Más cerca de la vergüenza que del final de ETA

Estoy cansada como la mayoría de los españoles. Cada cierto tiempo nos desayunamos con la tregua de ETA y su posible disolución como banda armada. Cambian los gobiernos, cambian los partidos en el poder y ETA sigue estando presente en la vida de los españoles. Dejemos claro de una vez por todas que esa banda criminal sólo será disuelta si entrega las armas. Mientras tanto, parole, parole, parole. Y nada más que palabras. De manera que no veo por qué ahora estamos más cerca de vencer a ETA, en realidad siguen siendo los terroristas quienes marcan la agenda del gobierno. Y los medios, salvo honrosas excepciones, son incapaces de sacar de la hemeroteca los sucesivos comunicados de la banda terrorista. Aunque sólo sea para contrastar que no estamos hoy más cerca de su disolución que hace diez años. Y quien diga lo contrario, miente. Algo bastante frecuente en los medios y en la agenda política.Yo celebraría junto a todos los españoles el fin de la violencia etarra. Me gustaría que los mismos terroristas reconocieran su camino equivocado y el dolor que han ido esparciendo a lo largo de los años.

Cerca de mil víctimas de sus trampas y juegos sucios. Y un panorama político de guerra permanente en tierras vascas. Donde, para qué vamos a mentir, la gente vive con miedo, con recelo, señalando al vecino de tal o cual tendencia. Callando lo que piensa por prudencia. Ese es el éxito de la violencia etarra. Ellos han marcado la vida de la población civil a base de consignas y presiones. Ellos son los responsables directos de mucho dolor en cientos de familias. Hay que decirlo con claridad. La renuncia a la lucha armada es una tregua pero no la disolución de la banda terrorista. De esas treguas llevamos cuenta en el pasado, sin mejores soluciones. Sirven para reorganizar a la banda, que nunca ha optado por la solución del diálogo franco en la vida pública, sino más bien por la amenaza y la extorsión. Y los disfraces permanentes con cambios de siglas para jugar sucio en democracia.
Que los políticos celebren su comunicado como un gran avance, me parece propio de pardillos. Y las equivocaciones en materia de terrorismo se pagan en política con los votos pero desgraciadamente también con sangre. Para una sociedad sana y democrática el conflicto armado del País Vasco es un cáncer que hay que extirpar sin concesiones. Pagando los delitos, no negociando acuerdos de rebajar de penas, ni mucho menos. Porque ese camino lleva precisamente a la actual sensación de impotencia entre las víctimas del terrorismo. Parece que los asesinos son interlocutores válidos para los políticos, como si estuviesen al mismo nivel. Y eso en justicia es una falsedad. Los asesinos deben estar en la cárcel cumpliendo penas por sus delitos. Y no hay posible negociación en una sociedad de derecho. Esa es la postura decente. Ni más, ni menos.
Reconocemos que muchos terroristas han buscando con el tiempo abandonar la lucha armada. Pues bien, eso es precisamente lo que se debe demandar, sin aceptar ningún comunicado ni diálogo. Entrega de las armas de modo incondicional. Porque sucede que si de lo que se trata es de negociar su impunidad, de nuevo nos encontraríamos con un chantaje a la sociedad. Con una profunda injusticia, que podría convertirse en un quiste putrefacto. No puede ser que la víctima terrorista pueda tener en el futuro como edil al asesino de su padre. Y ese sería el caso que se daría en una supuesta concesión por parte de los poderes públicos hacia los terroristas para que disolviesen la banda y se convirtiesen en formación política. Quieren blindar su impunidad. Lo que muestra a las claras la poca resolución del gobierno frente a ETA.
Más de cincuenta años de conflicto en los que caben muchas treguas bañadas con sangre a posteriori. Hoy no estamos más cerca de una solución justa, sino más bien de una concesión vergonzosa. Y en esas condiciones muchos españoles se sienten traicionados por la justicia. Ojalá me equivoque y la tregua sea el final de ETA pero desde luego con los asesinos cumpliendo condena.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s