Los gurús seudocristianos mienten

Estamos a un paso de la Semana Santa, la Iglesia se viste de gala para dar paso al misterio de la cruz, que se desvelará con la Resurrección. Esa es la esencia de nuestra fe y algunos la quieren cambiar. No admiten el dolor, como obra de un Dios que es padre y nos ama. Efectivamente visto así parece una contradicción insalvable. Pero no se trata un Dios sádico que disfruta enviando a su hijo a la muerte más atroz. Se olvidan que ese Dios se hace hombre para compartir la impotencia de la injusticia y la sin razón de tanta maldad en el mundo. Y se hace hombre para ofrecerse al mismo nivel que todos los crucificados del mundo. Para morir en un aparente fracaso de proyecto vital. No obstante, todos sabemos que no fue así, que tras esa muerte se encuentra la Resurrección y con ella la promesa de que a todos nos espera la misma suerte en manos de la Divina Misericordia.

Lo digo un poco cansada de leer y oír personas que se dicen católicas y reniegan de la cruz. No podrían sufrir la impotencia frente a una enfermedad, ni frente a una injusticia. A todo ello le da sentido la cruz. Porque nuestro aparente fracaso puede ser oblación. Y además porque nuestra oración puede ser fructífera y corredentora. No es cierto que Dios quiera nuestro dolor, quiere que vivamos felices. Pero es evidente que algo se truncó en ese camino hacia la felicidad. Algo que nos rodea y de lo que no podemos liberarnos por nosotros mismos. Sin embargo, nos ofrece siempre una puerta, un salvavidas. Y a cada uno según su particular manera de ser. Por eso es tan importante respetar a los demás. No somos calcos unos de otros y la convivencia puede ser un infierno si no hay un mínimo de buena voluntad y también de sacrificio personal.

¿Por qué huye todo el mundo del dolor?. ¿Tienen miedo?. ¿No lo aceptan?. La misma vida comienza con un parto doloroso. ¿No es eso un camino, una señal que advierte lo mucho que va a costarnos encontrar la felicidad?. Esa felicidad que es plenitud y que aquí solo podemos balbucir con pequeños bosquejos. Miente quien dice que Dios no quería la cruz para su hijo. Fue Dios mismo quien se hizo hombre para compartir el fracaso de la muerte indigna, que tantísimos seres humanos padecen desde que el mundo es mundo. Si eso no se comprende, la fe se derrumba al primer contratiempo, como se derrumban los matrimonios que se construyen sin una sólida base de entrega y sacrificio personal.

Es cierto que no podemos cargar las tintas en el dolor. Que no es sano reconcomernos en estúpidos escrúpulos. Pero no caigamos en las manos de los gurús de la Nueva Era, que pretenden sanar nuestro interior con mantras suaves de músicas celestiales. La vida es dura, y sin embargo tiene sentido. Y el dolor asumido y ofrecido, tienen sentido. Y quien diga que eso no es cierto, miente. Hace una seudoteología desmitificadora que ya no es católica y si mi apuran ni tan siquiera cristiana.

Yo puedo enamorarme de las palabras bellas y hermosas de un poema, pero eso no me debe hacer olvidar que tengo que ganarme el sustento todos los días y hacer una serie de tareas responsables para que mi convivencia con los demás sea la mejor posible. Y en ese aprendizaje estamos todos en el mismo barco. Unos lo tienen muy fácil, pero otros por muy extraño que nos parezca son condenados a una mísera existencia. Y nosotros tenemos que liberarlos de sus cadenas pero también ofrecerles un sentido a su vida. El sentido del dolor, de la injusticia, lo trasciende nuestra fe. No le suprimamos ni un ápice de su terrible suerte. Está ahí desde el parto de la humanidad. Y sólo finalizará cuando llegue la Parusía

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s