Ana María Matute, un Cervantes merecido

Conozco a Ana María Matute a través de los libros desde mis años escolares. Es una escritora de referencia. Nació el mismo año que mi madre, de ahí que para mí tenga una aureola casi mítica. Es una mujer que ha recorrido todo el siglo XX cruzando el umbral del XXI. Cuando le dieron el premio Cervantes estuve a punto de dedicarle un post. Pero he leído poco su obra, de manera que carecía de referentes para acometer el envite. Sin embargo, a medida que he ido reposando la idea, me ha parecido oportuno dedicarle unas líneas. Ella entró en la Academia con un discurso sobre otra académica y poeta, Carmen Conde. A quien siempre he leído con interés. Por otra parte esta mujer de letras ha escrito muchos cuentos para niños, un campo específico y sin retorno. La mayoría de los escritores para niños no son capaces de entrar en otro territorio. Y lo mismo sucede con los grandes escritores, adolecen de una buena colección dedicada a la infancia. Pero en el caso de Ana María que es una soñadora nata, no parece que haya fronteras. Además empezó a escribir en su temprana infancia y desde entonces no ha parado.

Me gusta su página web, donde el álbum de fotos tiene un cierto aire de nostalgia y en el que Ana María aparece con aires de diva por diferentes periodos de su vida. Es por tanto una escritora reconocida y querida, aunque por alguna extraña razón la reivindiquen poco en los medios. Tal vez porque ella no ha estado interesada en promocionar su figura en la prensa de cada día. Y es que el camino del escritor es un recorrido velado a los ojos del mundo. Una labor solitaria del que hay que estar enamorados. Y eso es lo que confiesa esta escritora, que nunca escribió para un premio, y además no entiende la vida sin la escritura. A eso algunos le llaman vocación o pasión visceral por las letras. Una enfermedad que padecen con mayor o menor hondura los escritores. Ni siquiera se escribe para el público, en realidad es una manera de entender la vida, entrando en el universo de las palabras para dar consistencia a los pensamientos.

Ana María publicó su primer libro a los 18 años, con Los Abel (1948) inició una carrera dilatada que ahora se ha visto coronada con el galardón de las letras hispanas. No hay que olvidar que su nombre también figura en la lista de los candidatos al Nobel, de momento ha conseguido la máxima distinción de las letras en este país. “Solo los autores que conservan en su interior algo del niño que fueron, se salvan de la mediocridad y la miseria”, escribió en algún momento. También confiesa que es una lectora voraz, que esa es su máxima aspiración, se siente feliz con una historia entre las manos. Ana María tiene ahora el aspecto de una frágil anciana ensimismada en sus sueños, una abuelita llena de historias para contar y dejar absortos a sus huéspedes en una larga velada… Es una mujer que ha sufrido enormes desengaños personales atravesando el desierto árido de la depresión. Por eso guarda un poso de sabiduría del que va extrayendo como una maga, las dosis necesarias para construir sus historias.

Ella misma ha confesado de su novela Olvidado Rey Gudú que “Las ideas y las ideologías pasan y mueren. Lo que no cambia son los sentimientos: el ansia de poder, la envidia, los celos, el odio, el amor… Son hoy igual que en el siglo X, y todo eso está en mi novela, con forma de cuento de hadas”. Dice ser una católica que en algún momento viró hacia el ateísmo, hasta descubrir que aquello no le satisfacía, de manera que en la actualidad confiesa rezar y ser religiosa a su manera.

Me he sentido feliz con su premio, con ese alumbrar de nuevo su figura rescatándola de la sombra oculta de la Academia de las Letras. Hacía falta reivindicar su literatura y prometo que esta Navidad bucearé en las librerías para degustar alguno de sus libros

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s