El totalitarismo islamista avanza y nadie dice nada

Me importa poco que me digan que el título es provocador. ¡Qué narices!. La invasión del Islam es tan evidente y sus votos tan preciados que nuestro Zapatero de talante y ceja al bies les ofrece en bandeja de plata lo que quieran. Y no me olvido de esa liga laicista que está al quite para denunciar que el himno de España se toca en las procesiones y que los militares acompañan las imágenes e incluso las llevan a hombros. Esa misma liga es pro islamista, al igual que los teólogos del socialismo zapateril.

Admito que no me produce ninguna gracia que unos cuantos musulmanes austriacos se hayan paseado por la mezquita de Córdoba, catedral consagrada, y les haya dado por hacer sus rezos provocativos, encima con agresión al guardia de seguridad y a la policía nacional que se vio obligada a detener tal atropello. Alguien debiera decir que la mezquita está edificada sobre un templo cristiano. No es broma que algunos niños musulmanes estén siendo educados en las madrazas para reconquistar la tierra de Al-Ándalus. Ante tales afrentas una se siente con sangre cruzada. Se entiende lo que quiero decir, ¿verdad?. Todavía estoy esperando la protesta del web islam por el feo de los musulmanes austriacos.

Y un toque de narices así, no me impide reconocer que yo me quedo con la persona, no con sus filias o sus fobias, pero las bofetadas me parece oportuno devolverlas, es una mera reacción de autodefensa. Por eso temo que la interculturalidad resulta imposible con una cultura tan invasora como la del islam. Mientras no se vuelvan demócratas que permiten la libertad religiosa, ir construyendo mezquitas con dinero público es una idiotez de la que más tarde o más pronto nos tendremos que arrepentir.

De entrada los laicistas no protestan por minaretes, velos o burkas, sino porque en una sociedad con siglos de presencia cristiana, los militares sigan saliendo en procesión por Semana Santa. No creo que ningún militar termine en el cuartelillo si hace uso de su libertad religiosa, por lo que deduzco que las procesiones no son impuestas sino voluntarias. Dentro de poco denunciarán que existan desfiles de moros y cristianos, porque ofenden a una cultura que busca imponerse a golpe de martillo. Y se cargaran de un plumazo la fiesta con siglos de arraigo.

Los nazis entraron desfilando en Austria al paso de la oca y a quien no le gustaba su presencia se le dio la posibilidad del exilio, pero luego machacaron Europa y ¿saben ustedes quienes eran los colaboradores del nazismo en África?, los mismos que hoy votan socialismo por interés especial en esa ideología de la Alianza de Civilizaciones que les permite pasearse con libertad por todo el territorio de la Unión Europea. Cuando cambien los vientos de compadreo les veremos en su verdadera salsa, la misma del perejil.

De momento entran aquellos que aspiran a una vida mejor, esos son tolerantes y se adaptan, pero ya vienen las remesas de otros que imponen el velo a niñas de ocho años y exigen el menú escolar sin cerdo. Tienen la pretensión de pedir como derecho lo que atañe a su cultura y religión. La tolerancia tiene poco que ver con la estupidez y eso es lo que hay en grado supino en nuestra tierra. Nadie denuncia que un musulmán convertido al cristianismo se juega la vida, mientras que a un cristiano que se hace musulmán no le sucede nada. Son dos varas de medir tan diferentes que me parecía oportuno destacar

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s