"Me aburren", dice el director de CatalunyaReligió.cat

Jordi Llisterri director de CatalunyaReligió.cat, está consiguiendo ilusionar con su proyecto digital en numerosos ámbitos religiosos de su terruño. El portal catalán comenzó su andadura de manera completamente local. Algo que suponía un pequeño retroceso en un mundo global, y así se lo hice notar a su director, calificando de endogamia esa manía de convertir lo local en sublime, olvidando que hay mucho charnego que tiene todo el derecho del mundo a leer en su lengua propia y que no conoce el catalán. Su consejo editorial le ha debido hacer notar que para abrirse al mundo hay que facilitar la comunicación. Y miren por dónde la página ya está disponible en versión española, además de otros idiomas. Todo un acierto que ponemos como ejemplo de pluralidad y buen seny. Pero el nacionalismo es un tema recurrente que Llisterri lleva muy mal, la prueba es su post M’avorreixen, donde con motivo del último comunicado de la Conferencia Episcopal lanza un alegato a favor del nacionalismo más rancio y sectario. De ese mismo nacionalismo excluyente que abominan los obispos y que a él le aburre como tema recurrente.

Por mucho que le moleste, lo cierto es que Cataluña como nación y además con espíritu separatista y colonizador, ciertamente aburre como bien dice él. Pero es que la diversidad lingüística de una nación no da pie a los separatismos, ni a los estados de autodeterminación. Por mucho que el buen monje Hílari Raguer, teja como Penélope la madeja del nacionalismo con históricos documentos que no cambian el devenir de los tiempos. España es una nación con una pluralidad lingüística y una variedad local de la que todos nos sentimos orgullosos. Sin embargo, el nacionalismo excluyente que padecen algunos españoles periféricos, peca precisamente de un sesgo totalitario pernicioso. Un sesgo que ha llevado en el pasado al enfrentamiento de los pueblos. Y ahí nunca pueden estar los obispos. Así que por mucho que le aburra el tema, lo cierto es que la Conferencia Episcopal interpreta con claridad el Magisterio de la Iglesia en una cuestión delicada que muchos siguen manipulando según les interesa.
Los obispos, incluidos los de Cataluña, han puesto su pica en Flandes con motivo de las próximas elecciones del 20 de Noviembre, y lo hacen con meridiana claridad:
“ Recordamos de nuevo que se reconoce la legitimidad moral de los nacionalismos o regionalismos que, por métodos pacíficos, desean una nueva configuración de la unidad del estado español. Y también, que es necesario tutelar el bien común de la nación española en su conjunto, evitando los riesgos de manipulación de la verdad histórica y de la opinión pública por causa de pretensiones separatistas o ideológicas de cualquier tipo”.
Al Sr. Llisterri le podrá molestar esa claridad, pero desde luego le invita a posicionarse desde un ángulo que no suponga precisamente un nacionalismo periférico excluyente. Ese tipo de nacionalismo que se impone por Decreto Ley por encima del conjunto de los derechos que tienen los ciudadanos españoles. Lo siento, pero ahí les duele. La pluralidad del Estado Español se ha fragmentado peligrosamente en los últimos treinta años a fuerza de imposiciones por parte de nacionalistas con cariz totalitario. La Iglesia hace bien recordando dónde debe estar un católico que no puede ser más catalán que español, porque es ambas cosas a la vez. Si su localismo nacionalista le hace perder el sentido del bien común de toda la nación española, estamos en una peligrosa deriva que no sirve para crecer ni enriquecer, sino más bien para dividir.
Y en esas sigue el señor Llisterri a motu proprio cuando exclama: “ Pero ellos, raca-raca, tozudos como una mula en hacer notas de las que sólo se pueda desprender una opción de voto y en la unidad de España como bien moral. Un católico no puede ser independentista y si es nacionalista (periférico, claro) debe vigilar muy de no caer en pecado”.
¡Ay, señor Llisterri, del pecado de la endogamia, quién nos perdonará!. De esa endogamia que nos hace mirar por encima del hombro al resto de los españoles. De esta soberbia nacionalista muchos se deberían confesar.
Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a "Me aburren", dice el director de CatalunyaReligió.cat

  1. swiss watch dijo:

    Se ti sei innamorato di due persone contemporaneamente, Fashion Watchselezionare la seconda, perché se davvero l'amore la prima,Bluetooth Headphones reviews non si innamorerà con la seconda.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s