Gracias por la colaboración, se admiten oraciones

Estamos en un mercado que todo lo valora y mide según unos determinados criterios utilitaristas. Tanto es así que Cáritas tiene mucho prestigio en la sociedad, se valora su labor, porque permite socorrer a muchas personas. De la misma manera hemos visto como nacen las ONG y aumentan los acontecimientos solidarios en la geografía mundial. Supongo que nos gusta saber que el dinero que donamos tiene nombre y apellidos. Por eso es más fácil comprometer a alguien en un proyecto solidario que diluir la ayuda en una hucha sin denominación de origen.

Resulta un poco extraño que inicie así el tema, pero es que hay una cena solidaria y me ha parecido conveniente poner el cartel. La ayuda es posible con pequeñas contribuciones que cumplen su papel. La otra parte la gestionan las entidades financieras o las empresas que destinan ayudas a estos fines. El caso es que hay una fiebre solidaria que nos hace olvidar gestos que son más gratuitos y menos ostentosos. Me refiero a la oración. La gente considera una pérdida de tiempo rezar. Hay muchos que no pueden entender esa otra parte menos visible de la Iglesia. La de las convocatorias de oración, para compartir juntos unos minutos y formar comunidad.

Me vienen a la cabeza Marta y María, ahora que hemos iniciado en la parroquia, una vez más, reuniones de oración. Nos juntamos unos momentos para pedir por nuestras necesidades, pero especialmente por las de toda la comunidad. Cada vez entiendo más que sin oración los gestos se quedan en teatro. Hay mucha gente que no puede mostrar su generosidad porque les viene justo llegar a fin de mes. Y precisamente esas personas pueden aportar su oración, que ya es mucho. Basta recordar en los pasajes del Evangelio cada vez que Jesús se retiraba para orar al Padre. No es un tema baladí, la oración del Padre Nuestro es un resumen bellísimo de lo que debe ser nuestra oración. Dar gracias a Dios, en primer lugar, por lo mucho que nos ofrece; sintonizar con su voluntad. Solicitar su gracia; suplicarle perdón por las veces que le damos la espalda. Y pedir que nos libre del mal.

Vivimos en una sociedad utilitarista. Es bueno ser miembros positivos de la sociedad, pero no olvidemos que hay toda una tradición contemplativa en cuyos pilares residen las obras de los demás. Rezar no es una pérdida de tiempo, es la mejor parte, según el mismo Jesús. Nos pidió no olvidar a los demás, pero también nos advirtió del peligro que supone llegar a creer que lo que hacemos es obra nuestra. En realidad nosotros tenemos que ser instrumentos de su voluntad. Porque en Él reside el bien y la verdad.

Es interesante que se convoquen actos solidarios y que se ofrezcan cenas o espectáculos que animen al resto para acudir a esos eventos y ofrecer su colaboración por un buen fin. Pero no menos importante es la parte oculta de la oración. Poner en manos de Dios las obras que se inician a favor de los demás es la garantía segura de que aquello lo realizamos porque creemos que somos corresponsables de los demás, pero también sabemos que no está en nuestras manos cambiar el mundo sin la ayuda de Dios.

Creo que la civilización del amor se construye precisamente manteniendo la tensión entre ambas actividades, la contemplación y la acción. De manera que todos podamos colaborar, en aquello que esté a nuestro alcance. De esa manera suceden pequeños milagros tan increíbles como la multiplicación de los panes y los peces. Pues bien, todo esto es una pequeña reflexión para esa cena solidaria a la que está todo el mundo invitado, cuyo cartel ilustra este post. Gracias por la colaboración, se admiten oraciones.

La gala es en Alcira (Valencia) en la Sala Rex, el viernes 26 de Noviembre, el precio 40 €. Las ayudas para la ONG EFFETÁ con proyectos solidarios en Perú y Colombia

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s