María Auxiliadora rogad por nuestra patria

Pensando que estamos en el mes de María y que hoy celebramos la memoria de María Auxiliadora, no sabía bien como trasmitir la gratitud hacia la Virgen. No es frecuente hablar de la pureza en estos tiempos, cuando la educación sexual está trivializada entre los más jóvenes. No existe pudor en la calle, es frecuente ver subir al altar mujeres con hombros desnudos o faldas cortísimas. Una no quiere ser puritana, ¿pero no habrá una educación para mantener el decoro en la calle, sin llegar a los extremos de tener que cubrir a la mujer con un burka porque ofende la mirada del varón?.

Lo cierto es que entre un lado y otro hay un abismo que debería tener un puente de comunicación. Las mujeres musulmanas ofenden la mirada de las occidentales con sus vestidos hechos a medida del varón quien domina el territorio. Pero también es verdad que en esta parte de la geografía hemos perdido mucho recato, tanto que más de uno no sabrá en qué consiste. Y hablar de María es hablar de la pureza, de castidad, de decoro, de una mirada limpia. Hablar de María es aprender a ser como ella un instrumento en manos de la voluntad de Dios, capaz de lanzar un FIAT desde la cima de un acantilado.

Llevar a María a las aulas, mientras se bebe en la fuente de la obscenidad en tantos programas y series televisivas, es tan difícil como escalar el Everest. Pero no es imposible, porque nada hay imposible para Dios. Hoy educar en la pureza, en la castidad, requiere cierta locura personal del tipo de ese FIAT mariano. Y en esta fecha de María Auxiliadora, a mi me ha parecido conveniente rezar por todos esos jóvenes que están entre la frontera de la infancia y la juventud, justo en ese tramo en el que los educadores de los Centros les van abrir la mirada a la reproducción con el típico eslogan de póntelo, pónselo.

No quiero pensar que haya pecado en el sexo, lo hay más bien en utilizarlo como un objeto en el que se abusa del otro y, pienso en María que aparece sublimada, casi como un mito, libre de pecado. ¡Qué será eso Señor, cómo se puede estar libre de pecado!. Cualquier comparación con ella es imposible desde el ámbito humano. Y esa figura se convierte en Madre a la que podemos acudir en cualquier momento, porque ella es la que ruega por nosotros. Y siempre ha sido así desde los tiempos más tempranos de la cristiandad.

Encontrar jóvenes con la mirada limpia, preservar su castidad, educar para vivir el matrimonio como un sacramento que requiere del auxilio de María, para superar las dificultades que la vida, es algo inaudito en nuestra época. Sin embargo, estoy segura que esta sociedad no es más pecadora que la de hace siglos. En todo tiempo y lugar ha existido el exceso y la mirada sucia. Hubo una época en la que las jóvenes consagraban su pureza a María, hoy parece impensable. Hemos saltado al otro lado y ya nadie cree en la pureza de los jóvenes. Y no estoy hablando exclusivamente de ellas, sino también de los jóvenes que tiene como ejemplo la imagen de San José como varón virtuoso.

Pero los hay, y han tomado el relevo como un reto. Llevan el anillo de la virginidad. No sé si esas cosas son necesarias, presumir de aquello que está reservado a quien debe compartir contigo la vida, no puede ser una cuestión de moda o reto personal. Pero ahí está el movimiento. ¿Será que en la vida todo es cíclico?. Solemos pasar de un extremo al otro. Ahora me entero que después de cuarenta años la imagen de María Auxiliadora vuelve a salir en procesión por las calles de Valencia. Parece que algo está cambiando o que vuelve a surgir la necesidad de lo trascendente en nuestras calles, no sé, a mí me lo parece. Vigilias de Pentecostés. Oraciones ante el Santísimo. Rosarios antes de la Eucaristía.

No podemos dudar que la oración a María hace posible que la Iglesia siga unida. ¡María Auxiliadora, rogad por nosotros!. ¡Rogad para se mantengan fieles los jóvenes virtuosos!. ¡María Auxiliadora, rogad por nuestra patria!.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s