El progre saurio Tamayo contra el Papa

A Juan José Tamayo de pluma afilada y lengua viperina, progre saurio de postín, le ha faltado el tiempo para sacar la batería de frases hechas en EL PAIS. Todas ellas referidas a Benedicto XVI. Hay que zaherir ese boato del Primado de Pedro, esa consideración de jefe del estado más pequeño del mundo. Ese ceremonial que hace desplazar a los altos cargos de un gobierno para saludar al Papa. Todo eso no es conforme al evangelio. Y tiene razón desde la óptica que suele mirar, siempre en la misma dirección. Lo que no explica es cómo gestionaría el Papado. De qué manera sustituiría la estructura vertical por otra más democrática, si es que esto es posible. Por más que lo intento no encuentro en el Evangelio que Jesucristo recogiese votos para elegir a los discípulos, por más que leo no encuentro la organización asamblearia y de sindicato clandestino que algunos quieren promover y pregonan desde todos los púlpitos. Me resulta difícil entender este hablar por hablar, porque en la vida, desde cualquier ámbito existen órganos de poder, aunque su función sea la de servir a la sociedad.

Los tienen las asociaciones de médicos, la judicatura, los militares; órganos colegiados y órganos jerárquicos. Por un lado se hacen votaciones, pero eso no impide que los jefes de equipo sean jefes, y que las enfermeras se ocupen de lo suyo, sin inmiscuirse en competencias que ni les va ni les viene. De manera que la sociedad, a la cabeza de la nuestra el invicto ZP, se rige siempre por estructuras piramidales y colegiadas. Y así funciona también en la Iglesia. El colegio de cardenales decide la elección de un pontífice y en cuestiones de obispos o cardenales las ternas se presentan para elegir de entre los propuestos al candidato idóneo. Así que me cuesta entender esa especie de dura cerviz que no deja de machacar sobre lo mismo, creando una opinión negativa de algo que no se sabe mejorar.

La realidad que esconden estas declaraciones es apelar al idealismo simplista y bobalicón que atrae a los ilusos y manipula a los débiles. Porque lo cierto es que los ricos también entrarán en el reino de los cielos. Y los presidentes de gobierno y los jefes de negociado. Lo curioso de esta festividad que nos congrega a todos para orar por los difuntos es que nadie tiene potestad para decir quién ha conseguido entrar por la puerta grande. Más bien, la Iglesia en función de virtudes probadas recoge testimonio de personas que nos precedieron y cuya fe debe darse a conocer, porque su vida es un estímulo para los que seguimos aquí. Pero el cielo está lleno de santos anónimos, y entre ellos los hay de todas las categorías. Aunque los pobres sean los preferidos de Cristo, se olvidan con mucha frecuencia de señalar a los pobres de espíritu, que es algo diferente a los pobres de solemnidad.

Veamos por tanto la malévola función de esos voceros agoreros que desprestigian a la Iglesia haciendo soñar tonterías. Las órdenes religiosas tienen priores y prioras, que cesan en su cargo y se ponen al servicio de la comunidad. Más democrático no puede ser el sistema. Por otro lado, es lógico que se elija a los más capaces, no para lustrar sus zapatos, sino para que sirvan al pueblo de Dios. El Sr. Tamayo aburre por repetitivo, por su falta de ecuanimidad, porque mientras refleja los dispendios del Papa en tiempo de crisis económica, no habla de las fiestas de ciertos colectivos que también van a cargo de la comunidad.

Tampoco refleja la labor de mediador del Papa en cuestiones de alto nivel que afectan a las naciones y a toda la humanidad. Se les hace la boca agua hablando de los pobres, entre los que no se incluyen, y olvidan que el mismo Papa aboga por infelices de todo tipo y condición, con independencia de su credo o de su ideología. Seamos ecuánimes, se pueden mejorar muchas cosas, pero no a cuenta de airear falsedades malévolas que no llevan a ningún lugar. Pidamos transparencia en las cuentas públicas venga o no venga el Papa, porque también se cierran calles para hacer un circuito urbano y nadie cuestiona los gastos que ocasiona el evento. No me cansaré de decir que algunos afilan la pluma siempre en la misma dirección. Y lo bueno es señalar los errores para ofrecer soluciones no para enredar sin sentido. No se olviden que hoy tocaba hablar de los difuntos, cosa que el Sr. Tamayo no suele tratar

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El progre saurio Tamayo contra el Papa

  1. Ay, Carmen, Carmen, chiquilla, modérate. Acabo de leer el repaso que le das a Maruja Torres referente a lo que escribió sobre Benedicto XVI, y entre los dardos envenenados que le disparas tú a ella y los que ella le dispara al Papa, sino me retiro alguno me da en un ojo. Y no es que yo sea forofa de esta señora, pero es que, Carmen, llamarla "cabaretera de las letras", "cabaretera sin vergüenza", o a Tamayo "progre saurio", "vocero agorero" (poco respeto a la edad que tiene) es, como poco, incompatible con lo que leo en tu perfil: "católica, laica, convencida de que la fe libera y humaniza al individuo" y además, "Diplomada en Ciencias Humanas". Tú dices, referente a "esos agoreros", que te resulta difícil entender este hablar por hablar. Lógico. A ellos también les resultará difícil entender la postura contraria. Somos humanos en proceso de evolución, y es normal que cada uno creamos estar en posesión en la Verdad. Yo la primera, eh. Sí, si, lo reconozco de sobra.Bueno, Carmen, sigue escribiendo que me gusta leerte.Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s