Los debates previos a la Reforma de la Ley de Libertad Religiosa

Monseñor Martínez Camino, portavoz de la Conferencia Episcopal, se ha mostrado partidario de aceptar el velo islámico en base al artículo 16 de la Constitución, donde se especifica que no se puede prohibir el ejercicio de la libertad religiosa en todos los ámbitos. Teniendo muy presente que algunos piensan saltarse ese artículo para arremeter contra los crucifijos en la vida pública, era de esperar que el secretario general de la Conferencia Episcopal hilara tan fino. No es la primera vez que sale el problema del velo en las escuelas. Curiosamente se utiliza a los retoños de los islamistas más combativos para tomar el pulso a la sociedad.

Yo me he manifestado a favor del velo en la vida pública. Una debe poder vestir de acuerdo a sus convicciones y a sus gustos personales, siempre que no atente contra el decoro general. En ese sentido yo también apuesto por la libertad, sea símbolo religioso, cultural o, de sumisión al varón. Allá ellas con sus filias, si no son capaces de soltarse la melena, ya se encargarán sus respectivos familiares de atar su libertad a la pata de la cama. Es cuestión de tiempo, todos sabemos que Eurabia está a un tiro de piedra. Por eso algunos prefieren respetar la pluralidad religiosa y otros proclamar el laicismo más casposo.

Pero el debate está viciado y lleno de contradicciones. La pluralidad religiosa debe permitir el velo en los lugares públicos, pero no la imposición a una menor de edad. Porque la Comunidad Educativa tiene que legislar a favor de los menores. Podrá no inmiscuirse en su derecho a seguir el precepto del Corán todos los viernes, pero sí puede suprimir el velo en las escuelas como medida consensuada por el Consejo Escolar, de la misma manera que se prohíben los piercingss o los ombligos al aire. Sencillamente por respeto a la pluralidad, no por discriminación hacia ninguna creencia, ni por ninguna islamofobia.

En ese sentido creo que la sociedad laica tiene mucho que decir y puede hacerlo sin contravenir el artículo 16 de la Constitución. Resulta hilarante que ahora se esté comparando el velo de una monja con la de una niña de nueve años en un colegio público. Son dos temas completamente diferentes. En el primer caso, se han hecho unos votos y es una opción personal tomada por un adulto. En el segundo, es manifiesta la intención de someter a una menor a una peculiar discriminación visual del resto de la clase.

Es muy diferente que una universitaria quiera ir a las aulas con velo a que una niña de nueve años acuda a educación física con el mismo. Y eso no tiene nada que ver con los símbolos religiosos, porque no tienen la misma repercusión ni higiénica ni social. Una cosa es respetar las creencias de todos los ciudadanos y otra llegar al saltarse la normativa de un Centro Escolar que ha pactado un Reglamento de Convivencia en el Consejo Escolar, formado tanto por profesores como por alumnos y padres de alumnos.

Y si esto se tuviera claro nadie debiera caer en ese tipo de provocaciones, alimentadas en cuenta gotas. Mientras, la señora Bibiana Aído, feminista de tacón alto y socialista de salón, está ajena a esta polémica que atañe a los derechos de las niñas, sometidas por una cultura medieval. Yo es que por ahí no paso, al menos lo digo alto y claro. Los padres tienen derecho a educar a sus hijos en las creencias que ellos estimen oportunas, pero la escuela debe estar ajena a símbolos que atentan a la higiene o a la convivencia.

Vuelvo a repetir que lo que se oye de boca de niñas islamizadas es cuanto menos chocante, respecto al resto del alumnado. Llegando a afirmar que Alá las castigará por dejar al aire sus brazos y cabezas. Sin embargo hay muchos musulmanes demócratas, que admiten sin problemas que dentro de la escuela las niñas nos lleven velo. Otra cosa es buscar un debate que divide a la sociedad, en momentos previos a la Reforma de Ley de Libertad Religiosa

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s