El vistoso chance de Asis

Asís es una ciudad italiana preciosa, histórica, cuna de San Francisco y santa Clara. Y allí se reúne hoy Benedicto XVI junto con todas las confesiones religiosas que han decidido orar por la paz. Hacen un remake de la primera e histórica reunión celebrada hace veinticinco años por Juan Pablo II que llevó a cierta confusión general. No se entiende muy bien que una religión se posicione como verdadera al mismo tiempo que ofrece su mano al resto de creencias. Parece un carnaval del espíritu donde todo vale. Muy relativista, muy guay y moderno, muy global y plural. Esa es la lectura que se podría tener sobre el macro evento religioso de Asís. Por mucho que se trate del diálogo interreligioso para fomentar la paz. A una le queda la sensación de que Benedicto XVI queriendo reconducir aquel evento protagonizado por Juan Pablo II, ha vuelto a caer en un gesto de buena vecindad pero de difícil lectura.

Las religiones no pueden evitar las guerras en el mundo. No lo han hecho a lo largo de los siglos. Aunque es cierto que si han servido como portavoces para el diálogo y la paz en determinados conflictos. Pero la realidad es que la guerra aletea por el mundo con independencia de la fe. Tal vez se esté intentando evitar un choque de civilizaciones entre la pujanza del islam y el letargo del cristianismo en el horizonte europeo. De las primeras declaraciones de Benedicto XVI podemos sacar esa conclusión, se condena el uso de la religión para justificar la violencia terrorista. Pero por mucho que el cristianismo sea una religión de paz y que la imagen de San Francisco nos recuerde su aventura por tierras del islam. Lo cierto es que la guerra parece consustancial al ser humano. Forma parte de la Biblia desde el primer encontronazo entre Caín y Abel. A partir de entonces parece que el hombre siempre está dispuesto por diversos motivos al enfrentamiento.
Es posible que los líderes religiosos se conviertan en portavoces del diálogo y la razón, frente a la violencia. Pero he de decir que me siento escéptica ante el fenómeno de Asís. Mientras exista la industria armamentística como negocio lucrativo de casi todos los países, el fenómeno de la guerra y del terrorismo no va a finalizar. Es más, conviene que existan enfrentamientos para seguir gestionando el lucrativo negocio de las armas. De manera que hoy me he parado a mirar con curiosidad como trataban los medios el evento de Asís. Y qué me encuentro, pues que nadie recoge la noticia, ni la comenta, ni la reflexiona. Salvo los digitales religiosos, que obviamente recogen no una, sino varias noticias sobre el mismo tema.
Si la religión tuviera alguna importancia entre los máximos dirigentes del mundo, es posible que las declaraciones que vayan saliendo de Asís, pudieran cambiar el rumbo de la política mundial. Pero salvo un milagro, que nadie duda que pueda suceder, lo normal es que los diferentes conflictos del mundo sigan enquistados hasta que la coyuntura del momento permita poner punto final. Comprometerse por un mundo más justo, sin tener capacidad de decisión para acometer medidas de paz, me parece una solemne tontería. Aunque la foto para la galería sea vistosa y la pongamos en todos los centros educativos como marco para celebrar el día de la paz, que forma parte del currículum para fomentar el diálogo y la tolerancia.
Me hubiera gustado que las guerrillas islámicas hubieran acudido a Asís. Esas mismas guerrillas que secuestran cooperantes, que son hombres y mujeres de paz, y los utilizan para sus sucios negocios, presionando a los gobiernos con la vida de seres inocentes. Esa paz que la religión ofrece al mundo, especialmente la cristiana, es la paz de la generosidad y del perdón, de la reconciliación entre pueblos enfrentados. Es un proceso purificador que requiere mucha fuerza de voluntad. Basta mirar a nuestra pobre piel de toro para reconocer que las heridas de pasados conflictos pueden resurgir de las cenizas. Lo hemos podido comprobar porque algunos políticos siguen hurgando donde más duele. Porque hay víctimas de primera y segunda categoría. Porque aunque tengamos una constitución que consagra la libertad religiosa hay gente que desearía borrar del mapa todas las iglesias de España. Y si me apuran cualquier atisbo de creencia.
Tal vez por eso me ha gustado que también los ateos estuvieran presentes en Asís. Un momento sin duda especial ha sido cuando Guillermo Hurtado, representante de los no creyentes, pero igual de fiel ante los desafíos de este mundo, se comprometió con todos los hombres de buena voluntad “a la edificación de un mundo nuevo, donde el respeto a la dignidad de todo hombre sea la base de la vida en sociedad”.Un bonito compromiso de gente de bien, que sin lugar a dudas se ha reunido en ese emblemático lugar de Italia. Unas estupendas palabras de Benedicto XVI dirigiéndose a toda la humanidad con la diversidad religiosa que caracteriza esta aldea global. Palabras sin duda de gran calado y sabiduría. De gran altura moral. Pero insisto, los medios hoy han dado la espalda a la paz y al diálogo, ni siquiera lo han reflejado. No he visto la televisión, pero me gustaría que si han salido imágenes no se haya quedado todo en un vistoso chance.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El vistoso chance de Asis

  1. Pero insisto, los medios hoy han dado la espalda a la paz y al diálogo,Sport Watch ni siquiera lo han reflejado. No he visto la televisión,Apple Accessories pero me gustaría que si han salido imágenes no se haya quedado todo en un vistoso chance.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s