El asesino de Salobral y la doble moral de la ley

Nos ha conmocionado el suceso de Salobral. Un adulto de 39 años asesina a una niña de 13 y a un vecino, además de herir a otro. Al parecer el hombre mantenía una relación consentida con la niña, pese a la oposición familiar. Se nos ha dicho por activa y por pasiva que los padres de la víctima mostraban su rechazo a este tipo de relación. Lo sorprendente es que esto viniera de lejos, cuando la niña apenas tenía once años y había una diferencia de 26 años entre ambos.

No puedo entrar en el interior del asesino, pero si deduzco por los datos que era un ser violento e inmaduro. Tenía un arsenal de armas en su casa. Me llama la atención que los padres de la niña se encontrasen con el muro de la ley como cómplices de esta relación. Todos sabemos que existe en nuestra legislación una edad mínima para el consentimiento de relaciones sexuales. Y al parecer la joven no estaba de acuerdo con la oposición familiar, lo que complicó los hechos durante bastantes meses.

En estos casos las cosas se ponen turbias. Una no sabe si al fin la niña vio la luz y entendió que debía romper con Juan Carlos. Todos dicen que estaba muy desarrollada y aparentaba más edad de la real. No se sabe. Lo cierto es que la pasión ciega, la ira incontrolada, la habilidad con las armas de fuego, han sido detonantes de un crimen que la ley podía haber impedido.

Bastaba una orden de alejamiento solicitada por parte de los tutores legales de la niña. Se hace difícil entender que se pueda establecer el matrimonio a los catorce años y las relaciones consentidas a los trece. Mientras que la mayoría de edad a todos los efectos se sitúa en los dieciocho. Si uno no tiene madurez para sacarse el carnet de conducir, mucho menos para establecer una relación formal y seria.Con este lamentable crimen descubrimos las lagunas legales y las incoherencias sociales. No podemos entender que no se pueda votar antes de una determinada edad, mientras se admite una relación legal que presupone una madurez afectiva. La joven Almudena podía ser muy precoz, pero seguía siendo una niña y una menor de edad.

El adulto que entabla relaciones con una menor, debe ser advertido por la ley para proteger a esos niños. No es de recibo que unos padres tengan que presenciar cómo se destruye la vida de una joven. Porque la madurez de Juan Carlos ha quedado completamente eclipsada por los hechos. A este suceso le califican como un crimen por amor. Me atrevería a afirmar que más que amor era manía y una falta de juicio elemental. Por otra parte salir a la calle como un Rambo para liarse a tiros, muestra la fragilidad psíquica de ese adulto. Y tal vez refleje la alegría con la que se dan permisos de armas a personas que no deberían tenerlos.

Rogaremos por estas víctimas inocentes que han sido presas de la locura de Juan Carlos. Que el Señor le otorgue también a él su misericordia. No fue capaz de asumir los hechos y terminó con su propia vida. Pero aprovechemos también para exigir un cambio en la legislación. Se puede hablar de violencia de género en este suceso. Y desde luego es determinante la falta de criterios morales del asesino, incapaz de mostrar empatía, obsesionado con la víctima. En este año son ya 38 las víctimas de la violencia de género. Nos conmocionamos cuando se refiere a adultos, pero realmente es espeluznante que estos sucesos también pueden ocurrir a menores.

El hedonismo de la sociedad suele facilitar este tipo de relaciones desiguales. Los jóvenes pese a su inmadurez se muestran precoces en sus relaciones. Tal vez los filtros de protección fallan porque no somos capaces de educar para la madurez afectiva. Pero es indudable que en este caso las leyes han favorecido unos hechos que deberían haber evitado.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El asesino de Salobral y la doble moral de la ley

  1. Pedro José Fernández Cabañas dijo:

    Muy bien Carmen, como siempre tengo que felicitarte por tu post. Lo que no me gusta es eso de “violencia de género” pues me suena a ideología de género, aunque es anecdótico pues creo saber cómo piensas.
    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s