Los tics de El Plural en Redes Cristianas

Enerva mucho leer los exabruptos del Sr. Sopena en El Plural. Especialmente cuando los encuentras en una web que presume de ser cristiana, pero que no defiende a quienes atacan a la Iglesia. Que se acuse a monseñor Rouco de sacar la caballería en un gobierno socialista y no en el del Sr. Aznar, es cuanto menos curioso. Tiene razón al afirmar que la Iglesia no salió a la calle contra la guerra de Irak, pero espero que no padezca una incipiente pérdida de memoria, puesto que a la calle se echó un buen número de creyentes, asociaciones y partidos políticos. Sin embargo es cierto que sólo se escuchó la valiente voz del Papa para pregonar que no se invadiese Irak. Después de tantos estacazos mediáticos, al menos le reconocen algo al Vaticano, la independencia de criterio. Pero volviendo a su alegato contra la Misa de las Familias, cabe señalar, que monseñor Rouco ha liderado estos últimos años una concentración religiosa. Algo que pone de mal humor al Sr. Sopena y sus afines de todo tipo de pelaje, que prefieren las carrozas horteras de otros movimientos. Y es tan respetable hacer uso de la calle para enorgullecerte de tu condición de ciudadano de pleno derecho, como para ejercer la libertad religiosa en una Eucaristía multitudinaria.

Sopena elabora en varios puntos su fiebre anticlerical y creo que incluso antirreligiosa. Alaba a los miembros de la Juan XXIII, especialmente al Sr. Tamayo, que hoy nos cuenta en Religión Digital, como monseñor Rouco está iniciando una campaña de acoso y derribo al gobierno socialista. Ya ven que Dios los cría y ellos se juntan dándose jabón mutuamente. No quiero entrar en el escrito de Tamayo, porque bastante tenemos con soportar las mentiras del Sr. Sopena, no hace falta añadir las del piloto de la nave progresista más desnortada de España. La campaña de monseñor Rouco se inicia cuando se aprueban leyes que no estaban con el Sr. Aznar, llámese aborto libre, píldora del día después, etc. Es evidente que la Iglesia se manifestó siempre contra el aborto, pero se ha visto obligado a ejercer ante la opinión pública sus convicciones que estaban siendo silenciadas. Y ha salido a la calle contra el matrimonio homosexual, no porque desprecie al colectivo, sino por la categoría jurídica que se empeñó en otorgar el socialismo español.

Dice muchas más cosas, todas ellas rebatibles, pero que cumplen el cometido de alimentar a los ingenuos y modificar sus criterios. Así actúa la prensa vendida a la ideología dominante. Ir nombrando al Concilio Vaticano II para descalificar a nuestros pastores actuales, es una manera de reafirmar que el submarino progresista ha funcionado durante la Transición triturando el catolicismo español. El complejo del nacionalcatolicismo alejó a la Iglesia de la sociedad durante treinta largos años de crucero en convivencia con una socialdemocracia que ha utilizado todo aquello que se ha puesto en su camino. El socialismo de la Transición fruto del deseo soterrado de los españoles de pasar página y adentrarse en la modernidad, demuestra día a día su sectarismo ideológico cuando no puede ejercer políticas propias de su ideario.

Lo queramos o no, la progresía se vende por unos criterios de modernidad que no afectan a la justicia social. De ahí que la mayor parte de los cargos socialistas sean unos apesebrados dispuestos a vender cualquier cosa al pueblo, con tal de seguir mareando la perdiz. Desaparecido el marxismo y hundido el comunismo, la base ideológica de la izquierda se ha quedado en una progresía de salón. La realidad Sr. Sopena es que frente a las monstruosas cifras de abortos, hay una conciencia que se eleva protestando por la infamia. Ahí no está el Sr. Tamayo, tampoco en la esquina que demuestra la manipulación de la juventud para balancearse en un paraíso hedonista. No hable de los profetas de calamidades cuando hay cuatro millones de parados, muchos de los cuales comen gracias a esa Institución que prefieren vapulear.

Pero fíjese que la Iglesia reunida en asamblea de fieles, ora por las familias, por todas aquellas que tienen dificultades para llegar a fin de mes, por la estabilidad de las parejas; pone énfasis en el respeto mutuo y ofrece un modelo coherente, mucho más estable que el que solemos ver en la actualidad, con parejas rotas e hijos de diversas uniones. La Iglesia ofrece un matrimonio que fundamentado en el amor tiene como norte a Jesucristo, y que toma su proyecto de vida como un sacramento que santifica a toda la familia. Eso es difícil de explicar a nuestra sociedad, dispuesta a romper los lazos al primer contratiempo. Y eso no significa mantener uniones que son un fracaso, sino buscar entre ambos soluciones.

Naturalmente mientras el juego siga consistiendo en tildar de caverna todo lo que huela a Iglesia, ustedes quedan como progresistas, aún cuando no hagan nada por mejorar las condiciones de los parias de la sociedad; aún cuando eleven sus salarios y reduzcan los de los funcionarios; aún cuando retiren ayudas de subsistencia y deriven los problemas a Cáritas. Así, mientras critican la moral sexual de la Iglesia, ustedes ofrecen píldoras del día después que son bombas de relojería instaladas en el vientre de las menores, cuyos efectos secundarios ni se sabe cómo resultarán.

Le vale todo en este ataque permanente a la Iglesia para desviar la atención de la verdadera naturaleza incoherente y arribista de sus mandos. Utilizan cualquier excusa para desviar la atención pública de sus errores. Su proyecto ideológico ha fracasado, en la escuela donde más hincaron el diente, año tras años son suspendidos por los termómetros de calidad y excelencia. Y no, no hay profetas de calamidades, hay llamadas y gritos de auxilio por parte de quienes ven como echan por la borda lo que otros levantaron con mucho esfuerzo. Y no hay dos varas de medir, porque en este tira y afloja, la Iglesia sigue basándose en la Palabra de Dios, dos mil once años de servicios a la humanidad, ahí es nada.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s