Y el Espíritu sopló en el Cónclave

Habemus Papam, loado sea Dios. Creo que ya se ha dicho todo del nuevo Papa Francisco. Pero no por eso dejo de relatar que me impresionaron sus primeras palabras. Se hizo con las riendas de la situación en apenas unos minutos. Pidió al pueblo que solicitará la bendición del Señor para el Papa, antes de impartirla él a todo el orbe. Y todavía fue más impresionante que iniciase su pontificado rezando desde el balcón del Vaticano. Un silenció glorioso se abalanzó sobre la multitud que secundó el rezo con fervor.

No podía entrar con mejor pie. Solicitando oraciones por él y por el Papa emérito. Pidiendo la gracia de Dios. Me ha gustado, lo confieso. Y mucho más cuando me entero que es un hombre sencillo que solía cocinarse su propia comida, que visitaba enfermos que viajaba en trasporte público. A ver ahora como lidia el protocolo este buen jesuita al que ya le están sacando peros. Por ejemplo su actuación durante la dictadura Argentina, donde al parecer se mostró moderado y poco proclive a los grupos subversivos. Pero es que además, se ha enfrentado a la teología de la liberación, a la carga ideológica que subyacía bajo esta teología. Sin embargo puede dar sorpresas y de calado, pese a ser considerado un moderado y continuador de Benedicto XVI.

La sola elección de un nombre como Francisco, rompiendo la tradición, ya hace vislumbrar que podemos esperar y confiar en que el Espíritu sigue asistiendo a la Iglesia. Ha roto moldes, marcando una dirección que Dios quiera seguir imprimiendo a la barca de Pedro. Hacía falta romper el eurocentrismo europeo y salir por otros continentes. Es el primer Papa americano, un nuevo continente lleno de fieles donde tanto ha sufrido la Iglesia. Y nos viene bien que sea un hombre pastoral, tras tener a un eminente erudito como Benedicto XVI.

No deja de impresionarme que las dos facciones de la Iglesia, reciban de buen grado al Papa. Porque con Francisco nadie ha conseguido situar en la silla de Pedro a su candidato. De hecho, estaba tapado entre los favoritos de los medios. Ningún vaticanista aventuró su nombre. Y eso que al parecer ya había recibido muchos votos en la elección anterior cuando su nombre sonó junto al de Ratzinger. La dimisión del Papa emérito desconcertó de tal modo el olfato periodístico que nadie le nombró. Pero los cardenales seguían teniéndole en la lista. Y al final, llegó la sorpresa.

No es un Papa joven, sin embargo dado el aumento en la esperanza de vida, como media le queda al menos unos diez años. Y luego Dios dirá. Porque lo cierto es que el Cónclave ha vuelto a desconcertar al mundo. Y el Espíritu sigue asistiendo a la Iglesia. Como anécdota salen los anteriores Papas para rellenar huecos en la prensa, con motivo de la elección del nuevo Pontífice. Y resulta curioso que algunos opinen que de mediocres cardenales salieron Papas notables
.

Confiamos en que el Señor siga asistiendo a su Iglesia, y como bien dice el mismo Papa Francisco, conviene que sigamos rezando por él. Glorioso tiempos de elección en plena cuaresma, tiempo de reflexión, oración y ayuno. Camino ya de la Pascua, tendremos un nuevo Papa para realizar los oficios en Semana Santa. Y no hay que esperar ansiosos novedades. La maquinaria está lo suficientemente engrasada para que siga funcionando sin rupturas drásticas. Confiamos en una suave brisa para que empuje la nave. El resto Dios dirá. Que el Señor le bendiga Santidad.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s