La misericordia prohibe la Fiesta Nacional en Cataluña, pero no prohibe el aborto

Mientras Benedicto XVI visita su tierra natal dejando discursos plagados de perlas que nos recuerdan los totalitarismos del pasado, la esencia del cristianismo, el origen de los derechos humanos, la labor del derecho como garante de la justicia, y la ausencia de Dios eclipsado por la modernidad. Estamos asistiendo en nuestras propias carnes al cierre de la Monumental en Barcelona y a la prohibición de la Fiesta Nacional en tierras de Catalunya. Y a una se le impone y le sobreviene el título de este post de manera inmediata. Ganan los defensores de los “derechos de los animales”, contra quienes no tengo nada, aunque me pregunte por qué el mismo Parlament de Catalunya no dictamina una ley para defender de la matanza a los inocentes descuartizados en las clínicas abortivas. No termino de entender la misericordia de los diputados del Parlament, ante dos hechos con diferentes varas de medir. No desean presenciar la tortura de un animal bravo y fiero como el toro, en un arte que lleva siglos de presencia ininterrumpida en tierras de Catalunya. La nobleza de corazón de sus señorías vota por la abolición de “la fiesta nacional”. Pero a su vez, admiten el “derecho al aborto” sin cortapisas, olvidando “el derecho a la vida” como garante de cualquier otro derecho subsidiario.
Me llama la atención que en una zona considerada progresistas y abanderada de la defensa de todas las causas olvidadas por la ciudadanía. Pueda legislarse a favor del toro, mientras se condena la vida humana sin cortapisas. No deja de parecerme un contrasentido, aunque leyendo los discursos de Benedicto XVI consigo entender que el absurdo puede colarse en la sociedad y llegar incluso en forma de ley a regir nuestras vidas. Hemos conseguido ser tan grotescos que algún cómico del futuro tendrá que sacar partido de nuestras incongruencias. La prohibición de fumar para preservar la salud de los no fumadores y las campañas masivas para evitar el vicio del tabaco cuyos ingresos corren a cuenta del monopolio del Estado. No pueden eludir el chiste fácil y socarrón. En este mundo al revés limitamos la velocidad y construimos coches que pueden poner en peligro esos mismos límites legislados. Toda una operación de maquillaje social, de la que una no deja de sorprenderse.
Y ahora Cataluña consigue la abolición de la Fiesta Nacional y sigue subvencionando clínicas para descuartizar fetos con una solución salina que les produce quemaduras y convulsiones dolorosas pero ocultas a la mirada del tendido en la fila cero. Aumenta el número de eugenesia de mujeres por aborto en determinadas poblaciones, ya que los padres ahora también pueden decidir el sexo del bebé; se constata que el aborto asesina de manera inmisericorde arbitraria y egoísta. De esta manera vemos que seguimos aplicando un sistema de exterminio de personas con determinadas malformaciones. Los niños con síndrome de Down están desapareciendo. Si los llevásemos a la Monumental me pregunto si el Parlament de Catalunya legislaría para salvarlos del fin miserable al que nuestra sociedad les ha destinado.
No es ninguna novedad que los amantes de los animales salgan en manifestación hasta hacer llegar sus propuestas ante cualquier Parlamento. Lo increíble es que ese razonamiento funciona en proporción inversa al tratarse de un ser humano. Evitar sufrir a un animal y evitar ver sufrir a una persona permite prohibir los toros y legislar la eutanasia. Salva un animal y mata una persona a quien le retiramos los cuidados paliativos y la dejamos morir de sed, previamente sedada para que su angustia no atormente nuestra conciencia. Y estos hechos suceden paralelamente sin que nadie se interrogue sobre los mismos.
Algo funciona mal en nuestro cerebro que se somete a esas arbitrariedades tan desconcertantes. Podemos ver cuerpos ensangrentados frente a las plazas de toro, denunciando el maltrato animal. Pero no queremos ver vídeos de abortos que denuncian el asesinato de seres inocentes. Ningún razonamiento parece ser suficiente para desatar la alarma de esas conciencias semidormidas que velan por los animales y son capaces de asesinar a otro ser humano sin ningún remordimiento.
¿Qué no podríamos hacer si recogiéramos más de 1.000.000 firmas para abolir “el derecho al aborto”?. ¿Seremos capaces de despertar el sentido común de nuestros compatriotas llevando al Parlamento una propuesta de ley contra el aborto?. Si tan sólo 180.000 firmas han sido capaces de abolir una fiesta tradicional en un determinado territorio. ¿Por qué no creamos sistemáticamente una campaña con posters de fetos desmembrados?.
Hoy por hoy parece que sólo la Iglesia católica es capaz de denunciar las incongruencias de nuestras sociedades que rendidas a la biotecnología pueden llegar a parecerse mucho a los totalitarismos del pasado. Y vale la pena escuchar a Benedicto XVI cuando advierte: “La seriedad de la fe en Dios se manifiesta en vivir su palabra. En nuestro tiempo, se manifiesta de una forma muy concreta, en el compromiso por esta criatura, por el hombre, que Él quiso a su imagen. Vivimos en un tiempo en que los criterios de cómo ser hombres se han hecho inciertos. La ética viene sustituida con el cálculo de las consecuencias. Frente a esto, como cristianos, debemos defender la dignidad inviolable del ser humano, desde la concepción hasta la muerte, desde las cuestiones de la diagnosis previa a su implantación hasta la eutanasia”.
Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Pro vida. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La misericordia prohibe la Fiesta Nacional en Cataluña, pero no prohibe el aborto

  1. Anonymous dijo:

    Carmen:Bueno, ¿qué se puede esperar de una sociedad guiada por una sensiblería vana e hipócrita?. Te diré algo, aunque se llamen amantes de los animales, en realidad no lo son tanto, y te diré la razón. Los toros bravos viven de maravilla durante toda su vida hasta el momento en que se les lleva a la plaza (y que conste que a mí no me gusttan las corridas de toros). Aquí lo pasarán mal, pero mucho peor es el tema de los mataderos, o de ciertas explotaciones -por ejemplo gallinas- en las que sí es una tortura para el animal. Pero de eso no dicen nada.Recuerdo a una que la señalé, que en el caso de que se prohibieran las corridas, la raza desaparecería, pues desde luego no se le va a tener como mascota. La respuesta fue que prefería que esa raza quedara exterminada a ver el sufrimiento del animal en la plaza. Ahora bien, ¿qué sufrimiento?, ¿el del animal o el suyo propio, producido por la visión del supuesto tremendo sufrimiento del animal?. No sé si me explico, pero a lo que voy es que prefieren eliminar a cualquier ser vivo antes que tener la más mínima incomodidad incluso emocional. No están salvando a los toros Carmenb, los están condenando a la extinción, ya que a estos nadie les cria para tenerlos de mascotas. Y te lo dice una antigua ganadera -del sector lacteo, eso sí-.¡En fin!, que el tema es más engañoso de lo que parece. Si la prohición se extiende a todos los sitios, adios al toro bravo. Como verás, el tema se aproxima más al aborto y, sobre todo, eutanasia, de lo que parece.Un cordial saludo.Ana_MS

    Me gusta

  2. Carmen dijo:

    La verdad es que no admiten la comparación. Y lo cierto es que yo no entiende que puedan tener dos varas de medir. Misericordia con los animales e indiferencia con el dolor del feto. Un ser vivo en ambos casos. Por otra parte entiendo que en esta cultura de la muerte nuestro futuro como personas mayores está en peligro. A este paso nos eutanasiarán a poco que no seamos útiles.Un saludo, Ana

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s