Las Lolitas de Sánchez Dragó

Sánchez Dragó es un escritor del que sólo he leído un libro. Lo conozco más por sus apariciones televisivas, dirigiendo programas relacionados con la literatura o con lo que se tercie. Ha tenido siempre una labia barroca y desvergonzada. No es de extrañar que haya escrito al alimón con Boadella una obra para destripar a España y sus numerosas contradicciones. Algo ha dicho de un encuentro con menores japonesas que subieron su libido. Miren por donde algunos puritanos se han escandalizado por su supuesta labilidad sexual. El caso es que en un país donde el consentimiento sexual se tasa a la temprana edad de trece años y el aborto se permite con dieciséis sin consentimiento paterno; en un país así, donde todos los días los menores acceden a programas que transgreden lo que cualquier padre consideraría propio de una buena educación; en esa España desinhibida y hortera, también hay gente que mide la gravedad de las acciones. De manera que a Sánchez Dragó le ha caído el bofetón mediático. Hay cosas que no se pueden decir ni en los libros.

No deja de pasmarme ese linchamiento al escritor, que vuelvo a repetir no es santo de mi devoción. En época del tardofranquismo ya chupaba cámara hablando sobre el sexo tántrico, y ahora en la actual bacanal televisiva le reprochan que unas lolitas le pongan al borde de la corrupción de menores. Hace bien Sánchez Dragó pidiendo excusas, pero sobre todo apruebo su desparpajo para destapar la incongruencia de esta sociedad, capaz de aprobar leyes inmorales y a su vez reprochar a otros faroles para condimentar el producto con un poco de picardía.

Si fuera por mí, estarían prohibidas las exhibiciones de menores caracterizados para imitar a cantantes o bailarines; es una explotación consentida por la vanidad de sus padres y la falta de escrúpulos de las cadenas televisivas. Para pasmarse que en un colegio no se puedan grabar actuaciones de carnaval o navidad, por la protección al menor, y mientras las televisiones de todas las cadenas, vendan carnaza sin el mayor problema. Luego te encuentras en los tribunales a poco que te descuides, en manos del juez de turno que pontificará sobre leyes absurdas que en unos casos convierten la nimiedad en delito, mientras en otro, ante la opinión pública hacen la vista gorda.

Siempre hubo artistas jóvenes y niños prodigio. Y no hay tribunal que niegue su utilización de imagen o su explotación laboral. Ahí no hay derechos del niño que valgan. De manera que asistimos a series de niños resabidos que hacen gracia a la audiencia y el poco cerebro de sus consumidores. Se sorprende Sánchez Dragó de cómo se han sobredimensionado sus palabras. Y es que en tiempos del facebook y el twitter uno puede pasar de la gloria a ser pasto de leones con sólo la voluntad de algunos usuarios de la era digital.

Por supuesto no apruebo la ley que consiente tener relaciones con una menor de trece años, pero ya saben que en cuestiones de leyes las hay para todos los gustos. Y todos hemos visto esas series televisivas de jóvenes adolescentes que ponen toda la carnaza al aire, sin que proteste ninguna asociación de televidentes. Así que comprendo el estupor de Sánchez Dragó.

Los escritores suelen tener mucha imaginación y es fácil que un curtido trabajador de las letras adorne escenas aunque sea con jovencitas. A Nabokov no le dieron el Nobel pero su Lolita llegó hasta la pantalla grande, sin que nadie se rasgase las vestiduras. Supongo que el fanfarrón de Dragó lo tiene bien merecido por querer emular una de las escenas más escabrosas de la literatura y la cinematografía.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s