La Iglesia nacionalista y el agitprop

Estamos en unos momentos verdaderamente críticos. No sólo porque la crisis económica azota la sociedad y por desgracia a nuestros bolsillos. También porque la crisis política toma ribetes alarmantes. El descrédito de los políticos va parejo con los mesianismos independentistas que resurgen desde el pasado, como si volviésemos a revivir un siglo XIX que fue preludio de las dos guerras mundiales en el siglo posterior. De aquellos polvos vienen estos lodos. Me temo que ser nacionalista como lo entienden en Cataluña y el País Vasco, tras tres décadas de abducción, es cuanto menos un error histórico.Y llama especialmente la atención que sea en el momento de mayor debilidad del gobierno central, cuando se agita al ciudadano de a pie con propuestas peligrosas que más que sumar, dividen. Si a esto le añadimos la peculiaridad de la iglesia catalana o vasca, entramos en un terreno pantanoso. Porque descubrimos que durante décadas solícitos pastores del rebaño de Dios han estado haciendo patria, en detrimento de los principios más elementales de prudencia y equidistancia.

Los sueños políticos de algunos territorios pueden ser fantasmas revividos oportunamente por intereses ocultos y no manifiestos. Que a esos juegos se sume la Iglesia, con declaraciones tendenciosas, como las que estamos escuchando últimamente, nos lleva a un callejón sin salida y al enfrentamiento entre hermanos. Algo que ya creíamos tener superado.

El resultado de las elecciones en el País Vasco y Galicia son un referente curioso sobre lo que puede suceder en Cataluña dentro de un mes. Si la identidad española está ahora en sus horas más bajas ha sido por la política de convivencia y pleitesía que los dos grandes partidos nacionales han venido jugando durante décadas. El miedo a ser coherentes con la propia Constitución, nos está llevando a la balcanización. Y en vez de tener una voz prudente que llame a la reflexión, ciertos pastores de la Iglesia se dedican al agitprop. No vale recordar a ilustres glorias del pasado para reivindicar una secesión. Tampoco recurrir a la mentira y al envenenamiento de la población. Ese juego peligroso ha destruido naciones y las ha abocado a guerras dolorosas y cruentas.

Creo que la mayor parte de los ciudadanos españoles estamos de acuerdo con el respeto a la identidad cultural de ciertas autonomías, pero si fuera consultado todo el pueblo español, que es como deben ser los referéndums, dudo mucho que esos nacionalismos locales pudieran seguir flotando como un ectoplasma peligroso en el ambiente.

Me limito a constatar que en ciertos territorios de España el ambiente se está volviendo opresivo. Allí un ciudadano español puede encontrar situaciones que recuerdan momentos históricos del pasado cercano. Las limpiezas étnicas en poblaciones tan multiculturales son impensables, pero el totalitarismo local puede ahogar al resto de ciudadanos que no pertenecen a esa lengua o idiosincrasia peculiar. Y eso no se corresponde con un estado democrático, sino que semejan más bien una dictadura cultural que no tiene nada que envidiar a dictaduras del pasado.

Yo me limito a constatar que los monjes y monjas de Monserrat junto con algunos monsens de la diócesis, incluidos obispos, están posicionándose por el enfrentamiento y no por el diálogo y la pluralidad.Algo de esto sospecho que también se ha dado y se da en Euskadi. Creo que la propia Conferencia Episcopal está llamada ejercer un arbitraje moderador en este tema con sus hermanos en el episcopado. Algo que ya hizo Juan Pablo II en Italia, recordar que el bien común está por encima de intereses particulares. Porque lo contrario sí que es pecado.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s