Obispos alemanes e impuesto religioso

No creo que sea cierto que dejar de pagar un impuesto signifique no recibir los sacramentos. Primero porque hay situaciones personales que no pueden pagar ningún impuesto, de hecho es la Iglesia la que abona el recibo de la luz y el agua de los fieles más necesitados, de manera que sería curioso recibir ayudas sociales de la Iglesia y excluir de la comunión a los parados sin subsidio o los endeudados hasta las cejas.

Pero es que además, los obispos pueden decir oficialmente que no pagar un impuesto supone un acto de rebeldía, pero nunca de apostasía. Eso no se sostiene jurídicamente y lo diga quien lo diga. Lo que sí pueden hacer es llamar a los feligreses que no pagan y pedirles y explicarles que deben colaborar con la iglesia.

Muy diferente el caso de la apostasía, es indudable que en este último supuesto no tiene sentido acudir a los sacramentos. Sería bastante estúpido por parte del receptor de los mismos. Por otra parte firmar una apostasía para no pagar un impuesto es la trampa del pícaro avaricioso, del creyente usurero, del feligrés cara dura. Todos debemos apoyar en la medida de nuestras posibilidades a la Iglesia. Pero es que además el principio de subsidiariedad forma parte del ADN del cristianismo. De manera que cada uno colabora en proporción a sus ingresos. No existe un límite para donar dinero a la Iglesia, pero sí puede establecerse un mínimo como sustento para los diversos cometidos que se realizan en la parroquia.

No pagar el impuesto religioso por causa de fuerza mayor, nunca debe suponer una exclusión de los sacramentos, quien manifieste lo contrario estaría cayendo en una simonía, y no creo que sea el caso de los obispos alemanes.

Por otra parte, entramos en el complejo mundo de las realidades cotidianas, las que superan con mucho un titular. Es imposible que cada párroco conozca la situación económica de sus feligreses y si están al día en dicho impuesto religioso. Más aún, es difícil en el universo del católico por libre, que asiste puntualmente a la iglesia, que se pueda saber si ha pagado dicho impuesto. Por tanto, la comunión no se la niega ningún sacerdote al fiel que acuda al altar. Otra cosa diferente, será las predisposiciones interiores de los fieles que pueden provocar un sacrilegio si concurren al altar sin las debidas condiciones.

En el caso de quienes han firmado una apostasía para estar libres del impuesto religioso, parece vergonzoso que además quieran recibir todas las ventajas de los sacramentos, sin ninguna colaboración de su parte en los gastos de la Iglesia. A nadie le cabe en la cabeza que se puedan sostener los gastos económicos de mantenimiento de una parroquia, si no existen ingresos. De manea que es lógico que los obispos les abronquen y les indiquen que no son aptos para recibir los sacramentos.

Podemos por tanto resumir con claridad: Los obispos alemanes recuerdan a los fieles sus obligaciones. Primeo colaborar en el mantenimiento de la Iglesia pagando el impuesto adecuado, de la misma manera que pagan los impuestos al Estado para poder recibir las prestaciones sociales. Es un deber y una obligación que se recoge en el catecismo y que se debe aclarar a los fieles que no tengan criterio formado sobre esta materia.

Los obispos alemanes habían recibido la insólita petición de un apostata que quiere eludir dicho impuesto pero exigía recibir los sacramentos. Ciertamente los sacramentos no se pagan con nada, son una gracia que la Iglesia otorga gratuitamente a los fieles. Sin embargo, si usted hace profesión de apostasía, es un contrasentido que acuda a los mismos.

Y eso es todo. Así concluye la historia aunque podamos encontrar a los detractores de siempre, acusando a la Iglesia de cobrar por evangelizar. Sin caer en la cuenta de que el obrero merece su salario y sustraer la paga del mismo es un robo que peca contra el séptimo mandamiento. Lo demás, como se suele decir, pelillos a la mar.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s