Los intelectuales no terminan de digerir la Jornada Mundial de la Juventud

Termino de leer un artículo de Antonio Muñoz Molina, académico y escritor. Me gusta como escribe, pero hay un matiz que me preocupa. La manía que tienen la mayor parte de intelectuales españoles de respirar el sueño de la vena progresista y clamar con su anticlericalismo trasnochado. Y eso que Antonio Muñoz Molina es un moderado, le leído defendiendo el derecho a la libertad religiosa. Porque defender la libertad es una categoría indispensable en la salud de cualquier ciudadano. Pero me temo que vive con el esquema del NODO franquista. Ese mismo esquema que el camaleónico Zapatero nos hizo despertar del olvido, mientras prometía tolerancia y libertad. Pues eso mismo hacen estos intelectuales cuando se meten a mezclar la derecha con el catolicismo, desempolvan las imágenes del NODO franquista y no las sueltan por más que el mundo haya dado una vuelta al calcetín. Y el escritor juega con la fe de su madre, niña de la guerra que no soporta al Papa pero reza todos los días por los suyos como buena creyente.
Nos falta a los católicos asumir el testigo de no dividir en progresistas a la izquierda y en conservadores de derechas a los creyentes. Esa simplicidad hay que desmontarla. El complejo católico proviene precisamente de ser catalogados de pura carcunda y eso a una determinada edad se lleva muy mal. A media que cumples años como que ya no te afecta, pero oye que te echen en cara que eres un meaplias a cierta edad duele un mogollón. Especialmente cuando se van perdiendo los puntos de referencia, la escuela y los amigos de la infancia, la tutela familiar. En esos tramos en los que no se termina de ser adulto, pero ya vas por libre, viene el rebote. Que es un poco como jugar a la ruleta rusa. Sabes que hay peligro, pero confías en la suerte. Y alguno termina por caer con la única bala de la recámara. Afortunadamente los españoles tenemos a la familia como sostén de la crisis económica. Lo que hace que algunos jóvenes treintañeros vivan en casa sin independizarse. Con mucha más libertad que sus mayores, pero en casa. Digo yo que si se hace una pastoral familiar y juvenil como es debido, algo puede haber cambiado en esa descripción grotesca que suele hacerse del catolicismo español.
Ser católico de marca, de esos que no se asustan de vivir en fidelidad a Dios y a la Iglesia. Es un dilema. Y el escritor jienense sabe sacar punta al lápiz trazando ese catolicismo sociológico que tanto daño ha hecho a este país. Un catolicismo de ritos sacramentales por herencia, sin la madurez necesaria de saber qué se hace. Ese catolicismo que han reflejado en tantas obras los escritores, va desapareciendo a medida que avanza la democracia y fallecen las generaciones del nacionalcatolicismo. Por eso tratar de revivirlo una y otra vez ya resulta grotesco. Y es que se han quedado completamente desconcertados con los casi dos millones de jóvenes que han proclamado su fe este agosto en Madrid. Todavía andan analizando el fenómeno. Y cargando las tintas en los denominados grupos ultraconservadores. Que pásmense ustedes, se trata de jóvenes comprometidos con el mundo, con ganas de fiesta y alegría, pero sin un gramo de malicia para caer en las redes del hedonismo barato y de supermercado que ofertan las series de televisión.
El universo geográfico de la homosexualidad, las relaciones sexuales de fin de semana, la envidia, la soberbia, el egoísmo exacerbado de quien desea llegar arriba cuanto antes, sin ninguna cortapisa, está muy lejos de los jóvenes de Cuatro Vientos. Allí todavía se cree que el amor a los demás es una divisa y se asume consciente de sus dificultades. Por eso para que perseveren en la fe se hace necesario cultivar las comunidades parroquiales, con un sacerdocio que no será mero expendedor de sacramentos. Eso lo saben muy bien los jóvenes que forman parte de alguno de esos nuevos movimientos de la Iglesia. Están conectados entre ellos casi de manera peligrosa, demasiado encerrados en su grupo, pero es que señores si no nos animamos unos a otros para ser fieles al Evangelio, lo que hay en la calle es para caerse de espaldas.
Creer en la familia y vivir la fe dentro de ella es una gracia que algunos no pueden entender. Y es que hemos pasado por las rebajas casi de manera inconsciente. Tomando aquello que nos convenía y olvidando lo que pudiera molestar. Creo que la vacuna de la modernidad y el progreso ha dado de sí todo lo que podía. Ahora hay otra sociedad, desde luego, pero se han perdido los complejos de sacristía. Las nuevas generaciones no temen mostrar su fe, especialmente cuando saben que está en juego su felicidad. Y es eso precisamente lo que hay que mostrarles sin temor.
Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los intelectuales no terminan de digerir la Jornada Mundial de la Juventud

  1. Anonymous dijo:

    Carmen:Enhorabuena por el artículo, la verdad es que es muy bueno y toca tantos temas interesantes que llevan a la reflexión que podría estar una durante días y días dándole vueltas.Ciertamente los intelectuales españoles se han quedado con el cliché que señalas y mucho me temo que tan cómodo les resulta, que cualquier cambio o señal que les muestre su equivocación es como un terremoto que podría hacer que su sistema de creencias e ideología se derrumbe por completo. De ahí que siempre recurran al tema del nacionalcatolicismo venga a cuento o no. Es la imagen en la que se refugian para negar la realidad de la Iglesia en la España de hoy. Así estamos…Un cordial saludo.Ana_MS

    Me gusta

  2. Carmen dijo:

    Hoy me entero que Javier Marías ha escrito sobre el tema de la JMJ voy a ver si encuentro el artículo. Según dicen carga tintas contra lo católico siguiendo la tónica de la inteligencia crítica. Una pose del pensamiento correcto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s