Cristiada o “For Great Glory”

Por fín se ha estrenado Cristiada, con el título original For Great Glory . Llevaba tiempo leyendo sobre ella. En parte porque conocía la trayectoria del actor y productor Eduardo Verastégui, que interpreta en la misma al beato Anacleto González Flores. No cabe duda de que la productora Dos Corazones Flims sigue su apuesta por películas de calidad que muevan a la reflexión. No sólo por reunir en cartel a Andy García, Eva Longaria y Peter O’Toole, sino porque la película tiene una base histórica que ha permitido dar a conocer a los Cristeros con un nivel artístico de gran dignidad.

Sin embargo hay que aclarar que no se trata de cine religioso, ni mucho menos de cine para convertir o mover corazones. Aunque nadie sabe por dónde puede actuar el Señor. El verdadero tema de la película es la violencia cristera como ejercicio de libertad frente a la tiranía. Las leyes del presidente Plutarco Elías Calles contra los católicos, provocaron un choque brutal de violencia que generó un levantamiento popular. Y en ese escenario las vidas de mártires como Anacleto González, apenas son perfiladas con pequeños esbozos.

Está más definido el papel del niño cristero y también mártir, José Sánchez del Rio aunque las exigencias del guión muevan a ciertas licencias argumentales. No obstante los hechos fundamentales de su asesinato, se recrean con el carácter épico de toda la película.

Es obvio que la historia de aquellos acontecimientos no puede resumirse en dos horas. Hubo miles de mártires que no renunciaron a su fe y por ello perdieron su vida. Pero la sublevación popular, el baño de sangre por ambos bandos contendientes, no deja de provocar sorpresa. Y personalmente se necesitaría profundizar en aquella febril disposición a la lucha de quienes se proclamaban seguidores de un reo pacífico condenado en la cruz.

Como todas las revoluciones, y la cristera lo fue, los hombres quedan a merced de los acontecimientos. La línea entre el bien y el mal queda en ocasiones desdibujada. No obstante me atrevo a asegurar que han hecho una buena película de un tema que era bastante difícil de abordar sin caer en maniqueísmos.

No creamos que por esa valentía de los cristeros, no había tras ellos una carga ideológica que estaba convulsionando también en Europa. Se trató de un enfrentamiento civil que duró mucho tiempo. Y que no siempre tuvo la limpieza de gestos que se le atribuyen en la película a los cristeros.

Sin embargo queda muy bien reflejada la mediación de Estados Unidos para la resolución del conflicto, así como la figura del general cristero Enrique Gorostieta Velarde, interpretado con solvencia por Andy García. La lucha por encontrar la misma fe que sus hombres, está tratada con gran acierto. Y la conversión final del general se resuelve en los últimos minutos de la película.

Puedo decir que me ha gustado, al mismo tiempo que me ha desasosegado. No soy partidaria de la violencia, por eso cuando veo a otros hombres y mujeres golpeados por la fuerza de los acontecimientos, me produce angustia comprobar cómo se puede llegar por el mismo camino al martirio o la apostasía. Eso sin nombrar que en ocasiones la violencia parece estar justificada como un ejercicio de legítima defensa.

En cualquier caso les animo a que vean la película y comenten después qué harían o hubieran hecho de haber vivido en aquellos años.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s