Olvido Hormigós. El voyeurismo mediático

Se ha dicho de todo en los medios de comunicación. Olvido Hormigos, la concejala socialista de los Yébenes, ha conseguido la popularidad muy a su pesar, con un vídeo exhibidor de sus artes onanistas, al más puro estilo porno. Es evidente que el juicio mediático implica situaciones insólitas. La consideran víctima de una venganza y desde luego la eximen de renunciar a su puesto, por un acto privado que no afecta a su labor pública. Los intelectuales señeros del país salen en su defensa. Lucía Exebarría, deslenguada como pocas, alaba su derecho a darse placer. Y para Arturo Pérez Reverte, la exhibicionista tiene asegurada una doble carrera en caso de paro, pero además es tonta de remate. Y me parece que no va errado el académico español.

Pero es que la situación plantea varias cuestiones morales, la primera es de carácter delictivo, uno no puede publicar imágenes privadas de otro en la red, sin que al menos la justicia emita su dictamen. El derecho a la vida privada no puede ser violado por personajes capaces de hacer daño a otros por medios tan vulgares como los del video que recorrió la red. Pero existe otra cuestión más profunda y es la del “voyeurismo” que roza lo patológico y asoma por entre las rendijas de este escándalo elevado a “primer time” hasta el absurdo.

Queda por las rendijas de los medios la catalogación moral del acto a dos bandas. Un peligro que hoy sacude a nuestra sociedad y que no parece decrecer, sino que aumenta peligrosamente, hasta hacer público lo más íntimo, sin el menor decoro. A una le sobrevienen algunas consideraciones. Dejando a un lado algo tan sabido como que el onanismo “per se” es motivo de confesión para el creyente. Se trasluce además el intento de seducir a otro con la grabación de la escena.

Y ante el pasmo oficial, la concejala pasa de ser una desvergonzada a asumir la condición de víctima. Aunque lo sea, no deja de producir pavor el nivel general de la ciudadanía y los comentarios generados con el tema. La prensa no debiera caer en la trampa de publicar imágenes privadas y exhibirlas en sus medios digitales. La noticia tendría que tener otros titulares. Deberíamos dejar de valorar las noticias por la audiencia que consiguen. Ofrecer alternativas al público para tratar estos temas con menos morbo. Por ejemplo, considerar los peligros que conlleva dejarse grabar en determinados acontecimientos, con el peligro de su posterior exhibición sin nuestro consentimiento.

Es un aldabonazo general que merece ser tratado desde otro punto de vista. No ya por lo que supone que una respetable concejala caiga en tan burdas prácticas, sino por el ejemplo pantalla que dicha exhibición puede suponer en los menores de edad. ¿Qué piensan nuestros jóvenes de estos cargos públicos que no saben medir sus actos?. ¿No sería necesario un debate social, más profundo, que el mero chascarrillo que hemos estado aguantando?.

Nos deja pasmados la facilidad con la que los políticos utilizan sus propios errores para rentabilizar a su favor lo que de facto es una imprudencia que debiera tener consecuencias, si la sociedad valorase las cualidades humanas, por encima de las obligaciones de un cargo. A mí me produce mucho pavor que esta ciudadana, que está en su perfecto derecho a tener una vida íntima, sea capaz de relajarse con juegos eróticos que luego exhibe en “petit comité”. Y que esta valoración se considere propia de mea pilas, deja al personal pasmado. Porque de admitir este método como válido, podríamos encontrarnos con escenas pornográficas de nuestros ilustres representantes públicos, pasando rápidamente de la privacidad a las redes públicas, hasta exhibirse en las pizarras digitales de los centros escolares.

Yo no sé a ustedes, pero a mí, lo de Olvido Hormigos, me muestra un futuro libidinoso colándose en la pantalla de mi ordenador, merced a esos medios de comunicación que van degenerando hacia la vaciedad, dejando por el camino el decálogo del buen informador y la ética más básica a los pies de los caballos.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s