Las víctimas que nadie recuerda

Tengo que confesar que ayer eludí la efeméride sobre el maltrato a la mujer y no me molesté en escribir nada sobre el tema. Pero no dejé de pensar en los animales que son maltratados y en todos esos hombres acoquinados por una mujer prepotente y sádica. El caso es que cuando todo el mundo se empeña en magnificar a las mujeres como víctimas, en mí se origina una especie de resistencia interior. Sobra decir que estoy contra cualquier tipo de maltrato, pero es que no le encuentro género. Lo veo indistintamente en hombres y mujeres. Y si en algún momento me he sentido muy solidaria con ellas, ahora me voy reconciliando con la otra mitad, y me entra cierta ternura por ese hombre analizado con lupa en sus reacciones y comportamientos. En realidad, poner género a un delito es de lo más absurdo, pero como el mundo también resulta absurdo, seguramente por ello casi nadie lo nota. Serán cosas mías, pero no sentí ninguna simpatía por las señoras ministras y sus convocatorias mediáticas.

Sin embargo, pensé inmediatamente que hay una violencia que ha tomado carta de naturaleza como derecho, me refiero al aborto. Y me puse de mala leche. Tanto hablar de la violencia de género, del calvario de las mujeres, y nos olvidamos de esos miles de individuos no nacidos que no cuentan para el sistema legal. Nadie les protege. Hoy nacer es toda una aventura, vete a saber si te quedas en sólo un proyecto fallido, porque no tienes el pedigrí requerido por los progenitores, o sencillamente porque desestabilizas el presupuesto familiar. Que ya se sabe que en esto de las finanzas domésticas hay que ser muy mañosos, porque educar a un hijo es un gasto de energía y de billetes, así que no está el patio para ir derrochando.

No sé, me venían a la cabeza las imágenes de fetos, asesinados al puro estilo nazi, con soluciones salinas que les queman las entrañas. Y me desencajé durante varios minutos. Me parecía un mundo completamente caótico, lleno de estupideces que a fuerza de repetirlas adquieren consistencia. Y entonces recordé que había una convocatoria por la vida naciente, precisamente para mañaba sábado. Una convocatoria de la que los medios apenas dicen nada. Y eso que estos días pasados se han cansado de hablar de Benedicto XVI y su claudicación ante el preservativo en determinados supuestos. Pues bien, esta convocatoria de oración que el Papa ha convocado, pasa casi inadvertida.

¿Tenemos miedo a provocar?. Digo yo que lo natural en la iglesia es rezar. De manera que convocar una jornada de oración por la vida, debería de ser proclamado desde las azoteas, para seguir la tónica del evangelio, que nos ilustra muy bien sobre aquellas cosas escondidas que nadie será capaz de ocultar. Lo repito para ver si así se les queda grabado. Hoy la única voz que defiende al ser no nacido es la voz de la Iglesia, y lo hace de rodillas, me gusta ese gesto. No hace falta salir a manifestarse, basta que acudamos a rogar por la vida. Rezaremos todos juntos por cada vida no nacida que ha sido suprimida este año. Alguien tiene que ocuparse de esos seres abortados por no encajar en el sistema.

Iba pensando estas cosas y me puse triste. Esta convocatoria no generará ningún comentario en los medios. Pasará desapercibida. Pero luego pensé que cosas como esta muestran precisamente la grandeza de nuestro Dios. Un Dios con nosotros, que vino a nacer en un humilde pesebre. Decididamente las cosas de la fe descolocan a esta sociedad de la apariencia. Y me entró un calorcillo por dentro. No hay duda que la gratuidad de la oración tiene esas cosas, provoca reacciones especiales y trasforma todo lo que toca

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s