"Las leyendas negras de la Iglesia", según Messori

Estoy leyendo “Las leyendas negras de la Iglesia” de Vittorio Messori y a mí que siempre me ha apasionado la historia, este libro me tiene fascinada. No deja títere con cabeza. La duda sobreviene de inmediato, la historia la cuentan y se la inventan algunos, al menos la de ir por casa, esa de la que no presumimos porque tan solo tenemos unas nociones básicas. Pero amigos, lo que nos perdemos entre las nobles estanterías de libros con solera, esos investigadores eclipsados por el pensamiento dominante, capaces de dar la vuelta al calcetín y a los que recurre Messori para abrirnos los ojos.

Hacer un resumen de este libro es airear que Isabel la Católica y el descubrimiento de América fueron providenciales. Y claro vendrán ahora a hablarnos de la Inquisición olvidando que los supuestos abusos clericales, eran como los de ahora una ínfima minoría con respecto a la totalidad. Sería conveniente desvelar que las naciones en liza con la España católica y conquistadora, tenían un especial interés por ganar la partida a los españoles. Pero la empresa se realizó de modo diferente, como corresponde a un credo diferente, por un lado una protestante cuya cabeza de la iglesia era una mujer a diferencia de unos reyes que pusieron como principal empeño de su conquista la evangelización.

No me lapiden, lean el libro. Vale la pena descubrir que esa maldita leyenda sobre la expulsión de los judíos fue una reacción política llevada a cabo por casi todos los países, y supongo que cuando llegue a la expulsión de los moriscos volveré a entender que las razones coyunturales eran las que marcaban el rumbo de la política. Mientras los turcos invadían Europa, tener el enemigo en casa con permanentes revueltas, no resultaba muy prudente.

Pero no entro en todos los detalles que difuminan los recelos sobre la Evangelización en América, cuna de una cultura nueva, completamente autóctona y mestiza. Mientras en Norteamérica se exterminaba a los indios a quienes no se les consideraba dignos ni tan siquiera de evangelizar. El caso es que Messori me explica unas cosas que nada tienen que ver con la visión marxista de la historia de España y del Mundo que tuve que leer y empollar en mis años de estudiante. Donde las gestas épicas de los españoles eran batallitas a olvidar, porque nos avergonzaban diciendo que sometimos una cultura imponiendo una fe.

Ahora se descubre que Stalin y Hitler fueron aliados en los inicios de la segunda guerra mundial, hasta que el último lo traicionó y los comunistas se sumaron a los aliados. Estos hechos son explicados a la perfección en una memorable película como Katyn, donde todo un batallón polaco es asesinado con una frialdad a la altura del genocidio étnico de la antigua Yugoslavia. También nos habla de los masones y las sutiles raíces con la Revolución Francesa y con la Independencia de las Colonias españolas. Aquellas filias y fobias persisten en la memoria colectiva bajo el ardor de la libertad, la igualdad, y la fraternidad, con la que asesinaron a los campesinos católicos que no deseaban someter su fe a una Revolución.

Y por fin he entendido por qué hay tantos recelos en firmar la declaración de los derechos humanos, por parte del Vaticano, que tiene muy claro como el ser humano está sujeto a la voluntad de Dios. Mientras que en las Constituciones liberales se olvidaba este principio fundamental. Dejar en manos de la voluntad de los hombres los derechos y deberes, olvidando el decálogo, ocasiona en no pocos casos que se pueda perder la conciencia y el respeto de unos hacia otros. De esa manera podemos legislar sobre la manipulación de embriones, a favor de intereses que son ajenos al bien común.

Pero no voy a alargar más el tema, vuelvo a leer a Massori, con mucha paz, en la confianza de que la Iglesia está asistida por el Espíritu Santo y siempre pese a sus pecados actúa hacia el bien común, el que nos reconcilia como hijos de Dios.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s