Bienvenido Santidad, aunque algunos no lo esperen

Cuando más necesario se hace el sentido común aparece el esperpento. Esa solemne bobería de someter el apellido a la decisión de un juez, es casi como hablar de la Sagrada Familia de chocolate que el Papa degustará en este viaje relámpago. Ahora se sabe que la seguridad del Pontífice ha estado a un paso de ser comprometida, sino fuera porque afortunadamente cayó en manos de un buen ciudadano que ha hecho saber el mayúsculo contrapié de algún miembro de seguridad absorto en tales menesteres que dejó en mitad de la calle tan comprometedores datos. No me digan que no les parece kafkiano.

Suena todo a opereta francesa. Y es que cuando hay tanto para protestar, reclamar, investigar, juzgar, reprobar, desestimar, etc., etc., tenemos en portada el abrazo de la reina a dos osos panda nacidos en el zoo. O los avatares de Belén Esteban cuyo éxito parece medido en un laboratorio sociológico de algún descerebrado que quiere idiotizar al personal. No para ahí el asunto, para la prensa laicista Zapatero inclina su cabeza ante el Papa al desplazarse a Barcelona para despedirle en el aeropuerto. No basta con que no se encuentre presente en las dos eucaristías que celebrará en suelo español. La izquierda casposa ataca sin piedad, iracunda por ese aplazamiento de la Ley de Libertad Religiosa. Que si he de ser sincera me parece más bien objeto de deferencia ante la visita del Papa, pero que no impedirá retomar el asunto si se hace necesaria la crispación que agita convenientemente nuestro gobierno.

La crónica de un Alfonso Ussía sobre estos hechos podría ser demoledora. En especial si le añade el puñado de exaltados manifestantes que grita consignas contra la visita del Papa. O se intentarán besuquear en su presencia. Ya viene siendo habitual la coreografía en las visitas de Benedicto XVI a cualquier país. Mucho ruido que suele ser apagado por la serenidad y la presencia humilde y centrada en lo esencial del Papa.

Se han desplazado a Santiago y Barcelona un buen puñado de periodistas para seguir los acontecimientos y mientras esperan la llegada de Benedicto XVI comienzan las crónicas de todos los colores, ambientando un poco el evento. Y para colores los gustos de cada cual. Desde quienes consideran la visita una pasada, hasta quienes ven providencial la deferencia del Papa para nuestra nación. Providencial en estos momentos de crisis política y económica, por no hablar de la crisis moral de nuestra sociedad, dispuesta a considerar legal cualquier cosa, aunque vaya contra natura.

Y es que Benedicto XVI le tiene el ojo puesto al zapaterismo y su ingeniería social. El país de Santa Teresa de Ávila, evangelizador del nuevo continente, está ahora en manos laicistas y bastante equivocadas. Supongo que en los discursos veremos la mano izquierda del Papa. Cuando esperaban anatemas en su primera visita con motivo del encuentro de las Familias, todos quedaron asombrados por la suavidad de las formas. No es previsible que cambie esa actitud. Lo que es muy probable en cambio es que se vuelva a retomar el discurso de la recristianización de Europa y de su papel en este mundo globalizado.

Espero con interés sus discursos que habrá que leer con atención, puesta la mirada en ese otro acontecimiento que otea en el horizonte y que se celebrará en Madrid en el 2011. La Jornada Mundial de la Juventud, ya ha dado su pistoletazo de salida. Esta visita calienta motores. Lo que escuchemos será un preludio de lo que vendrá más tarde. Sea como fuere, bienvenido Santidad

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s