Es inevitable hablar del teólogo Juan José Tamayo

La Asociación de Teólogos Juan XXIII se vuelve a reunir. Es muy divertido que un señor salga en prensa llamando fundamentalista al Papa y por deducción a todos los católicos fieles al Papa. Y se quede tan ancho. Es decir que se reúnen para hablar de los fundamentalismos y proponer un cristianismo liberador. Eso de liberarse me suena a rana. Me hace recordar al Titi cantando aquello de “libérate, libérate”. Y claro cuando te hablan de los fundamentalistas te entran unas ganas locas de saber a quién incluirán en el ramo. Pero habría que precisar dos cosas importantes. Esa asociación de teólogos va al margen de la Iglesia y muchos de sus miembros, por no decir la totalidad, tienen notificaciones en sus obras por parte de la Congregación de la Doctrina de la Fe. Dicho esto podemos escuchar lo que dice su secretario Juan José Tamayo sin cortarse:

“Lo preocupante de los fundamentalismos hoy no es sólo el fenómeno en sí, sino que está instalado en las cúpulas de la mayoría de las religiones, de la política, de la economía e incluso de los Estados, etc. Es una de las más graves patologías de nuestro tiempo”.

Ahí queda eso. El Fondo Monetario Internacional es fundamentalista. Y las hipotecas, no se olvide de las hipotecas, que si no pagas te embargan, miren si hay fundamentalismo. No se avienen a razones. Más o menos como Gadafi. O yo, o nadie.

Pero no queda ahí el asunto, además asegura que “existe una alianza entre la jerarquía católica, el integrismo católico y el integrismo político

Hombre ese discurso es más rancio que Pablo Iglesias. No sé si podemos llamar fundamentalismo a cualquier autoridad que dictamina normas y reglas pongamos por caso el Parlamento, respaldado por el sufragio de todos los ciudadanos. Pero bueno se puede hablar, sobre todo se puede hablar. Aunque luego te bajen el sueldo por decreto. Y no podamos evitar el bipartidismo. Y es que todo lo que sea liberador tiene un plus de utopía que termina por gustarte. No me extraña que se reúnan en el local de Comisiones Obreras. Todos estos pasaron por la escuela de Izquierda Unida, provienen de la galaxia marxista, más atrás de la caída del Muro de Berlín. Y todavía no lo asumen, aunque aquello ya es historia.

¿Pero se le ocurren estas cosas solo o hay más gente creyendo semejante delirio?. Este hombre hace una empanada de la teología, por ello le han dado la Cátedra de las tres religiones. Y al paso que va se las quiere cepillar a las tres para sustituirlas por un cristianismo liberador. Algo mágico, se parece como un cromo al discurso de la Alianza de Civilizaciones pero en versión teologal. Y más que estudiar las cosas sagradas, pretende desacralizar cualquier religión. Y sobre todo huele mucho a que intenta crear una fractura en la Iglesia que hace que acudan allí todos aquellos que no se sienten en comunión con Roma.

No lo digo yo, lo dice Tamayo. “El Vaticano es una de las más patológicas encarnaciones del fundamentalismo católico”. A ver si nos aclaramos, lo que este señor pretende es convertirse en una especie de conferenciante a perpetuidad que se queja de no poder reunirse en Instituciones religiosas, desde hace quince años. Pero buen hombre si está usted dando un puntapié al Magisterio de la Iglesia Católica, no pretenderá encima que le subvencionen el cotarro.

Pues no, no lo entiende, el va por la vía del diálogo. Un señor calificado de “arriano” por la Iglesia. Que no respeta el Magisterio, que mezcla el islamismo y la política con el cristianismo pretende que creamos en la denuncia profética. Es decir que estos señores exigen diálogo a la Iglesia para que ésta cambie lo que ellos quieren. Como no lo hace pues es fundamentalista. ¿Y dónde dejamos el primado de Pedro?. Ya se lo pueden imaginar. No hace falta tal cosa, por supuesto. La idea de Tamayo según la entrevista que publica Religión Digital consiste en comunidades horizontales una especie de comuna sujeta a la libre interpretación.

“El futuro del cristianismo profético y de la teología liberadora es esperanzador”. Permitan que le corrija. El futuro de la Iglesia es esperanzador, el futuro de la caótica empanada mental de ese grupo pasa por el reciclado de ideas. Hay tanto batiburrillo en ese Congreso que mucho me temo no estén a la altura de la Historia para ser capaces encauzar un futuro prometedor. Pero aún así, que les vaya bonito. Aunque lo suyo es pura ideología heredera del más rancio pasado. Puede que en su origen el Congreso de Teólogos de la Juan XXIII tuviera algo de católico. Hoy la mayor parte de quienes lo componen provienen de instituciones que están fuera de la Iglesia católica. Como muestra de su profetismo el invitado de este año el ex abad Franzoni que en el lejano 1976 anunció su pertenencia al partido Comunista Italiano, siendo suspendido a divinis. Dios la cría y ellos se juntan.

4

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Es inevitable hablar del teólogo Juan José Tamayo

  1. Lo que me da envidia de Juan José Tamayo es como consigue ganarse la vida, y más en estos tiempos tan dificiles económicamente. Eso es de admirar.¿Qué pensaria el gran Papa Juan XXIII de estos que utilizan su nombre para crear este tipo de asociación? es fácil imaginarlo, tendría un comportamiento típico de un fundamentalista, según entendemos de las palabras de Tamayo. Pues no deja de ser un Papa, cabeza visble del vaticano. En fín que les propongo que cambien de nombre a la asociación por un nombre más coherente a sus ideas, por ejemplo Asociación del amor liberador….que bien suena!!! jajajaja

    Me gusta

  2. Carmen dijo:

    Tiene una enorme facilidad con los medios. O él los busca o le buscan a él para hacer patente que existe una iglesia progresita y super guay perseguida por la integrista curia vaticana. Lo que no dicen es que son ellos quienes persiguen a la Iglesia.La cuestión es que Jesús dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí (Juan 14:6).Podríamos decir si me persiguen soy profeta si hago caso al Magisterio soy fundamentalista. Es una frase hecha. No se sostiene.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s