Teresa Forcades y la deuda externa

Desde que ayudó a descubrir los entramados ocultos de la gripe A con un video casero que dio la vuelta al globo, se ha convertido en la salsa de numerosos saraos mediáticos. El último de ellos la lleva a postularse a favor de la independencia de Cataluña, con la Biblia en la mano, con citas religiosa, y con piruetas retóricas que cada día son más frecuentes a medida que pisa los platós televisivos.

Entró en el mundo mediático con declaraciones sorprendentes y no ha dejado indiferente a nadie cuando aparece su nombre en un titular. Desde aquella entrevista a la que respondía sobre la posibilidad de que una célibe pudiera enamorarse, se lanza ahora a la aventura Venezolana para hablar de la crisis económica y de las políticas sociales en el país americano.

No voy a caer en la trampa de negarle el derecho a expresarse. Creo que sigue la dinámica de apostar por una vida religiosa que tenga figuras de primer nivel en los foros intelectuales del globo. Es feminista hasta la raya del pantalón. Pero sus ideas rozan lo heterodoxo aún cuando algunas de ellas estén argumentadas con su verbo fluido y envolvente.

Ahora habla pestes sobre nuestra deuda externa, una deuda contraída por la banca y la política corrupta que está pagando la sociedad más vulnerable. Las clases medias, los pobres, la sociedad del bienestar. Todo se tambalea y ante los silencios a veces ominosos esta mujer suelta las declaraciones con la frescura a la que nos tiene acostumbrados.

Para ella existen soluciones. Y yo la creo. En este punto estoy de acuerdo con ella. Seguramente discutiríamos sobre la autodeterminación del pueblo catalán, y sobre sus peculiares tesis en cuanto a la legitimación del aborto. Discutir no está mal, muestra que hay opinión. Y eso es lo que ella reivindica en todos los foros públicos. El caso es que el nuevo modelo de monja con pantalón, icono mediático, y contertulia en foros internacionales, puede ser el paradigma de la revolución que nuestra sociedad ha vivido en los últimos años.

No les gusta a muchos, pero debemos descalificar las ideas que no sean coherentes. Discutir tal vez la opinión que no es argumentada. Pero el papel que se ha impuesto como modelo del nuevo feminismo religioso, me lleva a pensar que tal vez le suceda lo mismo que al padre Apeles. Que termine devorada por los medios. Y que no sepa llevar bien el precio de la fama.

De momento les dejo con una bendición de las suyas, original, sui géneris, iconoclasta y que dará mucho que pensar. Pero también les añado unas declaraciones donde se observa que se documenta previamente antes de emitir opiniones. Saca la información de sus largas lecturas y las ordena y procesa en su discurso con la labia que la caracteriza.

Yo estoy a su lado por el derecho a opinar. Aunque entiendo que su figura dando vueltas por todo el globo para hablar de tantas cosas, resulte sorprendente en una monja de clausura. Tal vez estemos frente a la revolución de los claustros. Mujeres líderes como piden las hermanas estadounidenses, movilizando a la sociedad en temas de justicia social y de derechos humanos. Es evidente que este papel no lo había realizado antes ninguna religiosa española. En Estados Unidos es más frecuente y aquí lo hemos importado con la idiosincrasia propia.

Me hubiera gustado más una oración común, sencilla, sentida, profunda. Que esa bendición secular que lanza a la pantalla con fervor mitinero. Pero así son las cosas.


Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Teresa Forcades y la deuda externa

  1. Dejé un comentario pero no sé adonde se fue:(

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s