contentar son cada día menos, gracias a su fabulosa educación de control de la natalidad. Una población envejecida y harta de sus políticos no puede nunca llevar al progreso a un país.

Una juventud habituada a no esforzarse ni privarse de nada, no está preparada para hacer el cambio generacional. Y esto no es pesimismo, sino simple cálculo matemático. Pero todavía hay esperanza, se mueve, se siente. Los poderes fácticos mundiales están siendo descubiertos. Sus políticas para dominar la voluntad popular se ven cada día con más claridad. No vamos a construir un mundo donde las multinacionales dicten lo que debemos comer, pensar, leer. La rebelión cívica desde las bases evitará políticas fallidas. Somos un pueblo con mucho sentido común, aunque algunos piensen lo contrario. España puede seguir siendo ejemplo para el mundo, sólo necesita gente con principios para dejar de ser una sociedad quebrada.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Pro vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s