El análisis de los intelectuales y Benedicto XVI

El Vaticano sigue siendo noticia de portada, todos los medios dejan a columnistas opinar sobre la renuncia de Benedicto XVI. Algunos como Vargas Llosa, pese a su agnosticismo, no dejan de valorar la figura del Papa. Intoxicado por los escándalos que rodean estos últimos años la Ciudad Eterna, y más concretamente la Curia, afina su análisis rematando con lucidez. Efectivamente el pontificado de Benedicto XVI ha estado marcado por los escándalos de pederastia. Y le ha tocado bailar con lo más feo del asunto, tomar medidas y atajar por lo sano. Ha pedido la dimisión a decenas de obispos y se ha enfrentado a la maquinaria paquidérmica de la Curia. El desgaste le ha pasado factura, pero ese no es el motivo de su renuncia, puesto que lleva más de treinta años en la Ciudad Eterna y conoce de sobra su funcionamiento.

Lo que no dice Vargas Llosa es que la Curia está para ayudar al Santo Padre y que él mismo ha dado las gracias a quienes durante cerca de ocho años le han estado apoyando en la ingente tarea de gobernar la barca de Pedro. El tema de las finanzas del Vaticano colea desde el lejano caso del banco Ambrosiano. No es fácil manejar el dinero sin caer en las redes poco limpias por donde transita. Algo que no pueden entender los medios ajenos a la Iglesia, es que las finanzas del Vaticano son tan complejas como las de cualquier banco. Y en la crisis de este incipiente siglo XXI los grupos financieros han tenido mucho que ver.

Difícil lo va a tener su sucesor porque la banca marca sus propias reglas, a veces poco íntegras, a lo largo y ancho del planeta. El problema del banco Vaticano adolece de las mismas raíces podridas que otros bancos. Se puede ser honesto en la propia labor personal, pero los vínculos que se establecen a través de consorcios y sociedades opacas hacen difícil controlar que todo sea limpio e impoluto. El dinero es a mi juicio La Bestia anunciada por el Apocalipsis. Todos estamos marcados con sus números. Y nadie es ajeno a su podredumbre. ¿Quién no tiene dinero en el banco?. ¿Somos responsable del uso que hace esa Entidad de nuestros ahorros?.

La pregunta nos la deberíamos plantear todos. Porque la banca ética, dado el complejo entramado de las financias mundiales, queda poco menos que como una quimera. Tal vez en ese sentido el próximo Papa pueda exigir un cambio de dirección en este capitalismo inhumano en el que nos encontramos. Y para ello se deberán regular muy bien las transacciones internacionales y los paraísos fiscales. Porque con la sociedad globalizada nos encontramos con gran variedad de delitos de guante blanco que escapan al control de los gobiernos y que perjudican a países enteros.

Varga Llosa pone el acento en un Papa intelectual y erudito al que le pesaba la labor de su cargo. Yo creo que el análisis es demasiado mundano. Benedicto XVI ha renunciado porque sabe que es la única manera de dar una oportunidad al saneamiento de estructuras viciadas. Se necesitan años de lucha para marcar un pontificado. Y luego el hombre que rige los destinos de la Iglesia queda en manos de la Curia que suele tramitar los asuntos. Para renovar la Curia, cuya estructura lleva años tras sus espaldas, hace falta vigor y tiempo. Algo de lo que no disponía Benedicto XVI, quien con sus ochenta y seis años, está próximo al final de su vida.

Muchos seguirán hablando sobre los casos de pederastia y también sobre los problemas reales que afectan a los fieles. Problemas que han estado presentes a lo largo de todos los siglos. Pero hoy es más necesario que nunca presentar la vida cristiana como una vocación, una llamada al servicio de Dios. Si el nuevo Papa no logra hacer entender esto al mundo, seguiremos disociados de él. Porque de lo que se trata es de convertir los corazones al Reinado de Dios.

Oremos todos para que el Señor ilumine a los cardenales en el Cónclave. Y sigamos confiando en que la Iglesia prevalecerá hasta el final de los tiempos.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s