Masía, nos cubrimos la cabeza de cenizas


Estamos a un paso de la celebración penitencial que la Iglesia propone como mínima.Una vez al año, confesión. Y siempre que debamos comulgar, conciencia clara de estar limpios. Algo difícil, complicadillo, en un mundo que no soporta el pecado. O más bien, en un mundo que no cree en el pecado. Pero es cierto que tenemos una extraña afición por el mal. Y que debemos aplicarnos una cura de humildad, al menos en este tiempo previo a las celebraciones de la Semana Santa. No es baladí el asunto, especialmente cuando hablamos tanto y de tantas cosas. Estar con la conciencia al aire tiene sus riesgos. He leído a Masiá y me ha entristecido su artículo “La Pasión atea de Jesús. El que Vive”. Cuesta emitir opiniones cuando se intenta comprender al otro; pero lo que veo es que algunos insisten en despellejar a sus hermanos. Es tiempo de reconciliación, no de fronteras o enfrentamientos. En la Iglesia cabemos todos los que la amamos y al amarla podemos hacer crítica constructiva. Lo otro, eso de lanzar calumnias que sabemos van a ser aplaudidas, como que no. Casi parece más bien pecado de vanidad.

Pero no diré más. Me duelen las dos fronteras que vienen estando enfrentadas desde
hace mucho. No me declaro neutral por responsabilidad, cada uno de nosotros debe defender su propio criterio. Y unas veces coincidiremos con unos y en otras ocasiones con otros. En mi caso, creo que Masía ha cruzado una línea que separa el decoro de las más aviesas intenciones. Que se lo haga mirar. Mucho rencor en sus palabras y demasiado encono. A mí tampoco me gustan las mitras, ni las puntillas, más de una vez lo hemos comentado. Pero su relato de la Pasión atea es casi lo mismo que esa procesión blasfema que tenían prevista algunos laicistas radicales. Puede que no le falten las razones, pero el tono es abusivo, desasosiega, no hace crecer en la fe sino que precisamente promueve un juicio temerario hacia aquellos que tienen el encargo de pastorear a los fieles.

Destacar este lunes de Semana Santa un texto de esas características será libertad de expresión, pero muestra a las claras que muchos abusan de ese derecho de manera inhumana. Mezclar asuntos de ese modo: beatificaciones, oficios religiosos, evangelio manipulado para hacer decir lo que nunca dice la Palabra de Dios. Más bien parece impropio de un grupo que quiera ser llamado amigo de Jesús; se han reunido para vender por tres monedas su historia, haciendo juegos malabares de palabras. La verdadera Iglesia de Jesús, es la que predica una sociedad del amor. No vale exigir a los demás lo que uno no es capaz de dar por sí mismo. Eso es jugar con las cartas marcadas. Hay que tender puentes para que la Iglesia pueda cambiar aquello que deba cambiar; pero sin destrozarse a uno mismo en un afán suicida que no es propio de cristianos.

Masía el díscolo, llama a Juan Pablo el Avasallador. Él sabrá por qué lo dice, pero nos esconde el relato y lanza la puya, muy poco elegante por su parte. Como es de imaginar, el texto correrá por todas las redes que se auto aplauden, aplausos de quienes ni quieren ni les importa crecer en la fe, sino sólo destrozar a la Iglesia. Que han llegado a odiar hasta el extremo de condenarla. Algo falla ahí. “Pon amor donde no hay amor y sacarás amor”. No sé de quién es la frase pero me parece que viene al pelo.

No Masiá, no voy a condenarte, lo haces tú sólo cada vez que viertes la rabia que llevas dentro de ti. Y tus amigos te aprecian poco, porque vas a ser su bandera, su estandarte, un peón útil para el juego de ensuciar el buen nombre de la Iglesia. Que Dios te perdone

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s