Buñuelo de oro para la Falla Conferencia Episcopal

Nos reímos de todo. Es el humor inteligente. Como en las viñetas de Cortés los ninots son caricaturas con volumen y representan la imagen distorsionada de aquello que se quiere ridiculizar. En la falla caben todos, políticos, artistas, atletas o simplemente figuras destacadas de la tertulia rosa y ácida que da tanto juego. Qué podemos decir tras un largo año de acontecimientos. Seguramente que Rouco seguiría llevando la estrella del sheriff, con sus dos pistolas de agua bendita, rociando a los curas de Entrevías y a la cruz de la Jornada Mundial de la Juventud.

La otra escena la representa nuestro flamante arzobispo de Barcelona con su cura paga abortos, le guiñaría un ojo exclamando que esas cosas nunca se deben dar a conocer al público. Y el padre Manel, socarrón le presentaría a su amiga íntima, sin derecho a roce. O eso dice él, convencido de que lo importante es su labor con los marginados y no lo que haga o deje de hacer. Saldrían todos en esa falla eclesial que estamos imaginando. Y no dejaría de aparecen la Santa Compaña de Infocatólica con sus bloggers más representativos, dando caña a religión digital, para variar. Pero es que nuestros flamantes plumillas Vidal y Bastante, dan mucho de sí. Yo los imagino encima de un velero subidos al mástil más alto, oteando el horizonte y gritando “¡Allí, isla del Concilio Vaticano III, tierra, tierra!”.

Y que encontraríamos en ese islote, una nutrida representación de los más exóticos indígenas, con mucha pluma, y algunas aguerridas nativas revestidas de sus tocados de frutas exóticas y salvajes, dispuestas a liderar el Cónclave. Me falta el Padre Fortea con su barba lampiña, como en sus mejores tiempos, y una cruz en mano abalanzándose sobre la isla al grito de Vade Retro. Por imaginar que no quede. Seguimos construyendo la Falla, esta vez con Tamayo que al mando de una pizarra digital proyecta la nueva Iglesia para un nutrido grupo de estudiantes, entre los que destaca toda la fauna de Redes Cristianas. Y no puedo olvidarme del Padre Masía ni de Pagola o Castillo. Todos caricaturizados, representando lo mejor de su carisma.

Ya somos muchos en esto de la comunicación religiosa. Que no se quede sólo en iglesia rosa o amarilla, según sople levante o poniente. Se espera algo más de estos lugares de información religiosa, por eso a la Falla también se le suman obispos y arzobispos y el grupo de religiosas de Lerma. Siendo actualidad pertenecen de lleno a esta Falla virtual, no es difícil sacar punta al tema. Para cada obispo un lema con su escudo episcopal remendado en plan graffiti. Buñuelos de oro para la comisión Falla Conferencia Episcopal. Y el guaperas de Martínez Camino con un iPad en la mano mientras se empolva la nariz frente a un nutrido grupo de prensa. Allí podríamos situar a La Cigüeña de la Torre, con nariz prominente y destaca por su olfato, tomando nota para su columna en el blog.

En una Falla eclesial no puede fallar el Santo Padre, estuvo en Barcelona y por lo tanto lo veremos arremangarse en el altar de la Sagrada Familia para untar de aceite sagrado la piedra, mientras a lo lejos unas monjas aplauden a rabiar mientras gritan una “¡Bravo, bien por el Papa!. Son estampas que se van sucediendo con figuras satíricas acompañadas de su escenografía más apropiada. Con ingenio y gracia, también con mucho arte y ganas de reír sin ofender. Eso son las Fallas, monumentos satíricos que queman lo peor del año, para purificar en el fuego aquello que nunca debió suceder. Vale la pena visitar al menos una vez en la vida, Valencia y sus Fallas. Esplendor religioso y profano, fuego y música. Y muchas ganas de diversión y fiesta, conseguidas con esfuerzo por todas las clases sociales, unidas en los Casales con sus cenas de sobaquillo y su lotería financiando popularmente los monumentos Falleros. Mañana el fuego de San José se elevará purificador hacia la inmensa luna que anuncia la próxima primavera. Así lo vivimos cada año.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s