Los pecados en la Iglesia a Fátima

Con la que está cayendo y al Papa sólo se le ocurre pedir penitencia y purificación de la Iglesia. ¡Qué poco moderno!. Si nos habíamos olvidado de la confesión, no digamos ya lo que supone la penitencia, admitir los errores, reconocer los pecados. Lenguaje de Trento, pura carcunda alejada del buen rollito de las últimas décadas, en las que el pecado había desaparecido del púlpito. No se llevaba hablar de la fe en esos términos. Varias décadas en la escuela del Dios Amor que todo lo perdona y a quien no debemos satisfacer ninguna pena. Y volvemos la mirada a Fátima donde se dirige Benedicto XVI para encontrar unos secretos desvelados que hablan de penitencia, oración y pecados. ¡Uf qué mal rollo!. Estos papistas vuelven a las andadas, dirá más de uno.

No quiero ni imaginar el análisis que van a realizar las brillantes plumas de los columnistas de pago. No basta con pedir perdón por los pecados o clamar por la justicia que se debe a los vejados, hay que demoler la curia Vaticana que acumula el polvo de dos milenios. Hacer limpieza y respirar aire puro y sano, claman los más audaces, aquellos que desean la Iglesia anonadada. Otros baten palmas porque el Santo Padre ha cogido el toro por los cuernos, tanta modernidad, tanto confraternizar con otras corrientes religiosas, ha llevado a unos sincretismos que ya ni siquiera son católicos. Volvamos a la antigua liturgia, la que nunca fue derogada y se olvidó en un rincón del cuarto trastero. El Motu Proprio es el camino de regreso a casa, oropeles fastuosos en el altar, puntillas y bordados, pedrería. ¡Madre de Dios se cargan el Vaticano II!. No, se cargan todo el protestantismo adherido en la piel bajo las uñas, dirán los más ufanos.

No lo sé, tampoco importa. Creer en Dios establece una relación personal que si no se da, para nada sirven los intermediarios divinos. Una religión que sea ideología moralista, está vacía de contenido y eso es lo que intenta explicar a voces Benedicto XVI. No hablamos de leyes morales, sino de voluntades entregadas a favor de la humanidad, porque del mismo modo se ofreció Jesucristo por el mundo. Voluntades que buscan unirse al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Y de teología que hablen los teólogos, ellos no aumentan con sus florituras la fe, tal vez expliquen algo de lo numinoso, pero a Dios sólo se le encuentra en lo interior, en el rincón más personal del ser humano, allí donde sólo Él puede llegar, sin que nadie sea juez para dictaminar si esa es la fe del carbonero o lo que otros llaman fe adulta.

Lo vemos en Fátima, lo más insignificante llamado para llevar la luz a los hombres. Tres pastorcillos de una pequeña población que ni sabían ni conocían quién era el hombre vestido de blanco que caía herido junto a miles de víctimas. Dos guerras mundiales, nuestro propio conflicto con miles de mártires, no son pocos datos para ir haciendo encaje de bolillos con las declaraciones de Fátima. Lo que no cabe duda es que, aún en la más crítica de las situaciones, el auxilio a la Iglesia está garantizado hasta que Dios quiera. Por tanto nuestra fe es una fe de recia esperanza. No hay que temer las crisis, de las que se sale siempre renaciendo como el ave Fénix.

Hoy en cualquier oculto rincón del mundo, hay cristianos capaces de santificarse en la vida ordinaria o en la vida religiosa. Y esa realidad no la pueden oscurecer los pecados que arrastramos hasta los brazos misericordiosos de Dios. ¡Gracias, virgen de Fátima!.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s