Matrimonio homosexual: la prueba de la crisis moral

Ya podemos afirmar que estamos entre los once países más avanzados en deconstrucción social. Once países que aprueban el matrimonio homosexual y la modificación de leyes para considerar excluidas la palabra padre y madre, siendo sustituidas por progenitor A y progenitor B. Con esa ecuación también se podrá inseminar o hacer valer un vientre de alquiler o adoptar a menores. Total la familia ya no es una unidad de dos personas de sexos diferentes. Sino el conjunto de seres que han decidido vivir en común.

Puede que en el futuro se admita la poligamia, porque nadie está en su derecho a negar una unión entre seres libres que desean compartir su cama. Que de eso se trata, de convertir el matrimonio en el apareamiento de especies del mismo o diferente género. La unidad familiar es entonces la conveniencia de varios ciudadanos que deciden vivir y formalizar un contrato civil. La ley rompe el esquema antropológico del matrimonio que ha permanecido inalterable durante milenios. Tanto es así, que en las sociedades más permisivas, con esclavitud incluida, se podía admitir las relaciones homosexuales, pero nunca la unión o contrato familiar entre seres del mismo género.

La deriva pansexualista del lobby gay avanza misteriosamente con la connivencia de los políticos. El adoctrinamiento mediante series, películas e ingeniera social de este incipiente siglo XXI, no ha dejado de martillear las conciencias de los ciudadanos, desde que se consiguió suprimir del DSMIV el trastorno de la homosexualidad o atracción hacia el mismo sexo. Desde entonces hemos pasado de la aceptación a la imposición de toda una ideología de género que lleva implícita una antropología perversa.

A medio camino podemos situar el feminismo, también como ideología perversa, cuando rechaza la distinción del género para considerarlo un constructo social. No deja de ser preocupante que esa misma ideología se imponga en las leyes y la educación, dando lugar a situaciones de conflicto irresolubles en un periodo de tiempo más o menos razonable.

Seguiremos defendiendo el derecho del menor a tener padre y madre, un derecho arrebatado por el Tribunal Constitucional. No es la primera vez que se legisla contra un colectivo, en este caso el de quienes no tienen voz propia: los menores. A quienes otras leyes internacionales dejan bajo tutela de los adultos. El resultado de esta perversión legal originará conflictos sociales y psicológicos del que serán responsables todos aquellos que no se hayan posicionado claramente.No podemos quedar tranquilos cuando en nuestros centros escolares se hable de progenitores y la familia sea una empanada indigesta para cualquier estómago normal.

Es obvio que defendemos el respeto al homosexual, incluso que aceptamos la libertad de dos adultos para convivir en común; también estamos a favor de que se legisle para la protección de esas parejas en cuanto a herencias y bienes legados. Pero eso está muy lejos de aceptar una educación que rompe la antropología del ser humano desde su base.

Por eso volvemos a recordar el deber de protección al menor y su derecho a una familia natural, no prefabricada por apetencias personales o tendencias fuera de lo habitual. Ese derecho no lo salvaguarda la legislación española, con el consiguiente perjuicio a los menores.

Hemos llegado a vientres de alquiler, inseminaciones artificiales y prácticas fuera de lo común. Poniendo los intereses personales por encima de los intereses del menor, a quienes le negamos derechos. En realidad estamos asistiendo a la perversión social más siniestra desde la solución nazi. Se está corrompiendo a la sociedad en base a la imposición de una minoría, ejerciendo un adoctrinamiento aplastante sobre el resto de la sociedad.

El matrimonio gay podrá ser Constitucional, porque así lo deciden un número insignificante de juristas. Pero nunca podrá ser natural, porque de ello se encarga la propia naturaleza. Que desde los primeros seres humanos ha buscado perpetuarse por la unión de dos sexos diferentes, ese es el curso natural, lo vemos en otras especies. Y los instintos ancestrales del hombre subyacen por encima de las leyes.

La paradoja social es que vamos perdiendo derechos sociales, mientras un colectivo gana batallas a fuerza de presionar a los poderes públicos. Hoy ningún partido es capaz de hacer frente al lobby gay. Tal vez por ello buscaron echar balones fuera los políticos del PP. Pasando la pelota al Constitucional. Pero para muchos españoles la historia es diferente. Las leyes son injustas y perversas, así lo vemos cada día. Y esperamos que al fin triunfe la cordura frente a esa progresía de salón que no se ocupa de solucionar la crisis económica pero abre la puerta a cualquier aberración.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Matrimonio homosexual: la prueba de la crisis moral

  1. kaleb dijo:

    hablas de puros topicos….
    aver, el matrimonio gay no viene siendo sino una “legalizacion” de algo que existe en la vida real a montones… parejas gays.. que viven juntos, aunque alguna parte de la sociedad las niegue, existen. son personas con valores normales, tradicionales, que quieren amor, hijos, casa, familia… una vida identica que cualquier persona… una familia normal. con un conyuge al cual pueda amar, y desear como lo hace alguien heterosexual con su pareja.
    el mito de la poligamia… es solo un mito, no mezcles peras con manzanas… son cosas completo diferentes

    Me gusta

    • No, no confundamos. Una cosa es desear vivir en pareja y otra querer ser lo que no son. Y mucho menos cambiar la legislación para que se llamen progenitor A y progenitor B. Por otra parte nadie les ha impedido vivir juntos, no tienen necesidad de suplantar lo que nunca serán. Porque la familia natural es la heterosexual. Lo otro es querer tocar la luna con los dedos. Y suprimir el derecho del niño a tener una familia con padre y madre. No con dos padres o dos madres. Porque será el hijo de otro que no está presente.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s