¡Ven Espíritu Santo!

La Europa secularizada que da la espalda a su tradición cristiana impone el pensamiento único a través de leyes que no reconocen la voluntad de Dios. En España el partido socialista está dispuesto a revocar el Concordato con la Iglesia, en Asturias se impone la denominación de vacaciones de invierno y vacaciones de primavera, sustrayendo la Navidad y la Semana Santa del calendario, para consagrarlo al dios del consumismo.

Vivimos tiempos de pluralismo religioso y mezcolanzas étnicas que favorecen el laicismo más ramplón, con el sólo objetivo de dejar aparcado en la esfera de lo íntimo el proyecto religioso. Pero lo cierto es que la Europa que conocemos se hizo a partir de un proyecto común de pensamiento cristiano. Se crearon universidades al amparo de la Iglesia, que nunca tuvo miedo a la ciencia, que dispuso siempre de científicos en sus filas. Si repasamos los saberes alcanzados a lo largo de los siglos, encontraremos en aquella Europa cristiana, una pléyade de creyentes dispuestos a conciliar fe y razón.

Los tiempos en que se impone una visión laica de las fiestas religiosas, piden más oraciones de nuestra parte, porque la fe que no se incrusta en el pueblo, es una fe de catacumbas y minorías. Estamos por tanto en los albores de un totalitarismo laico que no tiene otro objetivo que el dominio de las estructuras del Estado, sin el alma de quienes las hacen posible. Estamos siendo despojados de los valores que han hecho fecundar la enseñanza pública, la sanidad pública y la misma sociedad del bienestar. Valores que hablan de la corresponsabilidad y del personalismo de cada creyente.

Una Europa laica que abandona su alma, está condenada a perecer más pronto o más tarde. Vemos claro que la religión del Estado sustituye la fe de los creyentes, en una suerte de paripé democrático que no deja de ser un totalitarismo de nuevo cuño. Condenados a la sociedad de los mercados que nos valoran, no por lo que somos sino por la capacidad productiva, se cierne sobre nuestros pueblos la sombra de un futuro tenebroso, donde nuestra vida está a merced del capricho, perdiendo la dignidad que todo hijo de Dios posee por el simple hecho de nacer.

Si los hombres de fe cristiana no somos capaces de vertebrar nuestras creencias a favor de los demás, sucumbiremos ante la avaricia de los mercados, y Europa se llenará de nuevos tipos de esclavitudes. Porque la ambición de consumir no es otra cosa que una esclavitud permanente. La fe que profesamos está muy lejos del consumismo, se basa en la economía del mercado, en mantener lo necesario y en repartir con equidad. La doctrina social de la Iglesia es una propuesta social de primer orden que se nos ofrece como alternativa a esta crisis de raíces profundas.

En este día de Pentecostés necesitamos con intensidad que el Espíritu nos llene de sus dones, para derramar sus frutos a nuestro alrededor. Y también para mostrar que la fe no es una losa sobre los hombros, sino un viento que empuja suavemente la nave de la vida, llenando de sentido y coherencia nuestros actos.

Las fuerzas del pecado quieren suprimir la religión de la esfera de lo público, como si hubiera una dicotomía entre lo público y lo privado. Cuando todos sabemos que aquello que profesamos de rodillas debe ser proclamado desde las azoteas. Querer dividir la sociedad con enfrentamientos propios del pasado, es no haber entendido nada de la historia del cristianismo. Contra vientos más recios lucharon nuestros predecesores, dispuestos incluso a regar el suelo con su sangre, siendo semilla de otros cristianos. No temamos en pronunciarnos abiertamente a favor de la fe, que da sentido a la vida y a la historia de la humanidad. Que el Señor de la vida nos siga iluminando en este peregrinar por la tierra, hasta el encuentro definitivo con el Padre.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s