"La fiesta y la cruzada" de Vargas Llosa

Interesante el artículo de Vargas Llosa en su columna El País, tanto es así que medios no lectores del órgano oficial del laicismo más casposo, destacan lo insólito del hecho. Vargas Llosas admite el interés que le ha suscitado la Jornada Mundial de la Juventud, con el tirón del catolicismo y la presencia de la religión en la sociedad. Leer estas cosas en la misma tribuna donde se procede a golpear la fe católica por esos díscolos teólogos de la Juan XXIII, produce una enorme satisfacción. Porque abre la puerta al pensamiento riguroso sin sectarismos. Un respiro de aire fresco que necesitamos muchos en estos días de turbulencias políticas y sociales. Y es que Vargas Llosa no sólo es agnóstico declarado, sino que en otras ocasiones ha reflexionado en sentido contrario y con mucha menos elegancia frente al catolicismo. Pero hay que elogiar la independencia de criterio del intelectual peruano, que no cae en el pensamiento dominante. Su olfato periodístico le ha mostrado una Jornada Mundial de la Juventud donde cerca de dos millones de jóvenes venidos de los cinco continentes daban una imagen inusual en Madrid.

Ayer una lectora me reprochaba que hablando de Redes Cristianas, no pusiera un enlace a su web. Le recordaba que sí tengo por costumbre enlazar artículos cuando comento alguno que pueda leer allí. Hoy le invito a buscar “La fiesta y la cruzada” en alguna de las páginas de Redes Cristianas o Atrio. Por poner dos ejemplos de webs que llamándose cristianas solo reproducen críticas feroces al catolicismo. Es una muestra evidente del sectarismo ideológico que en otras ocasiones hemos tratado. Mientras que en cambio son de agradecer las tribunas que saben barajar todo tipo de textos. Y es de justiciar anotar que la primera página donde se reprodujo el artículo de Vargas Llosa fue en el blog de Jesús Bastante, en Religión Digital, aunque acotase su lejanía de pensamiento con el texto.

Cuando encontramos debate intelectual de altura, nos vamos dando cuenta que algo está cambiando en el mundo del pensamiento y en este patio de gentiles que es el diálogo fe y razón. El artículo que también fue reproducido en el L’Osservatore Romano no hace un alegato incondicional hacia el Papa Benedicto XVI aunque alabe su inteligencia, sino que más bien procede a reflexionar sobre la necesidad de una entraña religiosa en la sociedad, pues aunque las estadísticas sean adversas en occidente al culto católico, queda clara la prueba de que “la Iglesia de Cristo mantiene su pujanza y vitalidad”. Y yo añadiría que incrementa el porcentaje de creyentes en zonas alejadas del Viejo Continente donde la Iglesia todavía es muy jóven. Pero es que además Vargas Llosa declara abiertamente la necesidad de la presencia religiosa al lado del Estado laico. No deja de hacer un guiño a favor de la cultura religiosa en un mundo donde el ateísmo sólo ha producido desolación. Por ello declara convencido:”en nuestro tiempo, la cultura ha dejado de ser esa respuesta seria y profunda a las grandes preguntas del ser humano sobre la vida, la muerte, el destino, la historia, que intentó ser en el pasado, y se ha transformado, de un lado, en un divertimento ligero y sin consecuencias, y, en otro, en una cábala de especialistas incomprensibles y arrogantes, confinados en fortines de jerga y jerigonza y a años luz del común de los mortales”.

Es justo señalar que cuando el hombre no se interpela por el sentido de su existencia suele revolcarse en la animalidad más extrema, sin un orden coherente, ni principios morales que sujeten su instinto más abyecto. En esos casos es capaz de legalizar el derecho a la muerte revistiéndola de un eufemismo como “digna”. Al mismo tiempo que abre la puerta a cualquier indignidad, dándole el carácter de legal vía Boletín Oficial del Estado. Vargas Llosa acierta en comprender desde su más profunda reflexión que “la mayoría de seres humanos solo encuentra aquellas respuestas, o, por lo menos, la sensación de que existe un orden superior del que forma parte y que da sentido y sosiego a su existencia, a través de una trascendencia que ni la filosofía, ni la literatura, ni la ciencia, han conseguido justificar racionalmente”. Y aunque finalice su artículo con un fino matiz cínico, no deja de verse iluminado su interior con la presencia de Dios en el horizonte de su existencia

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a "La fiesta y la cruzada" de Vargas Llosa

  1. Anonymous dijo:

    Carmen:La verdad es que a mí también me ha gustado el artículo de Vargas LLosa y si bien considero una muy buena noticia tales reflexiones, que atañen tanto a su persona como a la sociedad (en el sentido de quizás una futura conversión), me han sorprendido las reacciones que algunos sectores han tenido, aunque eso sí, todos situados en los extremos. Que Redes & Company no lo mencionen, no me sorprende tanto, pero sí aquellos que incluso ante un artículo así, que nos favorece a todos se mire como se mire, lo condenan sin más o buscan intereses particulares y ocultos por parte de Vargas Llosa. Vivir para ver.Un cordial saludo.Ana_MS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s