Rogemos por Zapatero que buena falta le hace

Es increíble el momento histórico que estamos viviendo. Un socialismo que se deshace en voces populistas y demagogas que hoy pactan ayudas y mañana rompen la baraja para llegar a disminuir los salarios y congelar los subsidios. El modelo socialdemócrata se ha roto en manos de Zapatero, incapaz de contener a los depredadores bursátiles y los manirrotos de la Banca. Ellos fueron los líderes de esta catástrofe que nos abocan a una crisis global. Dicen que a Zapatero le han parado los pies, le han forzado a romper su modelo buenista de alianzas y pactos. Poco nos importa a los ciudadanos de a pie que hoy nos sumamos a la indignación de millones de hambrientos. Unos roban y otros pagan. ¿Quién mete en cintura los paraísos fiscales?. ¿Quién recorta las comisiones ilegales?. ¿Quién disminuye y congela los salarios de los Consejeros de Administración de cientos de empresas?. ¿Por qué hay jubilaciones blindadas?. ¿Dónde está el recorte en los suelos de grandes ejecutivos?.

Un gobierno socialista que se apresta a esquilmar los bolsillos de sus funcionarios, es un gobierno manirroto que no supo poner freno al gasto público, ni hacer los deberes como procede. Ese patético baile de fantasmas que ofrecen los diputados en sus escaños es para llorar. Ellos vociferan entre sí mientras otros llenan las colas del INEM y sobreviven con las ayudas de Cáritas. En definitiva somos siempre los ciudadanos de a pie quienes salvamos del descalabro a un Ejecutivo que debiera dimitir.

¿Y qué hacen los sindicatos?. Esos miles de liberados que viven a cuerpo de rey con subvenciones del gobierno, incapaces de justificar sus salarios, que no defienden al trabajador sino a su gran mentira hecha de consignas sacadas del armario de los tiempos. Pues nada, van a los suyo, cuatro protestas y a cobrar. Se han convertido en correas de trasmisión del poder.

Frente a todo ello ¿qué dice la Iglesia?. La oferta es clara, moderación y redistribución equilibrada de ganancias. Es un modelo de justicia social que no está cimentado en el máximo beneficio, sino en la mayor cooperación. Cuando la ambición de unos pocos enturbia el bienestar de muchos, es hora de poner límites a esas ambiciones. Debiera existir un control más claro de las cuentas, especialmente de las que no son claras y cristalinas.

Hoy celebramos nuestra Sra. de Fátima y más de una rogativa le vendría muy bien a nuestro desprestigiado presidente. La fe mueve montañas, especialmente cuando parece que todo se hunde, brilla una luz en el horizonte. Es la luz de Cristo que habla de los bienaventurados. De aquellos que sufren y lloran, sus predilectos. La Iglesia siempre los ha considerado sus joyas más preciadas. Nuestra Sra. de Fátima pidió claramente penitencia, sacrificio, oraciones. La Iglesia debe purificarse para poder purificar a la sociedad. ¿Seremos capaces de crear un nuevo modelo de sociedad, más justa y más humana?. Depende de todos nosotros. No callemos ante la desfachatez. Sepamos estar junto a quienes más lo necesitan. La caridad sin la justicia se convierte en beneficencia, casi un insulto al ser humano.

Hoy están más lejos que nunca Los Objetivos del Milenio, las frases huecas resuenan en los miles de desplazados de decenas de conflictos. En los miles de pobres que pueblan la geografía del planeta. Los ricos no quieren soltar ni siquiera las migajas para que coma el pobre Lázaro.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s