Hacen falta nuevos aires en la Curia

Son muchos los que desean una reforma de la Curia que airee la atmósfera del Vaticano. Una reforma donde la mujer tenga su cuota de igualdad de condiciones, aunque se le haya vedado el acceso al sacerdocio. Porque la población de religiosas dobla a la de religiosos y, las parroquias funcionan gracias a las voluntarias que cubren de sobra las necesidades perentorias del párroco. Que esas miles de mujeres entregadas a la Iglesia no puedan tener acceso a la elección del Papa, o de los obispos, es anacrónico. De la misma manera que es injusto que se excluya a los laicos, por motivos históricos en el gobierno de la Iglesia. Porque eso convierte a ésta en un club de solteros cascarrabias, que condena al ostracismo a la mitad del género humano. Y eso tiene que arreglarlo el Vaticano. No puede empeñarse en mantener la misógina de la Curia.

Es cierto que un padre de familia se debe a los suyos y es más fácil disponer de aquellos que no tienen cargas familiares. Pero todo ese problema lo ha creado el histórico funcionamiento de la casta sacerdotal endogámica. Algo que en el siglo XXI choca con la mentalidad actual. La mujer no puede ser ajena a las decisiones de la Iglesia y los laicos no son unos menores de edad a cargo del sacerdote. Está claro que exagero la nota para hacer evidente lo que se reclama a gritos: una corresponsabilidad real. No es suficiente decir que la mujer no puede acceder al sacerdocio para negarle el derecho decidir en la Iglesia.

La Curia se cae a trozos por vieja y por ser rémora de una estructura que no se adecua a los nuevos tiempos. Es cierto que nos sabemos en manos de Cristo y por tanto aseguramos la permanencia de la Iglesia hasta el final de los tiempos. Pero eso no puede impedir que se hagan las oportunas modificaciones. La Iglesia siempre ha estado en crisis, porque está constituida por seres humanos y los avatares históricos la han vapuleado constantemente. Formada por personas, adolece de sus mismos vicios y virtudes. Por eso es tan necesario convertirla en más fraterna y justa. Y eso sólo se consigue removiendo a fondo todos sus cimientos.

El Vaticano II trajo aires nuevos que ya son rancios. Haría falta otro Concilio sólo para acometer esa reforma de la Curia. Y hacer posible que religiosas y abadesas formaran parte de sus órganos de gobierno. Un obispo puede y debe tener asesores mujeres. Lo contrario es condenar a una minoría de edad permanente al género femenino en la Iglesia. Y hay cabezas muy bien amuebladas que no deben ser desaprovechadas. Naturalmente esta reivindicación nos lleva a hablar de algo que es contradictorio. Porque el sistema de la Iglesia aunque sea piramidal no se sustenta en el poder, sino en el servicio. Y nos podrían decir que la mujer y los laicos quieren su cuota de poder.

Bueno, las cosas son como son, hasta que alguien se atreve a cambiar las estructuras viciadas desde su raíz. Laicos y mujeres, forman parte del Pueblo de Dios, de un Reino donde la igualdad y la corresponsabilidad son principios inamovibles. Desear el poder es un pecado, pero mantenerse en él con quimeras todavía lo es más. Benedicto XVI no puede acometer esa reforma, ni su edad ni sus prioridades permiten tal empresa. Los últimos acontecimientos han centrado su atención en la selección de los miembros al sacerdocio y en reivindicar que el celibato es un don. Es un intelectual y su antecesor era un místico, haría falta un buen conocedor de la Curia para acometer la empresa que quedó pendiente tras el Concilio Vaticano II. Esperemos que el Espíritu sople en la dirección adecuada y la mujer deje de ser la hija de EVA pecadora, para pasar a ser madre y hermana.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Feminismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s