Lincoln la sombra de la corrupción

Ayer dediqué mí tarde de cine a Lincoln, confiando en la marca de Steven Spielberg y conociendo el marco histórico del decimosexto presidente de Estados Unidos que representa el primer magnicidio de la joven nación americana. La película sorprende porque se centra exclusivamente en unos meses cruciales del conflicto civil americano, durante los que se aprobó la decimotercera enmienda de la Constitución americana por la que quedó definitivamente abolida la esclavitud, pocos meses antes de finalizar la guerra.

La virtud de la película reside en centrarse en ese momento histórico y aglutinar junto a él no sólo el conflicto civil de la nación, sino también la vida personal de presidente que aletea como segunda historia, dando un carácter humano y tierno a Abraham Lincoln no exento de dramatismo. Conjugar la visión del gran estadista y padre de la patria que debe resolver problemas familiares al mismo tiempo que dirige la nación, me ha parecido una idea brillante. Supongo a Spielberg debidamente documentado para tomar pulso al personaje, pero no obstante creo más probable que haya suficientes licencias artísticas que se salen de la ruta biográfica entrando de lleno en el séptimo arte.

La película tiene una fotografía oscura que remarca la densidad dramática de los personajes y también, por qué no decirlo, el ambiente de una época donde la luz eléctrica no había llegado a ningún hogar. Magistral la escena del recuento de votos con la tecnología punta de la época que fue el telégrafo. Buena ambientación y música adecuada. Escenas en ocasiones tediosas con demasiados circunloquios verbales para mostrar el carácter humano y reflexivo del personaje, no exento de ciertas dosis de humor.

Sin embargo la compra de diputados para votar la enmienda a la Constitución nos deja con un sabor amargo de boca. En realidad lo que nos cuenta Spielberg es que el triunfo de la abolición de la esclavitud estuvo rodeado de astucia y corrupción para comprar los votos necesarios con objeto de aprobar la enmienda a la Constitución. Viniendo de un país de tradición democrática, hacernos partícipes de las sucias alcantarillas de la política, nos deja con un hilo de amargura en los labios. Una hubiera querido ver el lado altruista de los políticos defendiendo el derecho a la igualdad de todos los seres humanos, pero sólo contempla el juego sucio del poder por alcanzar los objetivos que más les interesan.

El guión mezcla por tanto historia e imaginación con las dosis adecuadas de verosimilitud, sin que nos encontremos de lleno en una biografía al uso. Y con ello entramos de lleno en el talento de Spielberg para adentrarnos en un trozo de la historia de Estados Unidos, sin acritud, con las dosis suficientes de información para recordar que aquella tragedia ocultaba la lucha de dos mundos diferentes, el poderoso norte industrial y el sur cuya fuerza radicaba precisamente en la agricultura con sus plantaciones llenas de esclavos, una mano de obra barata, que no finalizaría precisamente con la abolición de la esclavitud.
No se nos cuenta por tanto el drama de la raza negra que tras la abolición tuvo que sufrir la segregación durante otro siglo, hasta la llegada de la lucha por los derechos civiles entre 1955 y 1968 bajo el liderazgo de Luther King.

Una película donde brilla la actuación de Daniel Day-Lewis, junto a un nutrido grupo de excelentes secundarios que permiten visionar la excesiva duración de la cinta, sin que nos resulte pesada o tediosa. No obstante, no creo que esta sea la mejor película de Spielberg, ni por la que merezca pasar a la historia, aunque cumple con dignidad su cometido.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s