Las cenizas de La Memoria Histórica alcanzan al juez Garzón

Hoy me he dado de baja en un sindicato que no voy a nombrar, no es irrelevante que esté relacionado con el Sr. Garzón y lleve entre ceja y ceja el guerra civilismo de la Memoria Histórica, esa que empezó con una felonía y, prosigue como las cenizas del volcán en Islandia, esparciendo su sombra con una mancha que aumenta por momentos. Hubo una búsqueda de la reconciliación que otros se afanan en boicotear. Que ahora vengan desde las más altas instancias a remover el pasado pidiendo una tumba para las víctimas de la guerra, hace olvidar que muchos de ellos estarán desaparecidos; ¿surgirán ahora los bisnietos al estilo de la Plaza de Mayo, en Argentina, con sus pañuelitos en la cabeza?; es un bochorno que no merecen las verdaderas víctimas, esas que son independientes del lado donde cayeron.

Digo que es un bochorno que se mueva a la opinión pública por semejante espantapájaros situado en el centro del debate político y social para hacer olvidar la realidad monda y lironda de este país. Los muertos pueden tener sus homenajes, aunque más de uno no lo mereciese, que ya sabemos demasiado bien como se apresuraron de un lado y del otro presas del gatillo fácil de unos cuantos exaltados de ambos bandos.

Pero aquí nos dimos una tregua común en la Transición, se hizo borrón y cuenta nueva, al menos así creíamos muchos que se solucionaba el drama de las dos Españas. Y mira por donde ha tenido que abrir el polvorín del pasado un nieto que no sabe perdonar. No es raro que estas cosas sucedan buscando un enfrentamiento y olvidando aquella reconciliación que supuso los albores de esta democracia. Queríamos una libertad sin ira, y nos han dado un juez dispuesto a cualquier cosa. Y lo cierto es que el mundo está lleno de álbumes del horror, les invito a ver una película, Ciudad de Vida y Muerte, para comprobar que las guerras son siempre injustas para la población, con independencia de quien las gane.

La película recorre los horrores de los japoneses en su invasión de la capital China, Nanking, allá por el convulso 1937. Y en una magistral exposición de las mezquindades a que se puede someter a una población, asistimos a la entrega de centenares de esclavas sexuales chinas, por imperativo del ejército invasor. Otra felonía similar sucedió en Katyn, a manos del ejército rojo comunista se fusiló de modo sistemático a miles de soldados polacos desarmados que, eran como mucho presos de guerra, amparados por los derechos internacionales. Para conmemorar este genocidio iba todo el gobierno polaco a Katyn cuando se estrelló el avión que les llevaba hacia la reconciliación.

Me pregunto si ahora saldrá algún juez estrella para pedir por la memoria histórica de estas víctimas, silenciadas durante años en su tragedia. También se podría acusar al actual gobierno japonés por aquella sangría de Nanking y los abusos sistemáticos a las mujeres chinas, condenadas a ser esclavas sexuales, un día y otro, durante horas interminables de vejaciones que provocaban incluso la muerte o la locura.

Es imprescindible ir a recordar otras víctimas porque para mí todas tienen su lugar en la memoria, y la mejor reparación que se puede hacer es reconocer los errores para que no vuelva a suceder lo mismo. Ese es el fruto de la reconciliación, que cualquier Jefe de Estado con vocación de servicio, debe intentar conseguir. Pero mitificar el pasado puede provocar absurdos judiciales. Los derechos humanos desaparecen en los conflictos cualquiera que sea el bando y la razón que justifique la guerra. La matanza de cientos de miles de japoneses en las bombas atómicas lanzadas por EEUU, muestran esa desfachatez que convierte a unos en víctimas y a otros en verdugos, con la sutil ironía de la historia. También aquello fueron crímenes contra la humanidad, así que vayamos preparando al Tribunal de la Haya para reclamar por esas víctimas inocentes que cayeron del lado de los vencidos. Seguro que encontrarán en el juez Garzón el valor y la decisión de llevar el proceso penal a su término.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s