El YouCat del peregrino en la JMJ

En la Jornada Mundial de la Juventud junto al paquete del peregrino va un catecismo acorde a los tiempos modernos y fiel a la Iglesia de todos los tiempos. En esta era digital como no podía ser de otro modo se han buscado unas siglas que resumen el sentido del texto, se le ha denominado el YOUCAT, casi como un acróstico cuyo significado se traduce por el catecismo de juventud, aunque el juego de palabras lo resume en tu catecismo. Lleva prólogo de Benedicto XVI y numerosas anotaciones con citas de Santos y escritores. Es un compendio resumido del catecismo oficial. Mejor aún, es el catecismo que se quiere dar a conocer a la juventud. Y en tiempos donde muchos abominan de seguir cualquier norma se ofrece ese pequeño libro que recoge sucintamente nuestra fe. Es aquello en lo que debemos creer explicado desde quienes mantienen su fidelidad a la Iglesia Católica.

El catecismo fue necesario para resumir la fe de la Iglesia Católica en una época donde los iluminados personales tenían su aforo y arrastraban hacia todo tiempo de herejías. El peligro es que se nos venda una chuchería que nada tiene que ve con la “perla preciosa”. Se le ha denostado durante los últimos cuarenta años, se lleva mal con las innovaciones de algunas teologías que se alejan del esquema inicial. Pero no exige, como algunos pretenden, doblegar el raciocinio y creer sin razonar. Eso sería un contrasentido. La fe se va conociendo y acrisolando con otras lecturas además de la propia madurez personal. Lecturas que van explicando aquello que a veces somos incapaces de entender. De manera que el libro presenta las fuentes de la fe. El origen de los diez mandamientos, la importancia de los Sacramentos. Es casi un manual para andar por casa que el Papa proporciona a los jóvenes con ilusión:

“Por eso os invito: ¡estudiad el Catecismo! Es mi deseo más ardiente. Este catecismo no os regala los oídos. No os lo pone fácil. Pues os exige una vida nueva. Os presenta el mensaje del Evangelio como la «perla de gran valor» (Mt 13,46), por la que hay que dejarlo todo. Por eso os pido: ¡estudiad el Catecismo con pasión y constancia! ¡Dedicadle tiempo! Estudiadlo en el silencio de vuestro cuarto, leedlo en pareja, si tenéis novio, formad grupos de trabajo y redes, intercambiad opiniones en Internet. ¡De cualquier forma, mantened conversaciones acerca de la fe!”.

Hay además un camino iniciático para la oración, la base fundamental que nos mantiene encendidos en la fe a lo largo de nuestra historia personal. En estos días que se habla tanto de dinero, pompa, suntuosidad que rodea a la Jornada Mundial de la Juventud. En cambio, no se nombra, el esfuerzo personal para arañar del presupuesto del año lo suficiente para realizar el viaje del peregrino; tampoco se dice nada de las largas vigilias que los jóvenes realizan a su paso por las ciudades que los acogen. La oración comunitaria que los fieles rezan en capillas e Iglesias. Y precisamente el catecismo explica cómo debe ser el trato diario con Dios. Que si permanece olvidado en el día a día, terminará por desvanecerse y ser sustituido por intereses que se alejan de la fe.

La oración es pues, una de las partes fundamentales de este YOUCAT para jóvenes. Es el regalo que les acompañará tras estas jornadas con el Papa, y en el que podrán sumergirse todos los días a ser posible en comunidad, como siempre lo han hecho los fieles creyentes. Me huelo que la innovación les molestará mucho a las asociaciones que forman Redes Cristianas, para ellos la fe, es casi una cuestión personal en la que cada uno cree aquello que más le conviene. No guardan demasiada fidelidad al catecismo, es más promocionan todo aquello que se oponga a una regla de vida. Porque en su desatino pretenden que adecuarse a los tiempos modernos es rebajar la exigencia del Evangelio a mínimos, reducida a una ideología de la solidaridad en la que terminan por dejar ahogada el sentido trascendente de la vida y el misterio de un Dios hecho hombre.

Estos mismos individuos protagonizarán la manifestación anti Papa del día diecisiete, al lado de todos los partidos que hacen el juego demagógico de la contestación. Intentarán vender un Evangelio que no se lleva bien con actos multitudinarios, omitiendo que el mismo Jesús reunió tal cantidad de gente que para alimentarlos obró el milagro de la multiplicación de los panes y los peces. Supongo que si el mismo Benedicto obrara un milagro delante de sus narices, lo acusarían de magia sin considerar que Dios se había hecho presente por medio de su persona. Son esa generación de quien el mismo Jesús dejó dicho: “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, tampoco harán caso aunque resucite un muerto” (Lucas 16, 31)

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Catecismo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El YouCat del peregrino en la JMJ

  1. Ihre Freunde stets Wind, Frost, wirst du in der Ferne zu tragen, wenn ich kann nicht, ich bete sie an meinem K?rper Verwitterung kommen.

    Me gusta

  2. Dr Dre Beats dijo:

    Alle Arten von Leben, alle Arten von MenschenDr Dre Beats

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s