Al pan, pan y al vino, vino

Son cerca de cinco millones de parados. Abruma la cifra con sus implicaciones. Gastos básicos a los que no se llega, apaños chapuceros para sacarse unos euros, ayudas de Cáritas porque el subsidio ha finalizado. La miseria se abalanza con rostro reconocible. No son unos extraños, conviven junto a nosotros. Y esa crisis que agobia a cualquier trabajador está emponzoñando el ambiente. Se ha visto con la manifestación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Más allá de sus postulados, de su inquebrantable dignidad para no negociar con terroristas, estaba también el desencanto por un gobierno que lo ha hecho todo rematadamente mal. Pero se manifestó también el jueves, el mismo desencanto, con miles de jóvenes que no encuentran futuro, sin trabajo, sin posibilidades de entrar en la rueda productiva, condenados a convivir con su familia por falta de medios para independizarse.

Son dos realidades que no se pueden esconder. Están ahí. Y debemos convivir con ellas en toda su crudeza. He pasado dos veces por el paro. Sé qué se siente. En ninguna de ellas, por fortuna, tenía nadie a mi cargo y sin embargo piensas que has sido excluida del sistema. Lo único que puedo decir es que en ambas situaciones salí adelante y con un futuro mejor que el que había conocido. Puede que sea la excepción, pero me parece que hay que dar esperanza. Los años te hacen vivir sucesivas crisis económicas, llevamos desde principios de los setenta del siglo pasado, oscilando entre la bonanza y la depresión. El sistema es así y sólo lo podemos cambiar exigiendo a los de arriba que no tengan tanta cara. Es inaudito que los parlamentarios europeos no quieran viajar en clase turista o reducir sus emolumentos. Padecen la soberbia de los poderosos, esos que dictan medidas de austeridad para toda la sociedad, mientras ellos viven al margen de esas reglas.

El insólito ejemplo de Islandia que vota en contra de cubrir las pérdidas de los bancos, me hace pensar que se trata precisamente de eso. De que los bancos dejen de jugar con el dinero de sus clientes. Tenemos ahora un reajuste económico que ha dejado a las Cajas de Ahorros tocadas en su línea de flotación. Si se convierten en bancos, como al parecer pretenden algunos, habrán ganado los sinvergüenzas. Esos que se aprovecharon de las Entidades de ahorro para acometer empresas que dejaban agujeros de insolvencia. Mientras, los ciudadanos van acumulando decepciones, los trabajadores sienten la presión de verse en la calle en cualquier momento. Los empresarios se agobian ante la crisis. Pero los grandes peces que dictaminan sobre el resto de los mortales, ésos siguen estafando a la Hacienda Pública en sus paraísos fiscales.

Es una vergüenza que se conoce a gritos, la gran baza recaudadora no son las grandes empresas, sino los trabajadores y asalariados comunes y las medianas empresas. Los peces gordos sobrevuelan sin que les roce la crisis. Y esto crea un estado de frustración que va gestando malestar en todas las capas sociales. Al final explota en la calle con revueltas y manifestaciones. Cualquier gobierno sabe detectar el semáforo en rojo, el momento en el que ya no es posible seguir engañando. El Sr. Zapatero ha hecho méritos propios para que todos, incluidos los suyos, le quieran fuera de juego. El problema viene con el relevo, no hay ningún rostro con madera de líder para reconducir España. No es que todos los problemas tengan su origen en el gobierno actual, es que estos señores se olvidaron de ellos jugando con la ciudanía en una ingeniería social que olvidaba la realidad acuciante de la crisis. Así nos va. No se puede negociar con ladrones y asesinos. So pena de perder la propia credibilidad. Al pan pan, y al vino, vino.
Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s