Esa calumnia canalla

En una de sus homilías el Papa dijo que “la calumnia destruye la obra de Dios, porque nace del odio”. Es posible, pero no creo que exclusivamente del odio. Nace desde luego del pecado, del deseo desordenado de hacer daño. Proviene de la mentira y su padre putativo es el propio Satanás. La calumnia es un arma arrojadiza en la política y el periodismo, pero si me apuran también en la vida profesional de cualquier individuo. Por otra parte hay calumnias que son chistes reídos por un público carente del mínimo sentido del pudor, del respeto, del derecho al honor.

Pero también hay calumnias que se dejan caer por falta de educación cívica. Especialmente ahora que parece que todo consiste en crear audiencia de cualquier tipo, la buena o la mala. Todo sea por el vil metal. En esas condiciones es posible tomar el camino fácil y ramplón en el que han derivado muchos de los programas televisivos y tertulias al uso.

Espero que mi opinión no se convierta a su vez en calumnia. En estos temas hay que hilar muy fino. La opinión es una línea sutil que puede llevar a pensar que tenemos derecho a decir cualquier cosa. Supongo que hace falta una buena deontología ahora que todo el mundo puede tener acceso a un blog, de manera que sus opiniones se vuelven públicas y no siempre se encuentran bien fundamentadas.

En cualquier caso, incluso la ley civil tiene reflejados sus apartados para proteger el derecho al honor, aunque una vez lanzado un infundio la sentencia de un tribunal no limpia el buen nombre que ha sido previamente arrastrado por el estercolero. La voz popular es en estos casos terriblemente castiza y suena a patio de vecinas, dicho el infundio ves a tapar bocas. La ley es muy concreta y diferencia entre calumnia e injuria. La primera atribuye un delito que no es tal. La segunda atenta directamente contra el honor y lesiona la dignidad de otra persona.

En ese sentido hablaba el Papa Francisco con certeza. “La calumnia destruye la obra de Dios”. Porque pervierte la verdad al equivocar los hechos. Sin embargo cuando se toma la palabra, siempre nos arriesgamos a hacer juicios de valor. Podemos caer con suma facilidad en opiniones ad hominem, dejándonos arrastrar hacia lugares comunes. Ejemplos no nos van a faltar.

No es fácil argumentar sobre temas espinosos donde la opinión se encuentra terriblemente polarizada. Por eso también, con muy buen criterio, el Papa nos alerta de no convertir la religión en ideología. Y por tanto uno debe saber que al defender sus principios no puede condenar a quien discrepa de los suyos. En nuestra fe el hombre y su salvación están muy por encima de las ideas. Tal vez por eso la voz popular siempre ha sabido decir que hay que condenar el pecado, pero no al pecador. El pecador siempre será un hermano necesitado de salvación, de perdón, de misericordia y de oración.

Es verdad que los creyentes no somos mejores, pero lo intentamos. Entre los pecados del decálogo se encuentra la mentira y si vamos hilando más fino, entre los pecados capitales tenemos la envidia y la soberbia, que vienen a ser esos demonios interiores que nos llevan a calumniar y a mentir para conseguir determinados objetivos.

Si hay algo capaz de hacernos evitar caer en la calumnia es sin lugar a dudas el amor. Cuando deseamos el bien del otro, buscamos la manera de comprenderlo, iniciamos el camino del encuentro. Mientras que la calumnia es precisamente lo contrario, allí se busca la confrontación, el desencuentro.

Que el Señor nos ayude a comportarnos como hijos de la luz, constructores de la paz, defensores de la verdad y artífices de una sociedad más justa y más humana.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s