¿Caridad o justicia?

Es un tema que suele confundir a la gente. Porque yo misma he dicho en sucesivas ocasiones que no se puede dar por caridad lo que corresponde por justicia. Pero es una frase con trampa. Lo cierto es que la caridad supera con mucho la justicia. Y ahí amigos no hay vuelta de hoja. Debemos pedir justicia, sin embargo estamos obligados a dar caridad. Y la sutil diferencia consiste en que la caridad va un más allá de la justicia. La caridad no la regula nadie, se desborda y desparrama como una copa rebosante.

La caridad es superior a la justicia
. Con la justicia llegamos a un compromiso, a un pacto social. Pero por la caridad estamos llamados a superar esos compromisos y a dar mucho más de lo que nos exige la justicia. Ese es el misterio del cristianismo. Que no se basa en la mera corresponsabilidad social, sino que exige del individuo una entrega a fondo perdido.

La caridad es tan superior que perdona a los enemigos y nos pide devolver bien por mal. ¿Quién puede regular ese tipo de comportamiento?. Nadie, no existe, ni ha existido jamás. Pero sin embargo está presente en el origen del amor a Dios. El respeto y el amor a los demás provienen de ese mismo amor a Dios. “Si no amas a tu hermano a quien ves, como vas a amar a quien no ves”.

Por eso es tan difícil ser buen cristiano. Nos encontramos con un misterio que nos supera. Dios ama también a quien no le ama. Algo que resulta bastante complicado en ciudadanos de a pie. Y sólo los santos, que están revestidos de la gracia, han sido capaces de rebosar esa misma generosidad. Han superado las dificultades para rescatar incluso a las personas que parecían perdidas para la sociedad. Por eso la Iglesia está presente en las cárceles, ofreciendo el amor gratuito de Dios que no se le niega ni al peor asesino.

Cuesta explicar esto y cuesta porque solemos aplicar la ley del Talión, tan antigua como la propia humanidad. Por eso cuando en el post anterior hablábamos del prójimo el Evangelio es tan gráfico. Un prójimo desconocido que suscita nuestra misericordia y nos desborda también en cuidados y atenciones. Casi como si fuera alguien de la familia. Y esa es la característica del cristiano, que hace hermanos a tantos hombres y mujeres diferentes, miembros de la gran familia de Dios.

Sería hermoso que pudiéramos tener entre nosotros la misma confianza que se tiene con un familiar, sólo por el hecho de pertenecer a la misma fe. Debería darse por supuesto en nuestro trato con los demás, esa solicitud familiar entre creyentes. Pero es que además, lo curioso es que nos lleva a aplicar la misma medida de generosidad con quienes no tienen nuestra fe, y creen en nuestro Dios.

¿Hay algo más sorprendente?. Una religión que hace hermanos a todos los hombres y mujeres del mundo, que lucha con los propios egoísmos para rebosar generosidad a manos desprendidas. Y así podemos entender que desde los inicios del cristianismo se cuidasen los pobres y los enfermos con atención maternal. Los hospitales son en su origen cristianos, nacieron en las naves de los monasterios para atender a quienes nadie cuidaba por no tener dinero para pagar. Y así vemos que aparecieron también las primeras instituciones para cuidar de sordos, ciegos, dementes, etc. El plus que pide el evangelio se ha convertido en esa sociedad del bienestar que todos debemos defender. Porque no somos extraños unos de otros, sino hermanos de una misma raza, la humana.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s