"Silencio de amor", una comedia refrescante

Hace tiempo que no veía una película que me hiciera reír y llorar a la vez. Una película de la que pudiera decir que todo merece la pena. Una comedia divertida pero con fondo. Si quieren conocer esta joya tienen que ver Silencio de amor. Y a continuación recomendarla. Verán que sus amigos lo agradecen. Y estaremos frente a otra manera de hacer cine y de ver la realidad. Un cine moderno que no renuncia a los valores. Que muestra el lado mejor del ser humano, algo a lo que muchos cineastas parecían haber olvidado. Rescato algunas sinopsis de la crítica para que vayan probando bocado:
“Una comedia multicolor con acentos antiberlusconianos”.

“Una película con mucho corazón, que hace feliz. Un maravilloso tributo a la comedia italiana”.
“Una soberbia yuxtaposición de comedia romántica con drama metafísico”.

“Diálogos mordaces, situaciones alocadas, pero realistas, y una interpretación impecable. Una comedia acerca del amor, la amistad y la muerte, que llena de felicidad”.

“Una escapada sentimental, ligera, tierna y fresca. Un placer para los ojos y un bálsamo para el corazón”.

Sólo puedo decir que merece recoger premios en cualquier certamen, por su brillante guión; por su excelente interpretación; por su ajustada puesta en escena. Y un reproche, no sacar más partido de esa entrañable ciudad que es Estrasburgo, donde pasear por los márgenes del Rin es todo un lujo. Una ciudad que no está bien retratada, pero es obvio que ese no era el tema de la película. Que tiene todo, incluso una excelente banda sonora. Y hablemos un poco más de su director y guionista Philippe Claudel (Nancy, 1962) como el director de Hace mucho tiempo que te quiero (2008), su debut en la pantalla que le dio un César. Es también escritor Almas grises (2005) o El informe de Brodeck (2008) que han sido muy premiadas en Francia y traducidas por Salamandra. Y estoy segura que nos va a seguir proporcionando buenas obras. Porque detrás de sus películas siempre hay un sólido guión y un buen director con esas bazas consigue lo que se proponga.

Uno de los protagonistas Stefano Accorsi, ha calado muy hondo en su papel de Alessandro, padre viudo de una niña adolescente. Sus clases de música italiana, sus ensayos en el coro de música barroca, sus lecturas a pacientes hospitalizados, hacen de él un personaje común, atractivo, humano y entrañable.

Alguna pega, sí, que para muchos tanta dulzura resulta empalagosa. Pero conviene recordar que en la vida hay zonas donde todavía se tiene tiempo para degustar de las relaciones humanas, sin dramas aviesos y retorcidos. Padres normales a los que les cuesta asumir que una hija se hace mujer, sin necesidad de deambular por los rellanos del drama psicológico. Estamos pues frente a una comedia y debemos celebrarlo. Porque siempre resulta mejor ver las cosas del lado positivo que desde el balcón de la desesperación.

Hay incluso concesiones melodramáticas como el final de la película, resuelto casi como una fábula donde el amor, la muerte y la vida rinden tributo al espectador. No se la pierdan.

https://www.youtube.com/v/mdJmPHDrvv8?version=3&hl=es_ES

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s